Opinion

Juego mentiroso para el agandalle electoral

.

GPS / Dominical

domingo, 15 mayo 2022 | 05:00

Fue muy desagradable dejar en manos del Presidente de la República la disculpa por la ausencia de la gobernadora chihuahuense, Maru Campos, el 11 de febrero pasado en Yécora, Sonora.

“Presidente Andrés Manuel López Obrador: Me da mucho gusto estar en Yécora con ustedes, autoridades municipales”.

“Se nos pasó, y les ofrecemos disculpa a la gobernadora de Chihuahua, María Eugenia, porque la hubiésemos invitado. Para la próxima reunión”.

“Intervención: (inaudible)”.

“Presidente Andrés Manuel López Obrador: Ah, está afuera, sí se le invitó. Ah, de todas maneras, porque esta es una región de Sonora y Chihuahua, y así tenemos que trabajar, juntos”.

La transcripción oficial es clarísima, consultable en el portal de Presidencia. Alguien debajo del Presidente, el mismo gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, la secretaria de Bienestar, Ariadna Montiel, o el delegado Juan Carlos Loera, jugó al perversillo y jamás corrió las invitaciones debidas a la Gobernadora. Muy delicado, más aún, en su presencia le mintieron al Presidente.

Maru viajó para España donde se reunió con empresarios de la Región Autónoma de Cantabria, con el objeto de impulsar inversión extranjera y en particular el proyecto Camino Real Tierra Adentro, en el Instituto Cultural de México en Madrid, España.

Ella regresó el miércoles 9 de febrero a Palacio de Gobierno, donde dejó como encargado de despacho, por acuerdo del Congreso al secretario general, César Jáuregui Moreno. La gubernatura por tanto jamás estuvo acéfala.

En el momento en que el Presidente se disculpaba por el “error” cometido por sus subordinados, la Gobernadora estaba despachando a unos cientos de kilómetros de distancia, que no son nada en helicóptero o avioneta.

Dejando a un lado el natural y pesado Jet Lag, muy bien pudo haber atendido la reunión Maru, acompañando a los cuatro alcaldes chihuahuenses, sin problema alguno.

Cualquier oficio que se hubiera enviado con la invitación a reunirse el día once de febrero en Yécora, hubiera tenido respuesta. Del miércoles nueve al viernes once de febrero, había suficiente tiempo inclusive para una mínima llamada telefónica.

Eso lo sabe muy bien Juan Carlos Loera o los responsables en la misma Presidencia de la República a través de la ayudantía que se hace cargo de las giras, cuyo protocolo exige puntilloso cuidado, desde los presídiums, intervenciones, inclusive vestimenta, no se diga aspectos de seguridad y agenda temática.

Entonces no queda más que pensar en la existencia de un juego político más allá del golpeteo para la gobernadora Maru Campos, que tiene que ver con manosear la planeación y discusión de proyectos prioritarios para la zona serrana limítrofe entre Chihuahua y Sonora.

Están tratando de brincar a la autoridad estatal en su liderazgo natural con los municipios de Madera, Moris, Ocampo y Temósachic, en operación directa desde la Secretaría del Bienestar que encabeza Ariadna Montiel, con el súper delegado estatal, Juan Carlos Loera de la Rosa.

Han echado a un lado cualquier intervención del equipo de la Gobernadora en los proyectos de planeación que involucran a Chihuahua y Sonora. Es clarísima la jugada.

De aquel lado, en Sonora, hay línea directa y personalísima de Alfonso Durazo, lo cual es natural porque se trata de un personaje que probablemente no ha dejado el primer círculo presidencial.

El Presidente ya se ha reunido cuando menos en tres ocasiones con él, una de ellas cuando ni siquiera asumía el cargo, apenas resultó electo. No queremos pensar en la comunicación telefónica permanente que debe existir.

La deferencia del Presidente de la República a Durazo es obvia, por la cercanía que construyeron desde el gabinete federal, en que el hoy gobernador se desempeñó como titular de la Secretaría de Seguridad, en cuyo seno nació el proyecto de la Guardia Nacional.

Sin embargo, ese trato privilegiado ha devenido en un abierto maltrato a Chihuahua, evidenciado en la pasada reunión efectuada en Yécora, con indudable intervención de personeros a nivel gabinete federal y la representación en Chihuahua, con olor indudable de agandalle electoral.

***

En la reunión celebrada en Yécora, Sonora, se acordó celebrar otro encuentro dentro de tres meses, en el mes de mayo, en Sahuaripa, también Sonora.

Fue el mismo Presidente quien afirmó que no podía ser en Chihuahua hasta que se pudiera hablar con Maru Campos, con quien –hasta el día de hoy- parece juegan al teléfono descompuesto.

Ya está programada la fecha para esa reunión presidencial, para este viernes próximo. Es la misma agenda de Yécora, revisión de proyectos prioritarios. Los mismitos invitados, incluida –lo que pensamos- es una especie de ausencia programada de Maru.

***

Durante estos 90 días, diversos funcionarios federales han visitado Chihuahua, específicamente los cuatro municipios serranos limítrofes con Sonora, Ocampo, Moris, Madera y Temósachic.

Tenemos el boletín oficial enviado por la Secretaría del Bienestar, en la cual se expresa el contenido de la gira efectuada por la titular Ariadna Montiel, a los pocos días de la reunión en Yécora.

“La secretaria de Bienestar, Ariadna Montiel Reyes, visitó Ciudad Madera para reunirse con el alcalde Marcelino Prieto Carreón y servidores públicos locales, con el objetivo de escuchar sus propuestas de acciones prioritarias para el municipio, cuya viabilidad será analizada para incorporarse al plan integral para municipios de la sierra de Chihuahua y Sonora”.

El alcalde de Madera expuso la necesidad de un hospital de ginecobstetricia y las conexiones carreteras a Sahuaripa y Huapoca, un plantel para la Universidad Pedagógica Nacional del Estado de Chihuahua (UPNECH), un polifórum deportivo así como bacheo.

“A esta reunión celebrada ayer, también asistieron el delegado federal de Programas Integrales de Desarrollo en la entidad, Juan Carlos Loera de la Rosa, quien deberá dar seguimiento a los temas planteados, así como el subsecretario de Inclusión Productiva y Desarrollo Rural, Raúl Paulín Hernández, responsable del programa Sembrando Vida. Este miércoles continuará la gira de trabajo en los municipios de Ocampo, Temósachic y Moris”.

A las reuniones con los alcaldes, para nada fueron invitados funcionarios estatales. Lo de proyecto integral es un eufemismo, cero atenciones al plan estatal y municipales de desarrollo, bajo el liderazgo legal y político del Ejecutivo estatal.

Tras la gira, Ariadna Montiel, Juan Carlos Loera, y el responsable nacional de sembrando vida, se reunieron con la gobernadora Maru Campos. Fue de cortesía, generalidades, sonrisas, para dejar en claro que el líder de los proyectos sería precisamente Loera.

***

A estas alturas, 15 de mayo, a una semana de la reunión en Sahuaripa, no ha llegado invitación a la reunión con el presidente de la República.

Juan Carlos Loera dio conferencias de prensa en Juárez hace 10 días y en Chihuahua, esta misma semana, en la cual reiteró que la reunión ya está convocada y participaría la gobernadora Maru Campos.

El Presidente de la República anunció el lunes mismo en la mañanera que realizaría la visita a Sahuaripa, en Sonora, donde se reuniría con Alfonso Durazo. Ni una mención de Maru Campos.

Nos encontramos que la gobernadora Maru Campos, a pregunta expresa a mitad de semana, respondió que no hay invitación formal para la reunión. 

Obviamente está entre Loera y Ariadna Montiel ese jueguillo perverso, y quien sabe hasta dónde esté involucrado también Alfonso Durazo. Siguen jugando con el tema.

Alguien debe ir preparando ya el pretexto inaudible como en la transcripción presidencial de la reunión en Yécora, para susurrar al oído alguna ausencia.

Veremos qué tanta paciencia tendrá el Presidente, cuando sus manazos han quitado secretarios, titulares de órganos descentralizados, incluso de su primer círculo, por tratar de contarle las muelas. No creemos sinceramente en una segunda disculpa de su parte.