Opinion

Igualdad sustantiva

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 14 noviembre 2021 | 05:00

“IGUALDAD SUSTANTIVA”, que en palabras llanas es el acceso al mismo trato y oportunidades para el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y las libertades fundamentales”

A todas las mujeres de la Entidad

Women to power, como aporte histórico a la vida pública del país, tres mujeres encabezan los poderes del Estado en Chihuahua, desde 1825, ninguna mujer había tomado las riendas del Estado, hasta que Maru Campos, tomó protesta el 8 de septiembre como gobernadora constitucional; la diputada Georgina Bujanda, preside la Mesa Directiva del Poder Legislativo de la LXVII Legislatura; y la magistrada Myriam Hernández, hace dos días, fue electa por unanimidad en el pleno del Tribunal Superior de Justicia, como titular del Poder Judicial. 

También quien dirige los trabajos del   Instituto Estatal Electoral (IEE) es una mujer, la consejera Yanko Durán lleva la ruta de la democracia en la entidad; el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa se encuentra bajo la presidencia de la magistrada Mayra Aída Arróniz Ávila. El arranque de esta gestión estatal rompe esquemas patriarcales tradicionales, frente a la Secretaría de Desarrollo Rural e Instituto Chihuahuense del Deporte y Cultura Física, desde su creación, habían sido dirigidos por varones, en un mundo mayoritariamente contextualizado por y para hombres.

Son tiempos de cambio, sin demeritar la actuación de los varones en la vida pública, hoy en Chihuahua se empieza a materializar la llamada “IGUALDAD SUSTANTIVA”, que en palabras llanas es el acceso al mismo trato y oportunidades para el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Respecto a la igualdad entre mujeres y hombres, uno de los avances en la materia se plasma en el concepto de “igualdad sustantiva”, el cual se empleó en el año 2004 por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer (CEDAW) para señalar la insuficiencia de la igualdad formal y apuntar la necesidad de desarrollar estrategias para que la igualdad sea real, vivida en carne propia por y para las mujeres.

En México se distinguen cuatro principales brechas o condicionamientos socioeconómicos que requieren alcanzar igualdad sustantiva de género: I) los ingresos y las pensiones; II) el empleo y la ocupación; II) los estándares de seguridad social, y IV) toda otra forma de discriminación socioeconómica en diferentes niveles: individual (en la esfera de lo privado), así como, municipal, estatal y nacional en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial (en la esfera de lo público). 

Así que atendiendo al numeral `IV´, de este estudio, Chihuahua arranca la nueva era, donde la efectividad de resultados, producto del esfuerzo y la capacidad intelectual potencian la competición leal y respetuosa por espacios de gobernanza entre hombres y mujeres. Hoy, los mejores se postulan y acceden a la toma de decisiones.  

Los derechos al voto, al divorcio y al trabajo, sin permiso de los hombres, no hace mucho tiempo eran parte de la realidad de las mujeres. Hoy, muchas, ocupan posiciones privilegiadas en la política, servicio público, la academia, sector empresarial, sindicatos, medios de comunicación, organismos oficiales. Es hora de demostrar con hechos de que son capaces las mujeres, el discurso misógino seguirá en el aire. Lo cierto, es que la valentía, responsabilidad, persistencia y estudio, aunado que por naturaleza su umbral de dolor las define como seres “a prueba de balas”. Nuestro reconocimiento, y mayor de los éxitos. Avanzamos en el manual del ciudadano contemporáneo que visualizaba la escritora feminista, Ikram Anatki. Sumemos Voces de conciencia.