Opinion

La conciencia social en la acción de gobierno

.

Martín Chaparro Payán

viernes, 24 julio 2020 | 05:00

Como muchos de ustedes ya saben, en días pasados el Presidente López Obrador envío al Congreso de la Unión una iniciativa de ley que busca fortalecer las pensiones de las y los trabajadores de nuestro país. A la presentación del proyecto acudieron el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salázar Lomelí, así como los presidentes de las Juntas de Coordinación Política en el Congreso de la Unión: Ricardo Monreal y Mario Delgado.

La reforma a la ley de pensiones pretende aumentar en un 40% el monto que actualmente recibe una persona al retirarse. Además se propone no afectar el ingreso de los trabajadores, mediante un incremento progresivo en la contribución que los patrones realizan, pasando de un 6.5% a un 15% en un periodo de 8 años, así como aumentar la cuota que el gobierno aporta actualmente, particularmente en los casos de los trabajadores con menor ingreso (Gobierno de México, 2020).

Ahora bien, esta reforma de ley contempla la disminución del tiempo de cotización para acceder a una pensión, pues el actual sistema considera un mínimo de 1,250 semanas de cotización, que pasarán a 750 semanas en una primera etapa y que considera un aumento paulatino durante 10 años, hasta llegar a las 1,000 semanas cotizadas. Esto beneficiará tanto a los jóvenes que hoy inician a laborar como a los adultos que están acercándose a la edad de retiro.

Por primera vez en la historia reciente de nuestro país se hace presente y real el compromiso del gobierno federal con los más necesitados. El régimen del IMSS que se planteó en 1997 consideró pasar de un Fondo Público de Pensiones a un sistema de Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (AFORES), que aunque salvó las finanzas públicas en ningún momento consideró el apoyo a los trabajadores, condenándolos a un abandono estructural. Con este proyecto de ley, se hace un cambio de rumbo, más humano y cercano al pueblo.

A propósito de las AFORES, es importante señalar que una de las prioridades del gobierno del presidente Andrés Manuel, ha sido disminuir el monto que estás cobran de comisión, el cual llegaba en 2018 hasta el 1.08%. Se entiende desde luego que como empresas que prestan un servicio financiero, deben contar con un pago, no obstante, sistemas de ahorro como el de Estados Unidos cobran un 0.54%, mientras que el de Colombia, con un sistema de ahorro de similar antigüedad al nuestro, la tasa es del 0.62% (Notimex, 2019).

La desinformación promovida por la derecha y otros grupos de interés que se han visto afectados en sus privilegios, no han logrado afectar el buen ánimo del gobierno, los ciudadanos y los empresarios. Hoy por hoy, podemos afirmar que caminamos hacia un futuro más justo para todos los mexicanos de todas las clases sociales, pero en particular de los más desprotegidos. 

Nunca el gobierno federal había elevado a rango constitucional el acceso a una pensión para nuestros adultos mayores. Actualmente,  por el solo hecho de ser un ciudadano o una ciudadana mexicana y haber llegado a los 68 años, se debe recibir una pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores que consiste en un apoyo económico de $2,550 pesos cada dos meses. Dicho sea de paso, todos los beneficiados con esta reforma de pensiones, y que cumplan con la edad señalada, también podrán acceder al pago de esta pensión.

Se acabó el abandono sistemático a los adultos mayores, desde este espacio deseamos reconocer su trascendencia en nuestras vidas, sus enseñanzas, su amor por México y su entereza, sabemos que enfrentan ustedes condiciones difíciles y de escasos ingresos. 

En Morena celebramos  la creación de un Estado solidario que atienda y respete los derechos propios, sobre todo de la población que vive en condiciones de vulnerabilidad: adultos mayores, personas con alguna discapacidad, indígenas, mujeres, jóvenes y niños.

P.D. En octubre de 2016, el gobernador Javier Corral prometió eliminar “el sistema que ha privilegiado a las minorías y ha olvidado a los más débiles” (Animal político, 2016), hasta ahora el estado de Chihuahua, se encuentra en el completo abandono. Valga decir que los discursos de “empoderamiento y las capacitaciones de acompañamiento sicosocial” que promovió su Secretaria de Desarrollo Social, a través de Victor Quintana, no fueron suficientes para superar la pobreza. Hasta ahora siguen privilegiando a las minorías y abandonando a los más débiles.