Opinion

Impasse obligado

.

Enrique Aranda

martes, 04 mayo 2021 | 05:00

Ciudad de México.- Luego de que, como se previó ocurriría desde un primer momento, el Congreso tamaulipeco, de mayoría panista, declarara improcedente y desestimara, en consecuencia, la decisión de desafuero contra el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, el asunto entró en una suerte de impasse que, o bien intenta resolver el gobierno de la 4T vía un tradicional “golpe en la mesa” en el cortísimo plazo o, amén que el asunto pudiera prolongarse “casi hasta el infinito”, a través de la presentación de una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia.

En el casi improcedente primero de los supuestos, el manejo de la acción de control y sometimiento de los poderes de la norteña entidad, vía su desaparición y designación de un gobernador suplente, quedaría a cargo del Senado, de Ricardo Monreal, de la siempre obsecuente mayoría de Morena y aliados en concreto en tanto que, en el segundo de los casos, el asunto deberá concretarse, primero, en la presentación de la controversia mencionada desde San Lázaro, y luego, en apego a las prácticas y tiempos del máximo tribunal, esperar la sentencia de la Sala Superior, encabezada por el otrora “confiable” lopezobradorista Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

La evaluación de opciones, a decir de quienes conocen sobre cómo es que se mueven las cosas en Palacio, consumió buena parte del fin de semana; el asunto es de tal envergadura y el entorno se encuentra en tal forma enrarecido que, incluso, Andrés Manuel López Obrador y los suyos, al margen su mal disimulado interés y malestar por el caso, podrían optar por posponer su abordaje. Finalmente, diría alguno de los primeros, el asunto está ya más que “atorado” y así podría seguir por un tiempo, al menos…

Cuestión de días, semanas en el mejor de los casos, para que las partes rediseñen sus respectivas estrategias en un caso que, al margen consideraciones de otra índole y la validez o no de las imputaciones que (supuestamente) le dan sustento incluso, confronta al poder federal con autoridades estatales a escasos días de las elecciones más numerosas y trascendentes, en cuanto que estará en juego la permanencia o no de derechos y libertades fundamentales, de las últimas décadas.

 Asteriscos

* Valiente y revelador mensaje de Francisco Moreno en su cuenta @DrPacoMoreno1 respecto de una crisis que, aunque está a la vista, el gobierno insiste en negar: “Por primera vez en 30 años de médico, tengo que recomendar el medicamento que aún está disponible, no el que necesita el paciente. El desabasto de medicinas es otro problema de salud en México”.

* Quien de plano no parece dar una es Rubén Rocha, el candidato de Morena a gobernar Sinaloa que, tras entregar su 3de3 en que acepta poseer una casa de 650,000 pesos, debió recular y aceptar que tiene dos más: de 1.1 millones una, en la zona fifí de Las Quintas, y otra de 2.5 millones, en Isla Musala, lo que lo convirtió en don Mentiras. ¡Son mañas de su aliado Melesio Cuen!..