Opinion

En la mira

“Hay quienes se dedican a ser guardianes del planeta, alzan la voz contra los gobiernos, dueños de trasnacionales, o contra quien esté afectando el medio ambiente, sin importar que su vida corre riesgo”.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 22 marzo 2020 | 05:00

México, es el cuarto lugar más peligroso del mundo para los defensores de derechos humanos, solo en 2019, considerado uno de los años más violentos, se documentaron 24 asesinatos, la mayoría, involucrados en la defensa de la tierra y los recursos naturales de las comunidades, datos de la organización internacional Front Line Defenders (FLD), fundada en Dublín Irlanda en 2001, con el objeto de proteger a los activistas en riesgo, afirma que nuestro país, mata ambientalistas por el hecho de defender la naturaleza. Salvaguardar el planeta, trastoca intereses multimillonarios; por desgracia la justicia muere donde reina la impunidad.

Durante la presentación del “Análisis Global 2019” de dicha agrupación, Sandra Patargo, coordinadora de Protección de FLD para las Américas, señaló que el año pasado se documentó el homicidio de 304 defensores en 31 países, de los cuales el 68% ocurrieron en América Latina y el 40% fue de ambientalistas. Los países donde ocurrieron más asesinatos fue Colombia, con 106, seguido de Filipinas (43), Honduras (31), México (24) y Brasil (23). En dicho acto participaron Efraín Avilés, del Consejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen; Irinea Buendía, madre de Mariana Lima, víctima de feminicidio, y Ángeles Hernández, integrante de la Red “Todos los Derechos para Todas y Todos”, quienes reseñaron los riesgos a los que se enfrentan los defensores. 

En México, el 75% de las víctimas se dedicaban a temas de defensa de la naturaleza, un nivel mayor al promedio internacional en ese rubro, que es de 40%. Se documentó que más del 60% de esos asesinatos se cometieron con arma de fuego, en el 20% del total de los casos la persona agredida fue una mujer, lo que significa también un índice más alto que el promedio internacional, que es de 13%.

La impunidad es la constante, incluso según el colectivo, en los casos señalados como “emblemáticos”, existe un alto nivel de criminalización de los defensores ambientales, quienes se ven expuestos a agresiones físicas, actos de intimidación legal y amenazas, en particular las mujeres, indígenas y colectivos de diversidad sexual.

Jesús Peña, representante adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, resaltó que el trabajo de los ambientalistas es “inigualable”, gracias a ellos se han logrado avances fundamentales en la protección de los recursos naturales, justo por ese rol de protagonismo muchas de los defensores son blanco de amenazas y ataques, por lo que llamó al gobierno mexicano a fortalecer su sistema de procuración de justicia y modificar las disposiciones legales que facilitan el acoso en contra de los activistas.

A pesar que el gobierno federal alega en todos los foros, que México es un lugar seguro para quienes ejercen la profesión del cuidado ambiental, esta ONG reveló con documentales, que en los últimos 8 años se asesinaron a 83 activistas en el rubro; durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, se cometieron 68 y en 2019 fueron 15, estas cifras las sustenta el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y Cartocrítica. Coinciden con el colectivo LFD que el homicidio es la principal agresión, acompañada de amenazas, criminalización e intimidación.

En ese periodo hubo 499 ataques a defensores; en 2019 fueron 39 agresiones, de las cuales 15 fueron homicidios. El sector eléctrico, que incluye parques eólicos e hidroeléctricas y los tres ordenes de gobierno, se consideran como los principales agresores. Oaxaca, fue la entidad con más ataques (entre 2012 y 2018); seguida de Sonora, con 49; Edomex, 48, y Puebla, con 47.

En la presentación del Informe 2019 de “Agresiones contra defensores del medio ambiente”, Alejandra Leyva, del Cemda, recordó que a escala mundial hay 17 países llamados megadiversos, y es en los que tienen mayor riqueza biológica donde se cometen más asesinatos contra defensores. Están los casos de Filipinas, India, Brasil, Guatemala y México. Más de la mitad de las agresiones en el mundo fueron cometidas en América Latina, la minería es el sector más brutal para la defensa ambiental. Dijo: “Los defensores ambientales se enfrentan a un panorama complejo de violencias y se profundizan por las brechas de desigualdad y poder. En los 17 países megadiversos, entre los que se encuentra México, se ejerce presión sobre los territorios y la biodiversidad. No se cumple el derecho a la consulta y la libre determinación”.

Tania Reneaum, directora ejecutiva de Amnistía Internacional, señaló “A los defensores se les visualiza como revoltosos y que se aprovechan de la comunidad. No se entiende que son víctimas de un modelo económico extractivista”.

Hemos dicho una y otra vez, el cambio climático, es el jinete apocalíptico que destruye gradualmente al planeta, estamos expuestos a fenómenos naturales que se manifiestan como consecuencia de la actividad irresponsable de los gobiernos y la población, provocando efectos de devastación. Por ello, hay quienes se dedican a ser guardianes del planeta, alzan la voz contra los gobiernos, dueños de trasnacionales, o contra quien esté afectando el medio ambiente, sin importar que su vida corre riesgo.

El cambio climático es responsabilidad de todos, la falta de conciencia social e intereses económicos están aniquilando el planeta. Fortalezcamos la cultura de respeto ambiental, realizando pequeñas tareas desde nuestros hogares, escuelas, trabajos, los medios de comunicación y el gobierno son sumamente importantes en esta labor, trabajemos por el ecosistema por el bien del planeta, somos nosotros quien lo habitamos, quienes lo ponemos en riesgo, y quienes también sufrimos las consecuencias. 

México ante el mundo, manifiesta las peores pesadillas, somos un país pobre, enfermo, corrupto, feminicida, con crímenes de activistas, de periodistas y de odio a la alza, con desempleo creciente, inseguridad y violencia, anidando hartazgo y rencor social, hoy aislado, en cuarentena por el Covid-19, que no sólo afecta la salud sino la economía mundial. Vivimos tiempos complejos, por ello, México, requiere de autoridades eficientes, coherentes, que no desvaríen en temas electoreros. Por un México libre y seguro, sumemos voces de conciencia.