Opinion

Golpear al árbitro

.

Yuriria Sierra

viernes, 02 abril 2021 | 05:00

Ciudad de México.- “Hay toro”, no se cansa de decir. Lo mismo para ufanarse de que lo hicieron candidato, que para afirmar que defenderá su aspiración, la que topó con pared gracias al INE. Félix Salgado Macedonio se mueve tranquilo, no sólo porque tiene una base que lo mismo le grita porras, que lo acompaña a sus movilizaciones. Ya incluso anunció una megamarcha para el próximo domingo, sino también porque sabe que, en Morena, desde su dirigencia y en los liderazgos en el Legislativo, tiene todo en el músculo operando a su favor. Incluso, hasta más allá, porque este caso, el del guerrerense, ha sido un pretexto para golpear a una de las instituciones más fuertes del país. Abrir una grieta ¿para el resane a modo?

La cargada de cabezas morenistas apuntan con todo al Instituto Nacional Electoral, porque les funciona para su narrativa del México conservador que señalan como su enemigo. Lo hace Mario Delgado: “No vamos a sustituir a nadie hasta que no se resuelvan los juicios, no podemos hacer campaña como tal, pero sí podemos tener reuniones con militantes y con simpatizantes, nuestros candidatos, y vamos a tener actos de resistencia civil pacífica para defender nuestra democracia…”, advirtió. Para él, Salgado Macedonio es el candidato en Guerrero.  Y su acto de resistencia, que no debe entenderse como campaña, claro que no, seguro será la mega marcha anunciada, aunque advierten que en la próxima parada, el Tribunal, lo lograrán.

El INE, el árbitro que avaló el triunfo de la 4T, es un brazo institucional que debemos defender a toda costa. Aquí no importa la ideología política, porque es justo a través de éste que tienen espacio las representaciones de todos los movimientos y proyectos de país posibles: “Refrendamos nuestro respaldo al ejercicio que el INE hace de su autonomía constitucional. Nadie puede solicitar que el árbitro electoral deje de aplicar las normas a las que está obligado. Por el contrario: exigimos que todas las fuerzas y todos los actores políticos respeten las reglas que señalan nuestra Constitución y las leyes electorales…”, defienden más de dos mil intelectuales, empresarios y políticos. 

Mucho ha costado ejercitar brazos que fortalezcan el diálogo y la vida democrática. Gracias a él, hoy pueden convivir, a pesar de estar bajo el mismo partido, quienes atizan el fuego tras la cancelación de candidaturas y quienes desde su trinchera levantan la voz para señalar el grave error que representa siquiera pensar en demoler al INE: “Todos, de una u otra manera, le hemos pegado al árbitro por los errores de nuestro equipo. Eso es lo que está pasando en Morena. Yo creo que Morena le está cargando al árbitro para que no se vean las designaciones que se hicieron…”, sentenció Germán Martínez con Manuel Feregrino en Radio Fórmula. Morena, pues, el equipo que culpa al árbitro por el autogol, pero Morena, también, envalentonado para defender la candidatura impresentable en el Tribunal Electoral: “Ahí tienen al magistrado billetes, José Luis Vargas, hacen lo que quieren el senador Ricardo Monreal y el consejero jurídico de la Presidencia…”, asegura el senador. ¿Será?