Funde y motive, Ciudadano Presidente

.

Sergio Alberto Campos Chacón.
domingo, 10 febrero 2019 | 01:29

Carlos Martínez Velázquez, director del Infonavit, en la conferencia presidencial mañanera del miércoles 6, explicó el Programa de Responsabilidad Compartida para reestructurar 194,875 créditos otorgados a trabajadores a fin de reducir el impacto económico que a su patrimonio representan las modalidades conforme a las que les fueron otorgados sus créditos hipotecarios, para adquirir sus viviendas.
Su exposición fue objetiva, conclusión del diagnóstico racional del problema; formuló mecanismos de pagos que favorecen a los trabajadores. Convencieron el acierto de sus argumentos y sugerencias; ahora quedan sujetas a comprobación en la realidad y no resulte un programa fallido.
Esta presentación sirva de modelo a titulares de otros organismos y secretarías de Estado, a quienes el presidente de la República, casi a boca jarro los pone al micrófono; parecen distantes del tema.
Creo que lo conocen, pero a bote pronto, sin elementos a la mano que les permitan un adecuado desarrollo, son calificados de ignorantes o improvisados. No es una estrategia salva de desatinos. Los responsables de comunicación social de la presidencia deben acordar y planear con el equipo presidencial esos eventos ante la prensa nacional e internacional.
El presidente desperdicia la oportunidad histórica de informar a la nación líneas precisas, como lo hizo Martínez Velázquez, relacionadas con el qué, cómo y hacia dónde está llevando la administración federal, contradice a algunos personajes del gabinete; no basta repetir que va a terminar con la corrupción y la impunidad y acusar a gobiernos anteriores de ello.
Tiene el deber político y pedagógico ante el pueblo de hacerle saber situaciones relevantes que agravian al país, explicitar su origen, contexto y cómo enfrentarlas, y aclarar, fundada y motivadamente, por ejemplo, los motivos del despido de servidores públicos en no pocas dependencias federales.
Se argumenta que el ahorro es en función de la austeridad; pero explíquelo con exhaustividad, datos duros y claro. Demuestre que no eran necesarios y respete la dignidad de los despedidos, quienes de improviso quedaron sin empleo. Acredite que sus secretarios de Estado hicieron los estudios de reingeniería administrativa en todas sus áreas y efectivamente sobraban.
Es su obligación salvar irregularidades, no obstante, las decisiones adoptadas deben fundarse y motivarse en la ley, en dictámenes precedidos de una metodología verificable. No fundar ni motivar es, jurídicamente, arbitrario y discrecional, con muy seguras afectaciones a derechos.
Hemos explicado que nuestro sistema jurídico es de facultades expresas y limitadas, que consiste en que cada órgano, autoridad, servidor público de los gobiernos federal, estatal y municipales, tienen facultades bien definidas en la ley para cumplir con los fines del Estado Mexicano, que se mueve como un engranaje gigantesco; cada pieza está diseñada para que aquél funcione.
Dictar un acuerdo, sin fundar ni motivar, es un acto ilegal; desobedecer alguna Norma Oficial Mexicana o política pública, puede configurar responsabilidades administrativas o penales, con frecuencia con saldos políticos dañinos que se propagan al infinito.
Semejante a una empresa, cada quién sabe hasta dónde llegan sus funciones, a las que se añada, en lo posible, un agregado de calidad en el trabajo, lo que hoy denominan un plus.
El grueso de la población que respalda o no al presidente López Obrador tiene derecho a conocer y ponderar los principios que menciono, más cuando el secretario de Hacienda Dr. Carlos Urzúa decide ya no pagar a los subrogados de Estancias Infantiles, sino a los abuelos de cada niño la cantidad de $1,600.00 para que se encarguen de cuidarlos mientras las madres acuden a trabajar o, si lo deciden, paguen directamente las Estancias.
El argumento del secretario es que se encontraron irregularidades en la anterior Secretaría de Desarrollo Social y empresarios de los Estados en la autorización de las Estancias Infantiles, lo que no dudo, sin embargo, no desglosó esas irregularidades.
Parece que no sabe que las Estancias Infantiles son parte de una estructura social que permite a los padres construir rutas y desempeño de horarios laborales con la confianza de que sus hijos están a buen o aceptable cuidado.
La problemática que fuere debió estudiarse a profundidad; desenredarla y transparentar las razones de la disfuncionalidad de las Estancias. Ahora le transfieren, o pretenden, a los abuelos, adultos mayores, encargarse de los nietos. Me parece impropio, absurdo.
El Estado tiene el deber legal que los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes sean verificables, sustanciales, en los hechos, como de toda persona en territorio nacional, sin discriminación. La pregunta será, si no dan marcha atrás, si los abuelos cuidarán y educarán a los infantes en igual grado que en las Estancias Infantiles, o se saldrá de control la tutela de esos derechos.
No son solamente las Estancias Infantiles privadas, sino que el Estado Mexicano, ahora significado por el título de Cuarta Transformación, como he apuntado en otros artículos, debe mirar a las niñas y niños de las obreras, solteras o no, de empresas maquiladoras que, por quedar solas mientras aquellas trabajan, han sido violadas y asesinadas.
Las Secretarías del Trabajo, federal y estatal, IMSS, Institutos de la Mujer, federal y estatales, y cualquier otra institución oficial vinculada, deben visitar y verificar, de continuo, que las empresas dispongan de Guarderías dignas y seguras para los menores. La omisión habla que no son visibilizados, que los miran con nula estima.
El juicio veraz de este panorama llevaría a conclusiones diferentes a las que determinaron retirar los pagos o subsidios a las Estancias Infantiles privadas. El problema es mayor, como superiores los intereses de niñas y niños de las mujeres trabajadoras.
Según el Dr. Urzúa son 10 mil Estancias privadas en el país. ¿Cuántas se requieren en las empresas maquiladoras?
Se van a alterar los ritmos diarios de cientos o miles de familias en las que ambos padres laboran, o madres solteras no cuentan con el apoyo de familiares, porque, por otra parte, Urzúa y López Obrador no recuerdan que hay niños que ya no tienen abuelos.
No es el único caso de decisiones que se antojan unilaterales y discrecionales del presidente de la República. Crea la imagen de invasor de atribuciones que sólo competen, por ejemplo, al Consejo de Administración de Pemex, para adoptar el acuerdo, sin licitación, por la urgencia, de adquirir más de 600 pipas tanque para transportar combustibles.
No descarto que sí se celebraron las asambleas del Consejo de Administración, sin embargo, desaprovecha, igual que en otros asuntos, la coyuntura matutina de acercarse con pormenores a la nación, en un ejercicio de democracia formativa, informativa y transparente.
[email protected]