Opinion

La candidata será, con la venia del comité nacional, María Eugenia

.

Javier Realyvázquez

domingo, 10 enero 2021 | 05:00

La Comisión Permanente estatal de Acción Nacional en Chihuahua aprobó finalmente el método para la elección de candidatos a los distintos cargos que estarán en disputa este año, y que, a excepción de la elección del candidato a gobernador, cuya precampaña arrancó desde el 3 de enero, mantenía en vilo a los aspirantes que, por un lado buscaban un proceso abierto mediante el voto de los militantes, y por el otro, mantenían la apuesta por una eventual designación.

Así trascurrieron las negociaciones entre los dos grupos principales, el de la alcaldesa con licencia, Maru Campos, y el del senador, también con licencia, Gustavo Madero, en donde el compromiso con los propios mantenía el estira y afloja para tratar de cumplirles y sacar adelante los apoyos hasta entonces ganados para cada proyecto. Los de Maru, por supuesto, concentrados prioritariamente en la capital, y los de Madero en ciudad Juárez.

La pugna ya no era para ver quién saldría victorioso de este acuerdo, sino para tratar de salir lo menos raspado. El jueves por la tarde, los maderistas hicieron el vacío, en una primera convocatoria. No gustó para nada que el diputado Fernando Álvarez hubiera soltado todas las designaciones en la capital. Los más indignados fueron Roberto Lara, Miguel Riggs y Miguel La Torre, quienes habían apostado todo por el dedazo a favor de cualquiera, y posteriormente el reacomodo que dejara bien parado al resto.

Por otro lado, los grupos capitalinos que venían jugando del lado de Maru presionaron a favor del método ordinario para que la militancia, mayoritariamente bajo su control, definiera las candidaturas. La consigna contra Mario Vázquez, uno de los negociadores de Campos Galván, era que si no lograban sacar un acuerdo que privilegiara este escenario, se comenzaría a debilitar la alianza que habían construido por el proyecto hacia la gubernatura.

Para el viernes por la tarde se logró el cuórum y se sacó el acuerdo tal como se había pactado. Chihuahua por elección, y el resto de los municipios a designación. En el camino quedaron los primeros caídos. Para Miguel La Torre, por ejemplo, ya no hay espacio para que su nombre aparezca en boleta alguna. Para el Pony Lara el reto mayor de sacar un proceso cuesta arriba. Para Miguel Riggs la reelección por el sexto federal.

La definición de géneros sigue en el aire. El plazo para salir con un acuerdo en ese sentido vence este próximo miércoles. Y ahí seguramente caerán otros más.

Si todo va bien, veremos a Marco Bonilla como el próximo candidato del PAN a la alcaldía capitalina, a Georgina Bujanda buscando la reelección en el distrito 12, a los La Torre tratando de mantenerse en el distrito 16 y a la gente de Los Gaudini haciendo lo propio por el 15. De lo que ocurra en la contienda por las candidaturas a síndico y por el distrito 18 todavía se pueden dar sorpresas.

En tanto, los 14 días que restan para que se desarrolle la elección del candidato a gobernador por Acción Nacional, parecen imposibles para que a Madero le den número positivos. La candidata será, con la venia del comité nacional, María Eugenia.