Opinion

Este #8M la consigna es el aborto legal

.

Mariela Castro Flores
sábado, 09 marzo 2019 | 01:56

A lo largo del mundo el Paro Internacional de Mujeres a razón del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una de las principales consignas fue y es el aborto legal. La media mitad del mundo no espera más para completar el máximo ejercicio de su libertad y que radica en tener amplio poder y capacidad para ejercer su autonomía reproductiva, porque de ahí deriva la consecución de todos nuestros derechos.
La autonomía reproductiva no sólo tiene que ver con cuántos hijos e hijas se desean tener, también con las decisiones que derivan de la maternidad, por ejemplo, el desarrollo de un proyecto de vida que se relaciona con una carrera profesional, empleo, casa, familia o todo junto, que son cargas que impositivamente se les han impuesto a las mujeres de forma histórica a razón de su capacidad biológica de parir y por ende, del cuidado y la crianza. Independientemente de si existe un masculino en el consorcio familiar (toda conjunción familiar distinta a la tradicional) que se constituya.
Esto tendría de por sí, que ser suficiente para considerar que las mujeres son las únicas que pueden decidir sobre su cuerpo más allá de su origen y condiciones de vida; sin embargo, no hay debate más recalcitrante y controversial que el aborto. En éste, existen hombres que desean participar (y lo hacen desfachatadamente) a pesar de no ser ellos quienes protagonizan la exclusión y discriminación que las mujeres sí, por tener hijos e hijas bajo ciertas circunstancias que no encuadran en el status quo que el sistema político-social define como adecuado y deseable.
El debate se ha colocado ya en la arena política y en todos los espacios. Particularmente, a razón del avance de la serie de acciones que se han venido realizando por la #MareaVerdeCUU, que ha obligado a responder a los grupos antiderechos que tienen su representación en el Congreso local en las fracciones parlamentarias del PAN, PRI, PES, MC y Verde Ecologista frente al avance del trabajo político que el Congreso en lo federal se ha logrado, exhortaron a sus pares en San Lázaro a que se frenara todo avance que tenga que ver con la autonomía reproductiva de las mujeres, específicamente, el aborto. Por otro lado, la diputada Marisela Sáenz del PES, promovió otro exhorto dirigido a la Secretaria de Salud para darle a conocer al personal médico que cuentan con el derecho de declararse objetores de conciencia.

¡Como si no lo supieran!

Ese mismo día, por fortuna, el mismo grupo de activistas en conjunto con la diputada Deyanira Ozaeta de la bancada del PT, presentaron una iniciativa de ley en la cual se propone despenalizar el aborto; por primera vez en la historia legislativa del estado de Chihuahua. Como respuesta la diputada Marisela Terrazas del PAN, ha respondido que ya están preparando otra iniciativa similar a la que se acaba de aprobar en Nueva León que específicamente cancela toda posibilidad de realizar un aborto legal dentro de las dispensas contempladas en la ley y garantizadas constitucionalmente, o sea, lo que se aprobó (en Sinaloa de la misma forma semanas atrás) es obligar a las mujeres a parir al producto de una violación, llevar a término un embarazo aunque el producto sea inviable para la vida y/o que muera pariendo porque a pesar de que se encuentre en riesgo su vida, no puede (bajo ningún motivo) interrumpir el embarazo.
En esta parte, es importante recalcar que precisamente por las pretensiones de los partidos que criminalizan a las mujeres y tienen como agenda política cancelar nuestros derechos, lo siguiente (me permito citar a Fondo María):
“Es claro que las reformas para proteger la vida desde la "concepción" nacieron con el objetivo de limitar los derechos reproductivos de las mujeres. No buscan protegerlas ni apoyarlas; su concepto de "proteger la vida" se reduce a promover el miedo, la culpa, la desinformación y la soledad.
Las diputadas y los diputados saben que estas reformas vulneran aún más a las mujeres, con un impacto diferenciado en las mujeres más vulnerables y sin recursos económicos. Están yendo contra el Estado laico, las recomendaciones que hizo el Comité CEDAW en 2018 y violando múltiples Derechos Humanos.
Sin embargo, es importante que las mujeres, el personal médico y la sociedad sepan que esta reforma NO REPRESENTA un obstáculo legal para el acceso al aborto legal a través de las causales legales existentes en Nuevo León, ni en ningún estado donde se han promovido estas reformas. Las 3 causales legales en esta entidad son: violación, peligro de muerte o riesgo a la salud de la mujer.
NO EXISTE confusión e incertidumbre jurídica para el personal de salud y el de procuración de justicia para dar acceso a las causales legales y sigue siendo una obligación del Estado y los servicios de salud aplicar la NOM-046. La NOM-046 es un reglamento vigente a nivel nacional permite que las mujeres víctimas de violencia sexual puedan acceder a aborto legal sin tener que acudir primero ante la policía a hacer una denuncia. Basta con que se realice una solicitud bajo protesta de decir la verdad para acceder a una interrupción legal del embarazo directamente en los servicios médicos, incluso menores de edad a partir de los 12 años pueden hacerlo. Además, es de suma importancia aclarar que aun cuando pase la reforma, podría darse un proceso para despenalizar el aborto en esta entidad.”
El debate no radica en si existe el aborto o no, si se deja de practicar o no, de hecho, las leyes restrictivas no disminuyen la tasa de aborto en lo más mínimo, sólo expone a quien se lo realiza a grave riesgo de prisión o muerte.
Las mujeres siempre hemos abortado y no lo vamos a dejar de hacer, el tema es ¿qué clase de aborto queremos? ¿El que castigue con la maternidad forzada o el que nos permita ejercer una maternidad plena con infancias felices?
Ese es el real dilema.
Por lo pronto, desde acá se continua en la lucha porque sabemos que será ley.
Porque vivas nos queremos, tendremos aborto legal.
marielacastroflores.blogspot.com
@MarieLouSalomé