Opinion

Impunidad desbordada

.

Javier Realivázquez

domingo, 24 abril 2022 | 05:00

En México la impunidad está desbordada, es decir, si alguien comete un delito lo más probable es que no pase nada, no se castigan ni la amenazas, ni los ataques y mucho menos los asesinatos.

Los delitos contra la mujer podrían ser un claro ejemplo de ello, ya que, en los últimos 4 años, al año, han desaparecido cinco mil mujeres en el país, de las cuales el 80% de ellas eran menores de edad de entre 12 y 18 años sin que pase nada, aún y cuando la mayoría fueron asesinadas.

Según la abogada y promotora de los derechos humanos, Patricia Olamendi, en entrevista con López Dóriga, afirmó que en promedio asesinan diariamente a 20 mujeres, lo que pone a nuestra nación con el mayor índice de violencia sexual en el mundo.

¿Qué es lo más lamentable? Que se registra en el país un crecimiento en la inseguridad y en delitos como la trata de personas, donde, por cierto, México está dentro de los tres primeros países con mayores índices.

El caso de Debanhi, una jovencita de escasos 18 años de edad, refleja como luego se dice: “vamos para atrás”, porque en la mayoría de los estados de la República, las fiscalías no inician de inmediato con la investigación correspondiente, esto es, desde el momento cuando se reporta la desaparición de una persona, sino que la inician hasta que haya resultados desfavorables.

Los protocolos de búsqueda no funcionan, las autoridades no hacen bien su trabajo y los políticos bajo el argumento de eficientar recursos, eliminan personal y hasta oficinas, lo que provoca que las familias tengan que hacer su propia búsqueda de familiares desaparecidos.

El Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), alertó que de 2018 a lo que va del año 2022, 4 mil 16 mujeres fueron reportadas como desaparecidas en el estado de Nuevo León, fenómeno que ha ido agudizándose año con año, pues en 2018 hubo 770 reportes; en 2019, 927; en 2020, 779; el año pasado, mil 145 y en lo que va de 2022, hay 395 registros. Del total, 926 mujeres siguen sin ser localizadas en ese periodo como lo han publicado diversos medios de comunicación como Proceso.

Según ABC y la encuesta trimestral divulgada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 66.2 por ciento de la población de 18 años y más percibe que vivir en su ciudad es inseguro, un alza de 0.4 puntos porcentuales frente al resultado de hace tres meses, indicaron los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana.

Llama mucho la atención el reporte del primer trimestre del año: la percepción de inseguridad fue mayor en el caso de las mujeres con 71.1 por ciento, mientras que en hombres fue del 60.4 por ciento.

Peor aún son las cifras relacionadas ya que en México, el 94.8% de los delitos investigados por las fiscalías estatales están sin castigar.

Hoy en día los homicidios son equivalentes a una tasa de 29 por cada 2 mil habitantes, porque la violencia letal contra las mujeres no es denunciada por la falta de confianza en las autoridades.

La realidad en México contrasta todos los días cuando se manifiesta y en repetidas ocasiones que la impunidad ya no es un problema en nuestro país.

Y es que, ante la opinión de muchos, ya no se invierte en el Sistema de Justicia, pareciera como si no se rindieran cuentas; no se investiga ni se aplica la ley y, mucho menos, se ve voluntad política para resolver los casos y buscar la forma de hacer eficiente y operativo este sistema.

Para nadie es ajeno, poco a poco se va perdiendo la credibilidad en la autoridad judicial; no se percibe ánimo en la gobernanza gubernamental; de ahí, que los mismos mexicanos hagan justicia por su propia mano y ellos mismos efectúen las tareas de los agentes y autoridades.

En este caso tan mediático nuevamente se salió a decir que no habrá impunidad cuando fue lo que quedó confirmado, como si realmente eso resolviera el problema tan grave que se vive en el país, donde como dice Luis Estrada en su libro “El imperio de los otros datos”, resulta paradójico que el único gobierno en la historia que tiene a su presidente compareciendo diariamente ante los medios de comunicación no transmita resultados de su gestión.