Opinion

La clave electoral está en la lista de beneficiarios

.

José Díaz López

sábado, 24 abril 2021 | 05:00

Las campañas entraron a una fase de más intensa radicalización, en base a que el TEE resolvió las demandas de revocación de la candidatura a Maru Campos y por ende, nadie quiere descuidarse en buscar lo que es su objetivo principal: ganar la gubernatura. No pueden  descuidar ese objetivo enfrascándose en los litigios que no son apremiantes.  Por ende las campañas tienden a radicalizarse cada día más y dándose con todo los protagonistas y sus equipos de propaganda.  

La elección se a poner patas para arriba igual que con el Covid. 

No nos hagamos bolas: la única encuesta real y definitiva es la del 6 de junio. 

Ya están apareciendo encuestas infladas conforme al interés de quines las pagan. Y así van a seguir conforme a las estrategias del marketing electoral que todos los candidatos están operando. Pero la verdad del por quién va a votar cada elector, está muy blindada en la mente de cada uno de los electores. Máxime que los estudios del comportamiento del voto en los últimos años han arrojado el conocimiento de que la psicología del elector ha aprendido a ocultar de los sondeos el por quién va a votar el día de la elección. 

Entonces esa actividad propagandística de pagar encuestas a modo, sirve para pescar incautos e ingenuos, pues a la inmensa mayoría del electorado, ya a nadie pueden sorprender ni engañar.

Todos los estrategas de todos los candidatos, incluido Loera, se hacen la gran pregunta definitoria en esta elección: ¿los aproximadamente 670 mil beneficiados por los Programas Sociales del gobierno federal en Chihuahua, van a votar en el sentido de defender y conservar esos beneficios económicos o van a votar para que se los quiten los partidos que votaron contra ellos?

Ese es el gran detalle de esta elección.  

La clave del triunfo o de la derrota en esta elección a nivel nacional, está en el cómo va a votar esa inmensidad de beneficiarios de los programas sociales. 

Y ese es realmente el reto que tiene el PAN para conservar la gubernatura.  Por eso en el sur del país Morena parece ser invencible y en el norte compite ya por la candidatura en Chihuahua. 

Los puntitos que en las encuestas, separan a Loera y a Maru Campos, son pipitilla. El empate en esas encuestas es clarísimo, cuanto erróneo. Y decimos “erróneo”, por la sencilla razón de que ninguna encuesta ha “sondeado” a la inmensa mayoría de esos beneficiarios de los programas sociales del gobierno federal. Y ese es el grado de no fiabilidad de las encuestadoras. 

Es claro que en Chihuahua el tema del agua de La Boquilla, lo están asociando electoralmente a la sequía de todo el estado. Y es lo que le da oxígeno a la estrategia del PAN y “aparentemente” perjudica a Morena. Por la sencilla razón, de que es especialmente en esa región dónde el PAN tiene la fuerza para refrendar la gubernatura. Y en contra parte es en la región centro sur donde “afirman” que Morena no va sacar votos. 

 Nada más erróneo por parte del PAN que basar toda su estrategia “ganadora” en ese mito de la región centro sur. Pues en la región centro-sur del estado, igual que en todo el estado nada está escrito definitivamente en predicciones electorales. Insistimos: la predisposición electoral en todo el estado y en todo el país, Chihuahua se rige bajo las reglas de la psicología y sociología electoral que se genera, y se generó ya,  en los beneficiarios de los programas sociales y no por el supuesto control fascistoide  que quiere ejercer Frena en esa región. 

Es puro cuento de que Frena tiene el control férreo del voto en esa región. Es más factible que Morena, por ser el partido de López Obrador pueda tener más control y predisposición electoral a su favor, por los beneficiarios de los programas de Bienestar, a  los electores y beneficiarios de los mismos. No aceptarlo sería lógica de propaganda. Pero resulta racionalmente “suponerlo”. Pero ni el PAN a través de Frena tiene asegurado el voto como lo afirman.

Mientras que Morena sólo está esperando que en la psicología del elector se imponga el realismo de sus bolsas el 6 de junio; en el PAN, PRI y MC, tratan de evitar, que esa enorme mina de votos de los programas de Bienestar, salga a votar para conservar esos beneficios. Muy desigual, en la letra la lucha electoral. Por eso en casi todo el país, el resultado lo sienten cantado antes de ir a votar.  

Por ende esa circunstancia nos lleva a afirmar que el control que dice tener el PAN en la región centro-sur es puro optimismo subjetivo, puro cuento. Pues el real control de votos, está en las bolsas del elector.