Opinion

La defensa de la 4T

.

Juan Carlos Loera

domingo, 10 enero 2021 | 05:00

Me complace saludar a todos los lectores de El Diario en este mi primer artículo del año 2021. Les ofrezco de antemano una disculpa porque las reflexiones de este día las dirijo específicamente a los militantes y simpatizantes de Morena, mi partido. No obstante, hago un espacio para desear a todos un año en el que se puedan superar los daños causados por la terrible pandemia que está asolando al mundo entero, deseo de todo corazón que juntos podamos remontar esta grave crisis que hemos estado padeciendo. Vaya pues, para cada uno de ustedes mis mejores deseos para este año que hemos iniciado, hagámoslo con el pie derecho y siempre hacia adelante.

Estos últimos días han sido históricos para el Movimiento de la Cuarta Transformación en el estado de Chihuahua, agradezco a los chihuahuenses que se decantaron para depositar en mi persona su confianza y ser así un servidor que coordine los trabajos para la defensa de la 4T; por todo ello, mi gratitud una vez más hacia el pueblo de Chihuahua.

Quiero expresar lo motivado que estoy por el gran honor de representar a nuestro Partido- Movimiento, motivación que responde a que estoy totalmente convencido del gran avance de la Cuarta Transformación, basado en un gobierno del pueblo y para el pueblo y que ha reivindicado como nunca antes los ingresos de los trabajadores y las trabajadoras, generando un impacto económico positivo en todo el país, a pesar de las situaciones tan extraordinarias que estamos atravesando, como lo es la pandemia provocada por Covid 19, del que Chihuahua no ha sido la excepción, la frontera es el mejor ejemplo de ello: se logró que el sector automotriz, y otras ramas de la industria maquiladora en Juárez, fueran declaradas actividades esenciales y de esta manera poder mantener la economía a flote. También fue fundamental la intervención del Gobierno Federal para fortalecer la base de la pirámide económica, es decir, los apoyos que se entregaron de manera directa a los pequeños negocios, que nunca habían sido incluidos en los programas de apoyos económicos y que anteriormente no eran candidatos para ser sujetos de crédito y ni siquiera podían  abrir una cuenta en el sistema bancario.

Reconozco que el Gobierno Federal invirtió en Chihuahua cientos de millones de pesos para amortiguar el daño ocasionado a la economía por ese enemigo invisible que es la pandemia por el virus Sars Cov-2, así como la actitud patriótica de los diputados federales, principalmente de Morena y los partidos aliados, que asumieron la responsabilidad de apoyar a México para que se convierta en el primer país de América Latina que tiene asegurada la vacuna para toda la ciudadanía. Ello permitió que se iniciara el proceso de vacunación en base a un calendario estratégicamente elaborado para que todos los mexicanos sean inmunizados de manera gratuita y general, empezando por quienes están en el frente de batalla: los trabajadores de la salud.

Otro gran logro de la Cuarta Transformación lo constituye el trabajo llevado a cabo en todo el territorio para reivindicar a los pueblos originarios, evitando de esta manera la desmesurada y atroz discriminación que durante años y años han sufrido y poniendo así un alto a la gran discriminación y exclusión que existía en perjuicio de los integrantes de nuestros pueblos originarios. Hoy se avanza para que esa gran herencia cultural (de los pimas, guarojíos, tepehuanos del norte y, sobre todo, los rarámuri), sea protegida y aprovechada para el desarrollo de nuestro estado, porque son ellos quienes le han dado luz y vida a nuestro espíritu como chihuahuenses, es por eso que, desde su inicio, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, fue a consultarlos hasta sus comunidades, para reivindicarles su calidad de ciudadanos sujetos de derecho y escuchar directamente de ellos sus necesidades y justas demandas.

Prueba de lo anterior es la determinante intervención del Gobierno Federal en la Sierra Tarahumara, creando fuentes de empleo, llevando los programas de desarrollo a donde nunca habían llegado, a tal grado que en la actualidad 20 mil personas están trabajando ya en las comunidades serranas, aprovechando y sanando sus tierras, recibiendo un ingreso seguro, con el efecto adicional de la reconversión social y productiva para esa zona de nuestro estado.

Estoy plenamente convencido de que la integración con la política de becas junto con las disposiciones de ayuda fiscal y salarial en Ciudad Juárez son la fórmula correcta, dado que, así se refuerzan las condiciones que coadyuvan al fortalecimiento económico de la frontera, puesto que ésta aporta la mayor parte del producto interno bruto del estado de Chihuahua. 

Hago un reconocimiento especial a los empresarios juarenses, tanto de la industria maquiladora, como restauranteros, hoteleros y comerciantes en general, que han estado operando con pérdidas en medio de la pandemia y, no obstante, apoyaron a sus trabajadores y trabajadoras preservando sus plazas laborales.

He sido testigo presencial de que Chihuahua vive una nueva realidad social; percibo ese cambio porque he venido consultando casa por casa a militantes y simpatizantes, y ellos me comentan acerca de cómo las becas, los programas sociales, el incremento al salario mínimo en la frontera, mejores sueldos en el resto del estado, la reducción del precio en los combustibles, la reducción del IVA y del Impuesto sobre la renta, han generado esa nueva realidad social en tan solo dos años con el Gobierno de la Cuarta Transformación.

En este momento estamos viviendo la etapa más sublime para la izquierda chihuahuense, por primera ocasión hemos tenido la gran oportunidad de fortalecer este gran avance en Chihuahua, desde abajo, con políticas que surgen de la consulta directa a la gente. Hoy lo hago con ustedes, militantes y simpatizantes de Morena, y con todo respeto, parafraseo al presidente Andrés Manuel López Obrador: el pueblo es sabio.

He iniciado recorridos para cumplir con la encomienda que ustedes me han conferido, la de constituir los comités para la defensa de la 4T y he constatado el gran respaldo a nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador. Me han solicitado darle las gracias porque consideran que él ha sido el primer presidente que realmente ha cumplido con los objetivos de la transformación en beneficio de todos, pero principalmente de quienes menos tienen.

Para mí fue de gran relevancia que el presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo haya acudido hasta la fronteriza Ciudad Juárez, tierra que me vio nacer, para hacerme entrega de la constancia que me acredita como el coordinador para la defensa de la 4T en Chihuahua y como precandidato en la contienda por la gubernatura.

He recorrido los 67 municipios del estado y sus comunidades hasta lo más profundo, conozco las necesidades y vocaciones de cada zona de la entidad, sé que hay municipios conformados por miles de pequeñas comunidades de difícil acceso a las que nunca antes había llegado ningún orden de gobierno, como Norogachi o Tuaripa, por mencionar sólo algunos. Hoy, la Cuarta transformación es una realidad para los pueblos originarios de Chihuahua, el gobierno federal ha sido contundente en su determinación para reivindicarlos y darles las mismas oportunidades que a cualquier otro ciudadano.

La tarea no es fácil, estamos tratando de enmendar los errores del pasado y con toda certeza habremos de lograr sacar adelante a nuestros olvidados y relegados conciudadanos, porque el actual Gobierno federal ya dio el primer paso ingresando a esos lugares para cumplirles, ponerles atención, consultarlos, escucharlos e incluirlos. Y ahí va, abriendo camino, construyendo la paz y el desarrollo para nuestro querido estado.

Sé el tamaño y las implicaciones del compromiso que he asumido, consciente estoy de que no voy solo en esta encomienda, porque con absoluta certeza puedo decir que cuento con el apoyo de ustedes y de quienes han contribuido para lograr este gran cambio.

Juntos, formando sinergia, podremos reforzar la Cuarta Transformación en nuestro estado. Solamente hay un camino para lograrlo: mi prioridad eres tú.