Opinion

El tercer informe de López Obrador

.

Jaime Rodríguez Chacón

jueves, 02 septiembre 2021 | 05:00

Este 1 de septiembre, como un gran pedagogo – no demagogo- el presidente Andrés Manuel, López Obrador, rindió su tercer informe, con mensaje a sus adversarios políticos: “tengan para que aprendan”.

Al desterrar vicios y prácticas deshonestas en la conducción  de su gobierno, me viene a la memoria, la renuncia de el cabildo de Macuspana, Tabasco, que renunció, incluido el edil, Roberto Villalpando, entre los cuales supuestamente estaría involucrada la  cuñada, de AMLO, Concepción Montejo, por un supuesto desfalco de 223 millones.

La negación y, no aclaración puntual del presidente, del video, donde su  hermano, Pío, López, Obrador, es video grabado recibiendo supuesto dinero, no es la mejor forma de desterrar prácticas deshonestas.

La negativa a declarar sus bienes patrimoniales de sus servidores públicos, como es debido, como Miguel Barbosa, quien se considera pobre y posee casona de ricos; o Manuel Bartlett, Díaz, director de CFE. Acusado de conflicto de interés, y denuncias por supuestos hechos de corrupción, que el presidente López Obrador ha negado. Según CNN, La Secretaría  La Función Pública, recibió 33 denuncias contra Bartlett, por supuestas irregularidades. Bartlett, declaró una fortuna de 51 millones de pesos. La SFP, ha negado que la fortuna de Bartlett sea 16 veces mayor.

Ya no hay corrupción, ya no es como antes. No, hoy esta peor. Según estudio de MCCI, Mexicanos Contra La Corrupción y La Impunidad, en el primer semestre de 2021, se otorgaron 55,691 contratos por adjudicación directa, por 74,639 millones de pesos, o sea, 80.6 % de los contratos, muy buena puerta para la corrupción. ¿No que no?

Aprendan dijo el presidente ¿a qué? A procesar petróleo, 706 mil barriles procesados en seis refinerías. Qué bueno que haya aumento en la producción, y que se construya una nueva refinería, pero hay un problemita: cuando esté produciendo el primer barril, ya no será necesaria porque los autos serán eléctricos. En Dubái ya hay taxis eléctricos voladores.

El planeta está gritando a voces, con grandes inundaciones, sequías, incendios y deshielo de los polos árticos, que no quiere más emisiones contaminantes como el combustóleo, y el carbón, que es a donde AMLO nos lleva. Son el uso de las energías limpias, fotovoltaico y eólico, que no quiere, porque afean el paisaje y se roban el aire. Con su reforma eléctrica, el presidente pretende privilegiar a la CFE, que produce energía más contaminante, en vez de la energía verde de empresas privadas.

El programa de vacunación lo ve como un logro, tal vez. Pero el mal manejo de la pandemia por Hugo López Gatell es injustificable, con un sub registro de muertes y contagiados, falta de pruebas, Covid, agua e infraestructura sanitaria en escuelas, gastos que se cargan padres de familia.

AMLO, dice que ha habido recuperación de empleos por más de un millón 600 mil, a pesar que su gobierno ha ido en contra de las empresas, como Costellation Brands en Mexicali; ahora se suma una competencia desleal a las gaseras legalmente establecidas, con la creación de la empresa paraestatal Gas Bienestar. El ahorro en el precio al consumidor, y los malos manejos, lo pagarán los contribuyentes vía impuestos.

Presume las remesas de los paisanos, empero, si el país está tan bien como dice, ellos debían regresar y, la misma cantidad de gringos ó más, estarían trabajando como ilegales en nuestra pujante y soberana nación.

En inseguridad estamos tan requete bien, que se logró frenar los homicidios. Díganselo a TV Azteca y Televisa, para que ya no transmitan diariamente esas masacres, homicidios, feminicidios, violaciones, robo a transporte público y comercial, porque la inseguridad dice AMLO ya la erradicó por decreto.

En austeridad mejoramos: Y no son 500 mil millones los ahorrados, al eliminar la corrupción, sino 1.4 billones de pesos. Austericidio llamaríamos a las políticas del gobierno, que se comió 104 fideicomisos tan necesarios hoy con el cambio climático, como los recursos del FONDEN.

Dice el presidente que si hoy dejara la presidencia estaría tranquilo. ¿La dejará, promoviendo una ratificación de mandato? Usted qué cree.