Opinion

Entre más pobres ¿mejor?

.

Javier Realyvázquez

domingo, 27 septiembre 2020 | 05:00

Ojalá que la tendencia a la alza en la inflación se detenga, porque de no hacerlo seguiremos viendo como aumentan los precios de los productos básicos que de por si hoy no son baratos. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la inflación mantiene una tendencia a la alza luego de que por varias quincenas se mantuviera dentro de las estimaciones del Banco de México.

Según el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INCO), registró una alza del 4.05% superando el objetivo del Banco Central que era de 3 a 3.1%.

Seguramente las amas de casa ya vieron que aumentó el precio de la cebolla, el pollo, el chile, como también el de los automóviles, el costo de la educación primaria, la electricidad, por citar algunos.

Hay productos que han disminuido un poco en su precio, muy poco como el jitomate, el gas doméstico LP, el huevo, pero la tendencia no deja de ser preocupante porque es la quinta alza consecutiva y a un nivel que superó, llegando a una inflación anual del 4.10% en la primera quincena de septiembre.

A esto hay que agregarle que la recuperación de empleos, si bien en agosto fue buena con 93 mil 930 nuevos trabajos según el Instituto Mexicano del Seguro Social, apenas representa el 8.2% del poco más de un millón 117 mil puestos que se perdieron del mes de marzo al mes de julio de este año, como parte de los efectos de la actual pandemia.

Si bien, la cifra de empleos creados en agosto en relación con agosto del año pasado representa un 152% con 36 mil 631 plazas laborales, la realidad es que la pérdida neta de empleo según el financiero sigue siendo de poco más de 833 mil en lo que va de este año.

Hay esperanza de que para finales de 2020 haya una recuperación del empleo formal pero es más probable que la tendencia continúe.

El panorama en el estado también es complicado, ya que Chihuahua recibirá 6.7% menos del presupuesto de la Federación, es decir de 3 mil 384,9 millones de pesos que recibía, ahora recibirá 3 mil 235.1 mdp lo cual se traducirá en menos recursos y cero obra pública.

Pareciera que el objetivo es hacer al país cada vez más pobre porque por otro lado no se ven anuncios o acciones por parte del Gobierno Federal para aminorar la crisis económica. 

Ojala que la receta, según Orwell, de minar la capacidad económica de un país como manera para mantener el poder político, no se dé, y menos en el contexto de un año electoral histórico.

Pasó con la pandemia, donde no hubo recursos extraordinarios para aminorar los efectos y que ahora contabiliza más de 70 mil muertos.

La inflación es importante porque es un indicador; registra el aumento sostenido de los precios de los bienes y servicios de una economía a través del tiempo. En otras palabras, es lo que nos permite saber cómo anda una economía.

De hecho, ese control de la inflación es lo que permite que los individuos podamos adquirir cosas, lo que por consecuencia incentiva la producción y consumo. Por eso no conviene que la inflación sea baja, porque luego los comerciantes pierden interés en vender, ni alta ya que reduce la capacidad de compra.

Hay que ver cómo beneficia el T-MEC, pero la caída de la inversión es una realidad y eso ha dañado al país, el cual pudiera crecer hasta el 2025 a niveles del 2018, según el estudio “México Economics View, Between a Rock and a Hard Place: Our revised macro Outlook”.

La pandemia es un problema internacional que afecta a México gravemente y, como ya se dijo, les cayó “como anillo al dedo”. 

Ojala que la situación económica mundial no les caiga también “como anillo al dedo”, porque de ser así, ahora lo que sigue es que se agrave la situación económica más de lo que ya está.