Opinion

El uso político de las vacaciones

.

José Díaz López

sábado, 23 julio 2022 | 05:00

Ni los analistas políticos más finos, pudieron anticipar que en el período vacacional, se fueran a suscitar tantos acontecimientos y muy importantes en el entorno político. Aunque, es muy común de que los estrategas del poder, los más “listillos”, aprovechen los tiempos de vacaciones para intentar sacar públicamente los asuntos más “mediáticos”, los más escandalosos que pueden perjudicar la imagen del poder. 

En ese sentido, por supuesto que no fue casualidad, que antes de vacaciones se haya acordado por el grupo del poder local, la entrega gratuita a empresas maquiladoras, de terrenos pertenecientes al erario público sin pedir ni recibir los chihuahuenses, como propietarios reales de esos terrenos, el justo pago por los mismos, con el argumento de que “a cambio” de esa entrega “van a crear muchos empleos y con muy buenos salarios”. 

En el mismo contexto está la aprobación fast track, de la Ley del Transporte, cuya característica que más llama la atención en el debate público, es la discrecionalidad en la entrega de las concesiones y la admitida ya promesa de aumentar el precio del pasaje, para el próximo año. 

En ese mismo contexto está el hecho de que la Fiscalía General del Estado de manera “sorpresiva”, en periodo vacacional y “para dar la idea de neutralidad en el cumplimiento de la ley”,  haya informado que solicitó, haciendo uso del Principio de Especialidad establecido en la Ley de Extradición, “la autorización de Estados Unidos para ejecutar cinco nuevas órdenes de aprehensión contra el exgobernador Duarte”.

Como se puede ver, el diablo, que no es otro que aquellos “listillos” que ven en el tiempo vacacional, el mejor momento para sacar sus planes y decisiones más escandalosos, tratando de que los gobernados no se den cuenta de sus incorrectas decisiones o pataleen lo menos posible. 

Como se puede percibir, esas drásticas decisiones tomadas fast track antes de entrar al período  vacacional, están preñadas de mucha discordia política, entre los arquitectos de esas decisiones y la sociedad chihuahuense.

En ese marco, se ha convertido en un verdadero escándalo en las redes el acuerdo del grupo en el poder, para regalar a tres empresas, a sus propietarios, sendos terrenos industriales, sin recibir el justo pago por ello. Las redes sociales han estado debatiendo constantemente contra ese regalo a los empresarios.

Independientemente de que sean pagos o no por apoyos electorales, lo cierto es que hay un menoscabo muy fuerte de dinero al erario público y que hasta el momento, pareciera que es irreparable- Sin embargo, llenan la incertidumbre, al penalizar la disposición de dichos bienes inmuebles, para quienes los entreguen sin que se reciba el justo pago por los mismos.

El otro tema que no ha dejado descansar el debate político en el espacio público, es precisamente el de la Ley de Transporte que definitivamente está hecha a la medida de quienes monopolizan las concesiones y de quienes discrecionalmente, las van a entregar de aquí en adelante. A todas esas consecuencias, se les deben sumar la promesa aceptada por el gobierno estatal, de que a partir de septiembre con base en esa Ley empezará, más bien aterrizará, la plática para subir el costo del pasaje en el transporte público. 

Desde ahora percibimos en el horizonte, los grandes problemas políticos que van a manifestarse para fin de año: se unirán las manifestaciones de rebeldía social contra el decomiso de carros por no tener con qué pagar miles de automovilistas el replaqueo; y el de miles usuarios del transporte público por el alza del pasaje. 

Podrán diluirse estos temas de aquí a septiembre, pero inmediatamente surgirán los problemas sociales por ambos asuntos. Por lo que se puede ver a lo lejos, que quienes sacaron a raja tabla, esas decisiones, se metieron en camisa de 11 varas, por ir contra la sociedad.

El otro asunto asumido en vacaciones con “inteligencia” estratégica, es que se solicitó autorización al Departamento de Justicia de Estados Unidos, para ejecutar otras 5 órdenes de aprehensión contra el exgobernador César Duarte. 

Pero esto dio lugar al debate en redes, del ¿por qué espero la Fiscalía a estar en vacaciones, para dar a conocer que   solicitó autorización para ejecutar más ordenes de aprehensión a César Duarte? ¿Quiere pintar, posicionar la raya imaginaria en el espacio público, con Duarte? Es evidente que esa es la finalidad. El problema es que la población, no se lo acepta.  El mensaje que trata de dar palacio, es que “están lejos de una buena relación” con el exgobernador. Pero eso es evidentemente falso. 

Pues fue la misma Fiscalía local, la que informó que “tenía 19 órdenes de aprehensión pendientes de ejecución” y no “5” como se dice en la solicitud de autorización para ejecutarlas. 

Entonces ¿qué es lo que hizo posible la visible disminución mágica del número de órdenes de aprehensión?: pues ¡que hay vacaciones de verano! y aprovechan que la gente está ocupada en disfrutar de sus vacaciones, en las que no quiere saber nada que huela a política. 

Esa es la estrategia de vacaciones.