Opinion
Hablando y escribiendo

Fiscalía: acierto y error

.

Ernesto Avilés Mercado

domingo, 12 junio 2022 | 05:00

El renglón de procuración de justicia es el más importante a desarrollar cuando se habla de gobernanza y democracia, porque de la paz y tranquilidad se concibe el crecimiento y desarrollo de las comunidades.

El fiscal Roberto Javier Fierro Duarte, es un funcionario bien intencionado, hombre de una gran confianza de Maru Campos, que si bien no tiene antecedentes en la Fiscalía, ha utilizado bien el acierto y error como fórmula para avanzar en su proyecto.

La curva de aprendizaje, normal en un cargo como responsable de la procuración de justicia, requiere de márgenes de operatividad que le permitan valorar la capacidad de quienes están dando resultados, estudiar las aptitudes y conocimientos de quienes actúan bajo presión y quienes permanecen a la expectativa.

Nadie sin experiencia en el cargo, puede conocer en 6 meses las estrategias de operación que mejor funcionan, pero sí tiene elementos suficientes para valorar la capacidad de quienes integran su primer círculo.

La diferencia entre César Augusto Peniche y Roberto Javier Fierro, es que el primero le hacía creer a Javier Corral que era el mejor y que todo lo que hacía y hablaba era lo más adecuado y legalmente permitido, mientras que el actual fiscal, nada le informa a la Gobernadora sobre los conflictos internos y necesidades apremiantes de la propia Fiscalía y le hace creer que todo esta bien y sin problemas.

La principal crítica que se le hizo a Peniche, fue la adquisición de inmuebles de muy alto valor económico, con la medianía del salario que recibió en su permanencia en el Estado, aunque hay otros funcionarios que con menos de 8 meses de permanencia en el cargo, adquieren residencia de 10 mdp, pagadas de contado.

Tres renuncias de agentes del Ministerio Público en promedio, se presentan en todas las  fiscalías de distrito por semana; igual número en la fiscalía de la mujer y la familia, donde las plazas al renunciar, se congelan y las carpetas de investigación que se dejan, se reparten entre los agentes que siguen trabajando.

En promedio, suman más de 1,500 carpetas por agente del Ministerio Público que tienen que trabajar, lo que resulta materialmente imposible de hacer.

Lo más grave, es que están siendo multados por los jueces de control, ante la inactividad que presentan en sus procesos, además de que como se les obliga a checar sus entradas y salidas de sus oficinas, las sanciones son económicas y les rebajan directamente de su salario.

Resulta difícil entender para las áreas administrativas, que los agentes llevan audiencias diariamente y en muchas de ellas, terminan en dos o tres horas promedio, pero las intermedias y juicios orales, pueden tardarse días completos, sin contar que ante la escasez de personal, se ven obligados a cubrir audiencias que inicialmente no estaban contempladas dentro de su rol de actividades normales.

Mensualmente, los agentes del Ministerio Público, ganan de 12 a 15 mil pesos.

Un policía de academia en Chihuahua capital, gana un 35% más de salario, mientras que los defensores públicos cerca del 50% más de diferencia.

Para los litigantes que se nombran como defensores y solicitan copias de la carpeta, deben llevar sus paquetes de hojas para obtenerlas.

A principios de año, el fiscal Fierro dialogó con los agentes de la fiscalía de la mujer, a quienes les pidió un plazo para resolver sus peticiones...seis meses después, las condiciones no han mejorado, sino por el contrario, han empeorado, pero es el único fiscal que los ha recibido y atendido personalmente.

Muchas de las acciones que se han estado implementando, se han tomado de la fiscalía de Monterrey, sólo que allá, un Ministerio Público recibe mensualmente 40 mil pesos como salario.

La Torre Centinela que en un plazo de 2 años se construirá en la fronteriza Ciudad Juárez, contará con el equipo de punta en materia tecnológica; en su construcción y equipamiento, el Gobierno del Estado destinará alrededor de 4 mil millones de pesos.

Sobre el asunto de César Duarte, menester es afirmar que el proceso de extradición ha terminado y que no hay posibilidad de que la corte Americana retome el asunto, porque el detenido está en suelo nacional. Tienen razón quienes afirman que se contó con el apoyo del Gobierno Federal para la integración de las causas, de otra forma no se puede concebir que ni siquiera tenga posibilidades el Gobierno Federal de ejercer facultad de atracción.

La Fiscalía entrega todos los datos de identificación a la defensa de Duarte, cuando pudo haber mantenido su postura de negarse; la ley se lo permite, pero bastó la solicitud para que accediera y con ello, se quedó prácticamente sin testigos, porque quién, conociendo la forma de "persuadir" de César Duarte, arriesgaría su integridad, la de su familia, y sus bienes...pero estamos en una etapa primigenia, que puede cambiar de un momento a otro...

*ABOGADO INTEGRANTE DE LA FECHCA Y LA AECHIH