Opinion

Guardia Nacional, orgullo militar

.

Miguel Ángel Godínez García

sábado, 03 julio 2021 | 05:00

Ciudad de México.- Aunque en un primer momento se intentó darle a la Guardia Nacional una imagen de corporación civil, era inevitable observar en cada uno de sus integrantes su carácter estoico y disciplinado que sólo el espíritu de la milicia les puede dar. A tan sólo dos años de su creación y a pesar de la dificultad en sus inicios, hoy es una organización coordinada y respetada por la ciudadanía, ha alcanzado el nivel de confianza que tienen y han tenido las Fuerzas Armadas de nuestro país por encima de cualquier otra institución. La continuidad en el mando y la confianza puesta en el Gral. Rodríguez Bucio logró cumplir los objetivos de esta nueva policía militar, que hoy acertadamente, pasa a formar parte de la Sedena como un brazo más del EM.

Lamentablemente, en el marco del festejo por este segundo aniversario, la escalada de violencia en estados como Guanajuato, Tamaulipas, Michoacán y Zacatecas no da tregua, intensificándose en muchos municipios, después de concluidas las pasadas elecciones. Las denuncias de que en algunas gubernaturas y municipios los candidatos fueron puestos por los cárteles se fortalecen con hechos como los ocurridos en el municipio de Reynosa, donde la demostración de fuerza de un grupo criminal a otro por el control del territorio, asesinando a más de 15 personas y dejando a varios heridos, además del terror entre población civil. A esto y a otros hechos violentos se tendrán que enfrentar la Guardia Nacional, equipados con vehículos nuevos, armamento y uniformes de protección, se mantienen a la espera que la estrategia implementada hasta ahora cambie y les permita restablecer el orden público y defenderse de criminales igual o mejor armados que ellos.

A dos años la GN se presenta organizada, disciplinada, capacitada, armada y apreciada, sólo hace falta la voluntad del Ejecutivo de defender de los criminales al pueblo de México con toda la fuerza de su GN. “Se fragua un golpe de Estado contra el presidente, un operativo con patrocinio extranjero que sigue al pie de la letra el manual de cómo ser un niño con cáncer golpista”, López-Gatell. No se entiende que el subsecretario, además de usurpar el lugar del secretario de Salud bajo el arropo del presidente y ser el protagonista más insensible e incongruente de la pandemia, provoque de manera innecesaria tanta indignación, no sólo en los padres de niños con cáncer, sino en toda la población que se ha sensibilizado con el tema del desabasto de medicamentos salud pública. La muerte de niños por negligencia y soberbia es algo que marcará para siempre la administración del gobierno morenista, lo menos que el presidente necesita en este momento es que el protagonismo del subsecretario se sume, a la ya de por sí pérdida de popularidad en la capital del país, donde este problema se ha visibilizado fuertemente.

Lo que sí se podría calificar como un golpe de Estado, es la toma de las instalaciones del PRI por un grupo liderado por Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca, exigiendo la salida de Alejandro Moreno de la presidencia, quien lo acusa de representar los intereses de Morena y no los del Revolucionario Institucional, para Alito Moreno es muy importante no permitir que se intente desestabilizar al partido y con ello a la alianza rumbo al 2024. Lo cierto es que la oposición después de los resultados de las elecciones, deberá fortalecer la alianza para lograr una política más democrática y restarle fuerza al partido en el poder.