Opinion

Gobernador: ¡Concíliese con Maru Campos!

.

José Díaz López

sábado, 17 octubre 2020 | 05:00

¿Cumplirá el gobernador su amenaza de proceder penalmente contra Maru Campos? Esta es la pregunta clave, la más importante hasta nuevo aviso, que recorre al ambiente de la sucesión por la gubernatura.

Esa estrategia de andar publicando encuestas favoreciendo a la edil de Chihuahua, son perogrulladas, considerando la gravísima decisión que tiene en sus manos el gobernador.   

En el caso de que fuera cierta, la información que circula en las redes, acerca de que Mario Vázquez “ya convenció a Maru Campos de “contratar una oficina de espionaje político y reunir un arsenal de información sobre actos delictivos” cometidos por Corral, ¿y también Madero?, durante su trayectoria política; no les alcanza para ganarle a Corral, sino para agudizar la guerra por la candidatura… y perderla. 

En efecto, si Maru Campos se radicaliza siendo más agresiva y espiando las “tripas negativas” a Corral, tal y como “dicen en las redes” que le propuso Mario Vázquez, de “pagar cifras millonarias para hacer espionaje y acumular “depósitos de pólvora para la guerra sucia” y  tratar de “empatar” con denuncias, las amenazas de Corral, no sólo cometería el grave error de enfrentarse a un poder sumamente más grande que el suyo; sino que, ¡hasta acumularía más delitos! de los que la amenaza Corral para judicializarla. El espionaje político es un grave delito.

Suponemos que la estrategia de Maru Campos debe seguir como hasta ahora va: nadar de muertito consolidando, como hasta ahora, “suavemente” su posicionamiento preelectoral; no debe ponerse a las patadas contra Corral. 

Pues éste, de ser cierto que tiene “los pelos de la burra” en la mano, de que “Maru Campos cometió delito (s) al recibir dinero de César Duarte”, visiblemente tiene el sartén por el mango, sigue, hasta nuevo aviso,  en posición más fuerte que ella. 

En este tema la posición de Corral es de realismo, de fuerza y poder; mientras que la de Maru Campos, es de fuerza moral (víctima) y política (un 85% del panismo la quiere a ella de candidata). Y como todos sabemos, el poder de la Ley, prevalece sobre “la política”. 

Así que, si acaso fuera cierto lo que le imputan a Mario Vázquez en las redes, sobre el hacerle “espionaje” a Corral y que los estrategas de Maru Campos le hayan seguido la corriente a aquel; entonces, desde nuestra perspectiva,  estarían cometiendo el error más grave, dentro de la ya, muy delicada, circunstancia de ella en los “últimos” momentos definitorios de la candidatura. Pues cada acción y cada decisión que ambos contendientes están asumiendo, es cada vez más y más delicada para sus respectivos proyectos. Y por tanto están obligados, racionalmente, a que deben sopesar, analizar y poner en acción todo,  con muchísimo tacto y ponderación. De esa forma racional de tomar decisiones depende el lograr la nominación; o derrumbarse todo su proyecto. 

No sólo Maru Campos debe tener más racionalidad y prudencia política al tomar decisiones, sino también Corral debe ser más calculador que aquella, pues tiene más que perder que Maru Campos. Es más ¡ambos pierden!, si deciden por continuar en el pleito. Y el destino de ambos no lo dicta Zeus, sino la prudencia y anticipación de futuro de ambos.   

Exacto. Si anticipamos los posibles escenarios que confrontaría Corral al tomar la decisión de judicializar, o no, a Maru Campos, avizoramos que: en el ambiente local, si acaso Corral decidiera judicializarla, se enfrentaría con la inmensa mayoría de los militantes del PAN y perdería el control en su partido y Madero sería candidato, pero sin apoyo del panismo y perderían de calle la gubernatura. Pues los panistas y menos los chihuahuenses, votarían por Madero, así de sencillo. Aunque los panistas tampoco votarían por otro candidato, engrosarían el abstencionismo. 

Y en caso de sí judicializar a Maru Campos, no le asegura a Corral que se salga con la suya, pues no tiene la certeza de que un Juez de Control acceda a ser instrumento de la venganza de Corral y vincularla a proceso. ¡A menos!...  que escojan un juez “a la medida”. Pues ¿y qué tal si Maru Campos saliera ilesa, en libertad, de la venganza de Corral?: entonces de facto ella será ya la candidata del PAN. Saldría más fuerte, como “la víctima” del autoritarismo e irracionalidad del gobernador. 

En el ámbito nacional, también avizoramos mucha incertidumbre para el proyecto personal de Corral, en caso de sí judicializar a Maru Campos: la imagen de gobernador vengativo, autoritario, misógino y destructor del PAN en Chihuahua que adquiere en lo local, lo seguiría por todo el país. Y esa pésima imagen más la debilidad de Corral dentro del PAN, se extendería a nivel nacional. Si acaso Corral decida  “intentar” encarcelar a Maru Campos, pierde más que lo que busca ganar. Ambos pierden mucho o todo, si persisten en seguir peleando. 

Si ocurriera el milagro de tener un instante de prudencia el gobernador Corral, debería acceder a la negociación con Maru Campos. Es la única salida racional, sensata e inteligente para ambos, en el conflicto.