Opinion
Crónicas de mis Recuerdos

Evolución de la Ganadería Chihuahuense: Motor del Desarrollo del Norte Mexicano

(Primera Parte)

/ La ganadería chihuahuense es un ejemplo de lucha y mucho coraje por vencer las adversidades del clima, topografía y otros fenómenos que afectan a esta actividad fundamental (Mural-Aarón Piña Mora)
/ La actividad ganadera empezó a evolucionar a partir de la necesidad que tenían los conquistadores de alimentarse en su afán de explorar las riquezas mineras en la Nueva España (Foto: Comisión Corográfica).
/ Pequeños hatos se convirtieron en grandes oportunidades con el crecimiento de la ganadería chihuahuense.

Oscar A. Viramontes Olivas

viernes, 01 abril 2022 | 05:00

El panorama observado por la mayoría de los analistas y estudiosos de la actividad ganadera en el norte de México actualmente es poco alentador, debido a diversos fenómenos y características climáticas, sanitarias, económicas, sociales y políticas que se han presentado a nivel mundial y que han afectado a la cadena productiva de esta este sector primario.   La problemática suele observarse a partir del siglo XIX, XX y actualmente en el actual, así, lo refieren aquellos que profundizan en el tema y lo han estudiado desde una perspectiva histórica, aplicando puntos de vista sobre hechos ocurridos a partir de la formación de las ganaderías en el norte de México, por lo que en esta ocasión, Crónicas de mis Recuerdos abrirá un abanico sobre la forma como se fue consolidando esta actividad pecuaria, principalmente donde hoy es el estado de Chihuahua y concluiremos con la situación actual.

El Norte de México está conformado de un suelo de inmensas llanuras e inhóspitos desiertos que, son impropios para el desarrollo de algunas actividades agropecuarias y, no muchos pasos después, encontramos en las abundantes serranías,ricos yacimientos de minerales carentes de toda vida. Durante La Colonia, existió lanecesidad de recurrir al apacentamiento de animales domésticos para la subsistencia de los contingentes humanos, que necesitaban explotar en esos terrenos agrestescaracterísticosde la falta de agua y pastizal y de alguna forma, eran la base para mitigar las necesidades alimenticias; para esto, se tuvieron que importar de Europa, animales suficientes que serían destinados como pié de cría y que con el tiempo, habrían de construir más tarde numerosos hatos y rebaños que ayudarían a formar  una abundante riqueza ganaderaen el Norte de México.

Para entender el desarrollo de esta actividad practicada en las enormes planicies chihuahuenses y más allá de sus fronteras, se debería revisar sus orígenes y cómo se fueron forjando las razas, ganaderías y empresas, cuyo ingrediente ha sido matizado por luchas férreas, sacrificios y hasta muertes; sus orígenes de antemano, fueron modestos a partir de la colonización de las tierras en la Nueva España, pues aunque había deseos de conquistar más territorios, el propósito de los españoles era la búsqueda de metales preciosos y el denuncio de minas y regiones para explotarlas.  A su vez, las ganaderías habían sido destinadas para la alimentación de soldados, religiosos y colonos que se encontraban en campaña para la conquista y evangelización de bastas tierras en la Nueva Vizcaya (hoy, los estados de Chihuahua, Durango, oriente de Sonora y Sinaloa, así como el suroeste de Coahuila).

Por ejemplo, desde  la Alta California a mediados del siglo XIX, las pepitas de oro encontradas en las propiedades de “Sutter” contiguas al viejo San Francisco junto al nacimiento de la leyenda el“Dorado”, provocaron el desplazamiento de la población del vecino país para poblarse en el “Far West”, así también en México, los ricos minerales de oro y plata de los territorios descubiertos, provocaron la codicia y el botín de muchos aventureros que con el tiempo, conquistaronel desierto para así, asentando sus reales en estas tierras, solo pobladas por el trashumante aborigen. La ganadería norteña en la medida que incrementó su actividad, fue considerada como las de mayor importancia en el país, debido a la lucha constante que durante siglos habían librado los conquistadores, poseedores de abundantes rebaños contra las inclemencias climáticas extremas, desde las zonas desérticas y semidesérticas que clamaban por tener años con suficiente agua para darles de beber a las extensas llanuras de pastizal, así como de las luchas constantes con las tribus hostiles que se dedicaban a robar y depredar, afectando a las primeras ganaderías.Así mismo, en las regiones de la montaña y la barranca, donde el clima es menos drástico, pero sus suelos y topografía no son tan benignos para esta actividad, representaron un obstáculo más que se tenía que resolver, sin embargo, esto no fue motivo para detener el entusiasmo en la creación de nuevos rebaños o pequeñas ganaderías.

Al llegar las primeras cabezas de ganado al continente americano procedentes de Europa, inmediatamente fueron destinadas a diversas regiones del inmenso territorio de la Nueva España, concretamente al norte, desarrollándose así paralelamente con la actividad minera y la conquista de almas. Al ir fundándose nuevas poblaciones y centros religiosos de las órdenes franciscanas y jesuitas, principalmente; presidios militares y polos mineros, los europeos tuvieron que llevar consigo una gran cantidad de implementos que les permitieron asegurar la supervivencia, desde novenas, crucifijos, rosarios, oraciones y hasta hatos de bovinos, rebaños de caprinos, caballos y semillas de diversos tipos. 

A finales del siglo XVI, por fin llegaría el tiempo de formalizar las actividades ganaderas y fue con don Diego de Ibarra, que poseía una importante extensión territorial donde pastaban un poco más de 130 mil bovinos y 4 mil caballos y, ante este gran número de animales, comúnmente expresaba: “Mis animales no se pueden contar”. 

Sin embargo, esta actividad ya no tendría freno y fue en el año1596,cuando se inició el establecimiento de las primeras estancias ganaderas en lo que hoy es el estado de Chihuahua(constituido el 19 de julio de 1823); lo anterior, dio origen gracias a los capitales del españolCristóbal de Ontiveros que fomentaron e iniciaron con las primeras ganaderías, atribuyéndosele serel fundador de las mismas en estas tierras “secas y arenosas”.  Junto a sus hijos, este militar español inicia la estancia ganadera de “Roncesvalles” cerca del mineral de Parral, acontecimiento que dio oficialmente origen a la ganadería chihuahuense. Al poco tiempo, la misma familia Ontiveros(1598), se había convertido en una prominente criadora de ganado que empezó a ser llevado más allá de las tierras de la Nueva Vizcayahaciala población de Santa Fe, hoy capital del estado de Nuevo México, Estados Unidos, que era una comunidad económicamente importante dentro de la ruta llamada del “Camino Real”, trazada por el explorador y colonizador español, don Juan de Oñate. 

Don Juan de Oñateal llegar en lo que hoy es el estado de Chihuahua a principios del siglo XVII,se detiene para abastecerse de provisiones en el poblado de Santa Bárbara, comprando ganado a la familia Ontiveros y al Capitán Ruiz, por lo que, al terminar, prosiguió su camino. Después de esta transacción comercial, se desplaza hacia el norte y llega hasta donde hoy es el río Sacramento (situado a orillas de lo que actualmente es la ciudad de Chihuahua) y se sorprende al encontrar un importante número de bisontes que, según él,superan los 25 mil animales.Al paso de los años, las exigencias alimenticias se fueron incrementando por el aumento de la población en las pequeñas ciudades mineras, aún y cuando la ganadería era rústica, iba creciendo de acuerdo a las necesidades de la época, siendo curioso que el costo de la carne era menor que el cuero y el cebo, ya que estos últimos, tenían mayor valor y demanda porque eran utilizadas para la fabricación de objetos necesarios para los arreos de trabajo, así como para la fabricación de jabón y velas durante los siglos XVII y XVlll.

Con la fundación de San Francisco de Cuellar el 12 de octubre de 1709, que más tarde daría origen a la ciudad de Chihuahua, aparecieron los primeros latifundios donde el acaparamiento de tierras era una de las actividades más comunes de esa época. La situación anterior, se originó gracias a las concesiones que fueron otorgadas por la colonia española, llegándose a formar ganaderías de hasta 100 mil cabezas de bovinos y equinos principalmente, las cuales, se fueron heredando familiarmente de generación a generación…esta crónica continuará.

El contenido de esta crónica es con fines de investigación, sin ánimo de lucro, por lo que no viola derechos de propiedad intelectual ni derechos conexos. “Evolución de la ganadería chihuahuense: motor del desarrollo del norte mexicano”, forma parte de los Archivos Perdidos de las Crónicas de mis Recuerdos. Si desea la colección de libros “Los Archivos Perdidos de las Crónicas Urbanas de Chihuahua”, tomos del I al XII adquiéralos en Librería Kosmos (Josué Neri Santos No. 111) y Bodega de Libros. Si usted está interesado en los libros, mande un whatsaap al 614 148 85 03 y con gusto le brindamos información.

Fuentes:

Aboites-Aguilar, L. 1987. La Irrigación Revolucionaria. SEP-CIESAS. México, 1ª Ed. 330-336 pp.

Almada, F.R. 1968. Diccionario de historia, geografía y biografía chihuahuense. Ed. Universidad de Chihuahua. Chihuahua.

Chihuahua Ganadero. 1973. Órgano informativo de la Unión Ganadera Regional de Chihuahua. IV época. No 15, noviembre-diciembre. 28 p.

Fraustro, A. 1943. La ganadería en el estado de Chihuahua. San Jacinto, D.F.

Fierro, L.C. 1987. La Ganadería en Chihuahua, su Origen, Pastizales, Ganados y Gentes. Chihuahua, Chihuahua, México.

Fierro, L.C. 1979. Sistema de producción de bovinos productores de carne bajo condiciones de libre pastoreo en la zona norte de México. Rancho Experimental La Campana INIFAP-SARH. Chihuahua, México.

violioscar@gmail.com

Maestro-investigador-FCA-UACh