Opinion

La guerra patria en el marco del dominio colonial español (Segunda y última parte)

.

Isaías Orozco Gómez

lunes, 28 septiembre 2020 | 05:00

La presente colaboración es continuación del tema que tiene como base la ponencia que presenté, en respuesta a la amable invitación que me hiciera el distinguido Dr. Pediatra y Académico Eduardo Antonio Lara Pérez, en representación de la Honorable Academia Mexicana de Pediatría A.C. y Médicos Unidos, durante la realización de su 20ª Sesión-Conferencia, con motivo de las fiestas patrias, efectuada virtualmente vía-Zoom, el pasado viernes 18 del mes en curso, a partir de las diecinueve horas.

Como lo dejé asentado en la primera parte, y a manera de contextualización, el guion temático de contenido histórico desarrollado, fue el siguiente: 1- Llegada y expansión del imperio español y portugués al “Nuevo Mundo” (América) S. XV. 2- Causas internas e influencias externas de la Revolución de Independencia (1810-1821). 3- Antecedentes: Rebeliones durante la época colonial. 4- Ideario de los dos primeros grandes caudillos: HIDALGO y MORELOS. 5- Consecuencias inmediatas y mediatas de la GUERRA PATRIA O Revolución de Independencia 1810-1821.

Antes de cerrar la colaboración anterior, les compartimos parte de la interesante intervención del doctor y académico Eduardo Antonio Lara Pérez, a la cual le damos seguimiento: … pero si entendemos un poco más de todo lo que ha transcurrido; vemos las causas y los efectos de todo lo ocurrido, me hizo reflexionar mucho. Porque cuando se habla de México y de los mexicanos, tal pareciera que hay gente que se siente indígena o con cierta aberración a los españoles o a la cultura española. O hay gente al revés, que se siente muy español y menos indígena; y yo quisiera si me lo permite decir, que nos costó 289 de la caída de Tenochtitlan a la Independencia, crear verdaderamente lo que es un sentimiento NACIONALISTA. 

Al menos para mí –continuó el doctor–, esa es la verdadera conquista española. Porque la gente ignorante, sin estudios, que había nacido de un mestizaje, ese mestizaje generacional pues llegó al convencimiento de un mestizo que precisamente fue Miguel Hidalgo, de decirles: vamos a luchar por esta tierra que es su tierra y por la Virgen María [Virgen de Guadalupe]. Y entonces la gente a partir de ese momento, pues ya no se siente ni indígena, ni esclavo, ni nada. Sino que somos MEXICANOS. Y después, todo lo que ha trascurrido de transformación evolutiva, de un país tan grande, con poca gente, entendida y entendiendo y capaz de tomar decisiones congruentes, hasta la creación, siento yo, del MÉXICO MODERNO.

Sostiene el Dr. Lara Pérez: Para mí, el México moderno empieza a partir de la INMIGRACIÓN española, de los exiliados españoles en 1939…

Reanudamos nuestra precitada exposición relativa a las influencias o factores externos de la Guerra Patria o Guerra de Independencia. Se enfatizó lo de Guerra Patria, porque tanto los criollos, como los mestizos, los indígenas, como los negros, se les hablaba de la Madre Patria (España), pero ambos sentían que aquí era en donde tenían que rescatar su PATRIMONIO milenario, sobresalientemente los indígenas y mestizos, para construir verdaderamente su PATRIA.

De manera práctica y geopolíticamente hablando, la Independencia de las trece colonias inglesas en los Estados Unidos (USA), también levantó el ánimo libertario no solamente de los habitantes de la Nueva España, sino de todas las colonias bajo el dominio del imperio español. 

Y quizá, algunas personas duden de la enorme influencia de la Revolución Francesa, pero es indiscutible, que la misma, estrujó el pensamiento del mundo entero. Destacándose las ideas progresistas, revolucionarias de: Juan Locke, Juan Jacobo Rousseau y Carlos de Secondat Conde de Montequieu. Ideas que se condensaron en dos obras importantes e influyentes en los tiempos modernos: la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano y al Constitución Política Francesa de 1793. Considerados ambos documentos, como el fruto maduro de la Filosofía de la Ilustración.

Por lo que hace al subtema 3. Referimos, que según investigaciones del reconocido historiador Agustín Cué Cánovas, a quien conocimos personalmente, fueron aproximadamente 100 movimientos rebeldes los que se suscitaron durante los tres siglos de dominio español, destacándose heterogéneamente los siguientes casos, para que veamos que las rebeliones, motines y exigencias violentas no fueron exclusivas de un solo grupo o etnia: Rebelión de los indios Cascanes, desde Nayarit hasta Zacatecas en 1542. Conjuración de Martín Cortés (hijo de Hernán Cortés) 1565-1566. Rebelión del Negro Yanga en Orizaba, Ver. 1609. Motín popular en la ciudad de México 1697. Rebelión de los esclavos de las haciendas vecinas a Córdoba, Ver. 1735. Sublevación de indios mayas encabezados por Jacinto Canek 1765. Tumulto de mineros de Real del Monte 1766. Tumulto de más de 3 mil mineros del Cerro de San Pedro y del pueblo de San Nicolás (SLP) 1767. Rebelión de trabajadores mineros en Guanajuato y en Pachuca 1776. Rebelión del Indio Mariano en Tepic, Nayarit, 1801.

Al desarrollar el punto cuatro relativo al ideario de los dos primeros grandes caudillos de la insurrección independentista: HIDALGO y MORELOS, sustenté que don Miguel Hidalgo y Costilla, quien nació en 1753 y murió en 1811; fue un sacerdote entregado a las ingentes necesidades de los pobres, hombre culto de vasta ilustración. Militante de un rito masón, quizá el Rito Escocés, que basó sus ideas independentistas de liberación nacional, en las obras filosóficas de los ENCICLOPEDISTAS.

Infatigable impulsor de artesanías e industrias en su Curato y organizador de sesiones recreativo, literario-culturales. Suscribió en Valladolid, el 19 de octubre de 1810, el primer BANDO en toda América, ABOLIENDO la ESCLAVITUD. Su idea esencial: CREAR UNA PATRIA en provecho de todos los habitantes de la América Hispánica. 

Durante su estadía (dos meses) en Guadalajara, editó ocho números de EL DESPERTADOR AMERICANO, destacándose el número 4, que apareció públicamente el 20 de diciembre de 1810, Hidalgo recordaba a los criollos que los españoles peninsulares poseían las minas más ricas, grandes haciendas, ocupaban los puestos administrativos y eclesiásticos más jugosos desde el punto de vista de las ganancias; decía que si los criollos querían ocupar su lugar debían combatir de su lado para lograr la independencia.

Fue precursor de reformas en el sistema de enseñanza, combatiendo el escolasticismo que tenía como base cognoscente el memorismo. El alto clero político-monárquico se ensañó con la EXCOMUNIÓN de Hidalgo, en edicto del obispo Manuel Abad y Queipo del 23 de septiembre de l810.

Sobre José María MORELOS y Pavón (1765-1815), sustenté que fue de ideas más avanzadas y radicales que las de su maestro el Cura Hidalgo, ajustadas a la realidad de la población novohispana. Ratificó los Bandos en contra de la esclavitud y la discriminación racial; y en defensa y rescate de las tierras comunales. Superando el concepto independentista de Hidalgo y demás iniciadores de la Guerra Patria, Morelos sostuvo: Ya no más España, ya no más Fernando VII…

Declara la Independencia de la Nueva España (México) aunado a la creación de una NACIONALIDAD con la impronta DEMOCRÁTICA y de la IGUALDAD y la SOBERANÍA que dimana inmediatamente del pueblo. Teniendo los DERECHOS del HOMBRE como la base y objeto de las instituciones sociales. 

Elaboró el trascendental documento SENTIMIENTOS de la NACIÓN (23 proposiciones) presentado y leído en el Primer Congreso Mexicano, realizado en Chilpancingo, Guerrero el 13 de septiembre de 1813; además presentó el Plan de Devastación. Propugnó y dio un carácter SOCIAL y AGRARIO a la naciente PATRIA MEXICANA… 

Conclusión: Sobre la necesidad de conocer nuestra Historia Patria y Matria, del prólogo de José Saramago a la obra de Juan José Téllez (“Moros en la costa”), destacamos lo siguiente: “Aquel que antes fue explotado y perdió la memoria, acabará explotando a otros. Aquel que antes fue despreciado y finge haberlo olvidado, refinará su propia capacidad de despreciar. Aquel a quien humillaron, humillará con más rencor”.

En un día como hoy, 28 de septiembre, de 1821 se promulgó la Independencia de México.