Opinion
Hablando y escribiendo

Había una vez un gobernador en Chihuahua…

.

Ernesto Avilés Mercado

domingo, 02 mayo 2021 | 05:00

Como un nuevo fracaso para el gobierno de Javier Corral, se puede considerar la resolución de la sección instructora de la cámara alta del Congreso de la Unión, respecto del senador de la República con licencia y hoy candidato de Morena a la presidencia municipal de Juárez, Crúz Pérez Cuéllar, al no continuar con la declaración de procedencia, por considerar que no había pruebas suficientes para desaforarlo, pero además de que el delito por el cual había sido acusado, ha quedado prescrito.

Como en la mayoría de las acciones intentadas en su gobierno en materia jurídica, en contra de personajes que supuestamente incurrieron en acciones de corrupción, nuevamente Javier Corral queda exhibido como el mandatario incapaz de sostener una acusación; que ni siquiera puede concretar una venganza política, ni mucho menos atender lo relacionado con la prescripción del delito, ya que por el simple transcurrir del tiempo, no pudo advertir que había que judicializar el asunto, para evitar que su derecho quedara sin efecto; hoy, se reafirma ante la ciudadanía, como el gobernador que habla mucho, que declara siempre, que acusa y señala, pero que ahí se queda, que de ahí no pasa, quedándose solamente en la intención, porque no puede concretar ninguna pretensión; es decir, se ladra, pero no se muerde, porque no hay colmillos.

Otra acción desafortunada que llevó a cabo Javier Corral en la semana que termina, fue su declaración en contra de la familia LeBaron, concretamente refiriéndose a Julián y Adrián, afirmando que también son victimarios y usan el tema de su tragedia familiar, para distraer u ocultar señalamientos de varias comunidades, que han sido objeto de abusos y despojos de estos pseudo-líderes, -dijo-.

Como se recordará, la marcha convocada por la familia LeBaron, se organizó para demandar la renuncia de Javier Corral, ante el fracaso e incapacidad para atender el grave problema de inseguridad, además de que no ha sido capaz de ordenar se investigue, desde noviembe del 2019, el terrible asesinato, de 3 mujeres adultas y 6 niños en la comunidad Bavispe, en los límites con Sonora, además de incinerar sus cadáveres.

La acusación de crímenes de Lesa Humanidad en contra de Javier Corral se va a presentar tanto en las instancias federales como a nivel internacional, porque a pesar de contar con las facultades legales, la infraestructura material y humana para de manera coordinada con los tres niveles de gobierno, hacer frente a los responsables de la violencia, ha preferido mantener en el cargo a funcionarios que han sido acusados de proteger a las bandas del crimen, que operan en todo el territorio estatal.

La falta de empatía con la familia LeBaron, que continuamente ha sido revictimizada por las permanentes ofensas de que han sido objeto por parte del mandatario, la nula intervención de la estructura de la Fiscalía, el no haber atendido personalmente a las víctimas, a pesar que desde la tragedia, han estado solicitando audiencia sin ningún resultado, son apenas algunas omisiones en las que se ha mantenido el gobierno de Chihuahua.

En respuesta a las acusaciones de Javier Corral, Julián LeBaron, llamó al gobernador como PSICÓPATA, al considerar que reúne todas las características de la enfermedad, como es la ausencia de empatía, narcisista en extremo, una soberbia inconmensurable, no admite ni reconoce errores, además de que no aprende de sus yerros y faltas, pero sobre todo que miente con facilidad y pretende manipular de manera permanente.

Difícilmente se puede entender el enorme caudal de estupidez, con el cual se puede vivir, pero además, que pueda caber en una sola persona.

Javier Corral no puede entender primero, la felicidad que representa el ser padre de familia, el tener sus propios hijos, cuidarlos, educarlos, formarlos, estar al pendiente de ellos, sentirse orgulloso de su personalidad, castigarlos también a veces y dialogar permanentemente con ellos, forma parte de lo que la vida te ofrece.

El sobrevivir a sus hijos, es el peor castigo de Dios; no existe dolor tan grande para un padre que el perder a un hijo, sobre todo cuando su vida es arrancada con violencia y dolo.

De esto, tampoco puede hablar Javier Corral, porque no sabe, nunca ha tenido hijos, ni tampoco sabe que el tenerlos cuesta y que constituye la mejor inversión que un padre puede hacer.

De tal forma que se explica su falta de empatía con la familia LeBaron, no los entiende, porque nunca le ha importado nadie más que su propia vida, su carrera política, sus metas y eventualmente, también sus mascotas.

El único despojo de humanidad y moral que le pudo haber quedado en estos casi 5 años de gobierno, se le escurrió en las manos como agua entre los dedos, cuando buscando ser congruente con su compromiso con el Barzón y sus líderes que lo apoyaron en la campaña, dejó a un lado su compromiso de gobernar con sentido humano, gobernar para todos y no para él mismo y sus intereses.

Graciela Ortiz, la candidata más preparada,

pero que nunca ha ganado una elección

El escuchar a la candidata del PRI, y comparar sus conocimientos de Chihuahua, de sus instituciones y al hacer la comparación obligada con el resto de los aspirantes al Gobierno del Estado, es un ejercicio importante, porque te permite entender que la entidad aún tiene solución para sus problemas, a pesar de que recibe 74 mmdp y debe 60 mmdp, lo importante es que quien gobierne, atienda y entienda que lo importante es nunca perder la empatía con la gente, ni mucho menos rodearse de personajes que no aportan nada y sí cobran mucho, como el caso del actual secretario de Gobierno del Estado, que exige escoltas, en número necesarios por 5 años, para cuidarlo y a toda su familia, cuando se la pasa declarando lo que no sabe y opinando lo que no entiende.

En Chihuahua, como en muchas partes del país, particularmente en el norte de la República, se espera que la participación de la ciudadanía se mantenga en niveles de incremento, y que quienes resulten triunfadores en este proceso, verdaderamente representen los intereses de toda la comunidad, porque al margen de los partidos que los apoyan, el grueso de la ciudadanía votará a favor de las personas y no de los colores que los postulan.

*INTEGRANTE DE LA AECHIH