Opinion

El sistema de la justicia en México

.

Francisco Flores Legarda

miércoles, 28 abril 2021 | 05:00

“El ave del espíritu debe liberarse de la jaula racional”

Jodorowsky

Antes de iniciar este articulo deseo manifestar lo desaseado de los dirigentes de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Falleció por Covid-19, la Maestra Norma Jiménez Carlos, maestra y Directora de la Facultad de Filosofía y Letras.

Nuestros dirigentes de la universidad, no quieren respetar sus derechos, aun y cuando esté en mejor vida, merece tener una despedida digna.

Es increíble cómo se le niega el derecho a un funeral, derecho que tuvo desde el primer año, y dedicó su vida a la universidad.

Maestros y alumnos levantemos la voz por nuestra maestra y se escuche lejos.

El viernes 23 de abril, durante la mañanera informativa del gobierno de México, se expuso largo y tendido sobre el proceso de deliberación que dio cauce a la reforma sobre la subcontratación. 

Proceso que le dio forma de proyecto de ley recién aprobado en el Congreso. Lo informado no adquirió mayor relieve en las ocho columnas, salvo excepciones. Tampoco fue materia para la mayoría de los opinadores. El tema que ha hecho rabiar a los conservadores es el de la reforma al Poder Judicial, más exactamente el artículo transitorio que prolonga el mandato por dos años del presidente de la Corte, Arturo Zaldívar. 

Meses atrás, Zaldívar había puesto a la consideración del Congreso. El propósito central de la reforma es purgar las prácticas corruptas que se estilan dentro del aparato de ese poder constitucional. Los legisladores dispusieron un artículo transitorio a fin de que el ministro Zaldívar conduzca la instrumentación de la reforma señalada.

La reacción de los afectados -esto es, los beneficiarios de la corrupción del modelo de justicia a remplazar- estalló y pronto se enrollaron en la bandera del constitucionalismo, acusaron de inconstitucionalidad. Se vela el hecho de la relación pervertida que se dio entre la presidencia de la república, la Corte y la procuración de justicia entonces a cargo del Ejecutivo federal. Aquellos tiempos en los que el presidente en turno jugaba con todas las canicas. Hay que recordar, para no repetir, la manera abusiva como podía intervenir un presidente, dar manotazos sin siquiera ser amonestado públicamente. El tema me lo ha traído a cuento Diego Valadés Ríos, indignado opositor al artículo transitorio. Diego Valadés podría escribir un libro sobre las relaciones de complicidad e impunidad que se tejieron durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari ¿Cuándo nos dará el gusto?

Como todos los procuradores generales de la República, durante ese sexenio tuvieron un encargo breve, el de Valadés fue el más breve, del 10 de enero de 1994 al 14 de mayo. A él le tocó iniciar formalmente la investigación del asesinato del candidato del PRI Luis Donaldo Colosio, ocurrido el 23 de marzo de ese año. La verdad poco pudo hacer pues renunció semanas después. De hecho, la investigación la intervino de manera ilegal y anticonstitucional el gobernador de Sonora de entonces, Manlio Fabio Beltrones. 

Peor para Valadés, se nombró un fiscal especial para el caso a Miguel Montes García, quien había dejado el cargo de ministro de la Corte (30 de junio de 1992- 25 de marzo de 1994); a su vez, Diego Valadés fue nombrado ministro de la Corte (del 31 de mayo al 31 de diciembre de 1994), lo sustituyó como procurador hasta el fin del sexenio Humberto Benítez Treviño, el quinto y último procurador general puesto por Salinas. Todos estos movimientos fueron decisión del presidente, sin rendir cuentas de nada ni a nadie. Con toda la plenitud de la concentración del poder sin contrapesos.

Sí, el primer nombramiento al mando de la PGR y su policía ministerial fue Enrique Álvarez del Castillo. Él fue ministro también en el año 1982, gobernador de Jalisco de 1983 a 1988, lapso durante el cual se asentó el cártel de Guadalajara o de Jalisco, liderado por Miguel Ángel Félix Gallardo. Después fue nombrado procurador general del 1 de diciembre de 1988 al 21 de mayo de 1991; el segundo en arribar al puesto fue Ignacio Morales Lechuga (hoy ferviente opositor a la reforma judicial) del 22 de mayo de 1991 al 4 de enero de 1993. A él le tocó ser parte del lamentable enfrentamiento entre policías ministeriales a su cargo y miembros del Ejército Mexicano en el Llano de la Víbora, Tlalixcoyan, Veracruz; el tercer procurador fue Jorge Carpizo MacGregor, del 4 de enero de 1993 al 10 de enero de 1994. Carpizo dejó el cargo para asumir la secretaría de gobernación a resultas del alzamiento indígena de Los Altos de Chiapas. Como procurador enfrentó el oscuro caso del asesinato, en el aeropuerto de Guadalajara, del arzobispo Juan Jesús Posadas Ocampo.

Como se ve, de tiempo atrás hay un problema de descomposición en el sistema de justicia mexicano, ni la reforma de Ernesto Zedillo resolvió. Por el contrario, la justicia se puso al servicio de intereses oligárquicos. Por eso el ministro Arturo Zaldívar merece toda nuestra confianza.

Salud y larga vida

@presor_F