Opinion

Hasta en SAT pegó cambio de horario

.

GPS Dominical

domingo, 06 noviembre 2022 | 05:00

Cientos de empresas chihuahuenses resintieron el pasado lunes -y durante gran parte de la semana-, un singular problema al momento de timbrar cualquier factura con el Sistema de Administración Tributaria (SAT): el horario programado tenía un desfase de una hora.

No era reconocido en los hechos que teníamos el mismo horario que el resto del país, ya que quedamos fuera del horario de invierno, y por tanto no retrasamos una hora el reloj, como sí lo hicieron el resto de los mexicanos.

Fue un reto para los responsables de sistemas informáticos en las empresas resolver el problema, para no afectar las ventas, pero hubo que hacerlo manualmente, porque Windows no tenía conocimiento -y suponemos que no lo tiene hasta este momento- de la decisión de última hora para dejar a Chihuahua en el meridiano 90 en lugar de regresar al 105 al oeste de Greenwich.

Lo mismo hubo que hacer con los aparatos celulares, porque ni “android”, ni “ios” menos “Huawei”, fueron enterados con tiempo suficiente de que, en el amplio territorio chihuahuense, habría una toma de decisión que cambiaría un sistema de huso horario que estaba por cumplir tres décadas.

Las programaciones informáticas entonces poco tenían por hacer, más que cumplir con las instrucciones precargadas desde hace años, es decir, actualizar de manera automática el horario de invierno el pasado domingo 30 de octubre, aunque ello fuera un error y franca violación a una ley que no cumplía ni 24 horas de estar en vigor, y que en el primer minuto era pasada por alto inevitablemente.

***

El viernes 28 de octubre fue publicado a marchas forzadas el decreto mediante el cual quedó eliminado el sistema de cambio de horarios, que rigió durante 26 años en el país. Creyeron desde el Congreso de la Unión y desde Palacio Nacional que por la sola publicación en el Diario Oficial de la Federación -como por arte de magia- todo quedaba resuelto, pero no fue así como hemos visto.

Los sistemas informáticos que controlan los aparatos electrónicos como computadoras y aparatos celulares, se volvieron locos. Windows no reconoció esa disposición oficial, porque no tenía cargada la desaparición del horario de invierno para el estado de Chihuahua.

En el resto del país no hubo ningún problema porque fue retrasado el reloj como estaba programado hacerse anualmente, pero en esta entidad fronteriza, con 3 millones y medio de habitantes, el caos no se hizo esperar.

Inexplicable condición en la que fueron colocados todos los chihuahuenses, sobre todo, porque la finalización del cambio de horario era un tema que ya traía entre manos la Presidencia de la República, desde el pasado tres de abril del 2022, en que entró en vigor el horario de verano.

Encontramos en los archivos la transcripción de la mañanera con el presidente López Obrador, que tuvo lugar el lunes 4 de abril.

En ella, sin necesidad alguna, porque no hubo pregunta al respecto, el presidente introdujo el tema, cuando abordaba aspectos de carácter bancario.

“Presidente Andrés Manuel López Obrador: 

“Ahora estamos analizando, no lo hemos descartado, lo del horario de verano, para los que se levantaron hoy, ayer y hoy de noche, porque estamos haciendo un análisis, si hay ahorros de energía y estamos también viendo si hay daños a la salud”. 

Y eso fue todo. Tres meses después, específicamente el seis de julio, mediante el oficio No. 100.-205, “el titular del Poder Ejecutivo federal presentó ante la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión, de conformidad con lo establecido en la fracción I del artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Husos Horarios en los Estados Unidos Mexicanos”.

Tenemos en nuestras manos dicha iniciativa de ley, así como los dictámenes tanto de la Cámara de Diputados como de la Cámara de Senadores, la primera de Origen y la segunda de Revisión, en este caso específico.

Vinieron luego más iniciativas casi en el mismo sentido que la presidencial, de un diputado de movimiento ciudadano, de diputados del PRI, del PAN, hasta del Congreso del Estado de Colima. Todas ellas fueron analizadas por la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, quien presentó dictamen al Pleno y fue aprobada el 28 de septiembre por 445 votos a favor.

De ahí fue turnada al Senado, quien la aprobó el 25 de octubre en los mismos términos que llego. Tres días después quedó publicada en el Diario Oficial de la Federación, señalándose que entraba en vigor el día 30, mismo día en que cambiaba al horario de invierno.

Transcurrieron seis meses antes de que tomaran la decisión legislativa de eliminar el cambio de horario, desde la mañanera aquella en que el presidente la anticipó.

Seis largos meses en que pudo haberse socializado debidamente y haberse tomado las medidas tecnológicas pertinentes, pero en lugar de ello llevaron a todo el país a la confusión, en particular a los habitantes de Chihuahua que no hallaban a quien hacerle caso, al reloj analógico o al digital.

Pero aquí no termina el drama.

La postura en Cámara de Diputados era dejar para todo el país el horario de invierno, respetando el huso horario histórico de todas las entidades federativas, con lo cual Chihuahua quedaría en el 105 al oeste de Greenwich.

Una decisión de esta naturaleza trasladaba verdaderamente el cambio para marzo del 2023 -se quitó abril-, cuando no entraría en vigor el horario de verano.

Pero los diputados del PAN propusieron que en el caso de Chihuahua no fuera afectado el tránsito de mercancías y de personas que laboran en alguna ciudad americana, como El Paso, dejando a la entidad en el meridiano 90, en lugar de regresar al 105, como finalmente quedó aprobada y está en vigor.

Pero resulta que nadie les dijo a los diputados locales que había que apresurarse, porque El Paso entra al horario de invierno este domingo.

Los legisladores locales se durmieron. No tocaron el tema el lunes pasado cuando era crucial. Lo hicieron hasta el jueves, cuando ya era demasiado tarde para el proceso legislativo. Juárez -con 1.6 millones de habitantes, altamente interdependiente con El Paso- quedó desfasado de su vecino por una hora.

*** 

Empezamos con las graves consecuencias de las confusiones por falta de definición clara y con tiempo en materia de cambio de horario, hasta concluir en el desfase Juárez-El Paso a partir de mañana y que se prolongará por dos o tres semanas, si no es que más.

Esa improvisación, aunque no se crea, estaba prevista en el artículo quinto de la abrogada ley de husos horarios expedida por Vicente Fox el 28 de diciembre de 2001, al obligar que cualquier iniciativa para modificar la materia tendría que ser presentada en el mes de noviembre y aprobada por el Congreso en diciembre, ambas del año anterior en que se pretendiera que entrara en vigor.

En el colmo de la improvisación, la reforma y abrogación de la ley de husos horarios realizada por Morena a petición del presidente y demás legisladores violó -a la vista de todos- una ley vigente. Lo demás pareciera ser lo de menos. Bastó un solo error, lo demás fue consecuencia.