Opinion

La cebolla chihuahuense, un orgullo histórico para México

.

Maru Campos

domingo, 07 noviembre 2021 | 05:00

El trabajo de los productores de nuestros campos en Chihuahua, siempre ha sido motivo de orgullo. La agricultura, como una de las actividades de mayor historia en el Estado, carga consigo testimonios de entrega y esfuerzo, que muestran cómo nuestros agricultores aprendieron a arrancarle prosperidad a la precariedad de nuestra árida tierra.

Es una actividad económica tan característica de nuestro Estado, que se ha convertido en tradición para muchísimas familias en la entidad. Son ellas las que, con el sudor de su frente, trabajando de Sol a Sol con pasión y respeto por el campo, se han comprometido con producir cosechas de la más alta calidad.

El trabajo por este compromiso, ha significado mucho sacrificio, y horas de angustia cuando las lluvias no favorecen, pero también muchas satisfacciones al encontrar sus cosechas y productos posicionados en los mejores supermercados a nivel nacional e internacional. No existe reto que los haga desistir del firme compromiso de poner en las mesas mexicanas y extranjeras, productos de primer nivel.

La pasión con la que realizan esta honorable labor, ha posicionado a nuestro país en lugares destacados de producción agropecuaria en el mundo. Particularmente, ha hecho que Chihuahua se posicione como el productor número uno de cebollas de México. Incluso en 2020, con los retos que ese año trajo consigo, se produjeron más de 319 mil toneladas, lo que significa que por lo menos 22 de cada 100 cebollas producidas en el país, son de origen chihuahuense.

Si todo esto ha sido posible, es gracias al apego puntual a las recomendaciones de sanidad, inocuidad y de calidad que todos nuestros productores día con día cumplen con cabalidad. Por eso, lamentamos mucho los señalamientos que se realizaron recientemente, por los casos de salmonela que se presentaron supuestamente a causa de nuestra cebolla.

Siendo testigos del afanoso trabajo de nuestros agricultores, de su disciplina y de los saberes desarrollados para producir con la más alta calidad, no dudamos en ofrecerles el apoyo necesario para que el buen nombre construido con su trabajo no se viera mermado por esta posible contaminación.

Por eso, inmediatamente entablamos diálogo con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), quien es la instancia federal encargada de atender esta problemática y regular el producto que será exportado.

Así pues, acompañamos la visita de la autoridad, a fin de realizar estudios a todos los exportadores de cebolla, mismos que comprobarán que nuestro producto es seguro para el consumo humano.

Por supuesto, hasta ahora, todas las pruebas dieron resultados negativos a Salmonella Oranienburg. Hago extensivo el agradecimiento a SENASICA, por su permanente disposición y oportuno trabajo para que México y Chihuahua continúen cumpliendo fielmente el compromiso de exportar producción agrícola de gran calidad.

Esto no hubiera sido posible sin la buena voluntad y disposición de todos los productores tanto del noroeste, como del centro sur del Estado que estuvieron dispuestos a ser revisados una vez más, con el fin de comprobar la calidad de sus productos. Que sirva este espacio para agradecerles sinceramente y reconocerles el esfuerzo que día a día realizan para poner muy en alto el nombre de Chihuahua, y del país.

En Chihuahua hemos dispuesto toda nuestra voluntad para sobrepasar los retos a través del diálogo y la suma de esfuerzos. Lo demostramos con el conflicto del agua, y lo demostramos en esta ocasión: somos promotores de la escucha y la acción solidaria, porque reconocemos que con trabajo en equipo se llega más lejos.

Mantenemos el compromiso de apoyar a todos nuestros productores, con líneas de acción y planes de trabajo profesionales y precisos, con los cuales continuemos elevando la calidad de nuestros productos. Todo esto, para que el nombre de Chihuahua y su producción agrícola continúe estando al nivel que hasta el día de hoy ha demostrado.

Por último, quiero reafirmar con estas líneas lo dicho anteriormente: Seremos siempre aliados de nuestros agricultores, y no descansaremos hasta lograr que ellos cuenten con todas las condiciones necesarias para que puedan seguir produciendo y trabajando eficientemente. Vamos por el fortalecimiento de esta gran vocación económica en el Estado.