Opinion

La guerra por el agua

“El México desigual, en lluvias el norte temporalero, el sur bendecido. Mi reconocimiento y admiración a las mujeres y hombres del campo”.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 30 agosto 2020 | 05:00

En Chihuahua, la situación hídrica se encuentra en estado crítico, en supervisión de servicios coronarios intensivos, resultado de la irresponsabilidad e insensibilidad oficial (sin importar tintes partidistas), por el cambio climático, el aumento de población agrícola y un viejo tratado de Aguas Internacionales, que ha dejado en la orfandad a cientos de productores, que luchan por mantener sus cosechas; el agro sobrevive sin apoyo de créditos, sin subsidios de la CFE, sin agua, por décadas han sido traicionados por los gobiernos en turno. 

Hace años un exgobernador dijo: “Chihuahua es el único desierto del mundo que exporta agua”, por desgracia, así es. Hoy, los agoreros del desastre politizan el tema, le apuestan a la división, el target: ganar el voto verde para el 2021.

México y Estados Unidos se comparten agua de los ríos Colorado, Bravo y Tijuana, ambos países firmaron lo que se conoce como el Tratado de Aguas Internacionales de 1944. De acuerdo a este instrumento internacional, cada cinco años, México debe entregarle varios millones de metros cúbicos a Estados Unidos. La entrega en este 2020, ha desatado enfrentamientos entre pobladores de Chihuahua y la Guardia Nacional, plantones frente a Palacio de Gobierno (estatal) y dependencias federales, bloqueos de casetas. Las largas sequías, la miopía y sordera institucional han avivado la pugna, los productores o se mueren por COVID o de hambre por falta de riego.

La crónica periodística señala que grupos de agricultores de la entidad, desde principios de año hasta la fecha ha denunciado a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de opacidad por no proporcionar información clara respecto al volumen de líquido que se está entregando a Estados Unidos y por la urgencia de dicha dependencia de sacar el agua de tres presas que ellos usan para el riego de sus cultivos, El Granero, Vírgenes y Boquilla. Los agricultores aseguran que si el gobierno empieza a vaciar las presas, se quedarán sin agua para sus cultivos y piden esperar hasta el mes de octubre, cuando termina la temporada de lluvias.

Autoridades de la 4T señalan que el gobierno no quiere arriesgarse esta vez a no cumplir con el tratado. De conformidad con lo estipulado en el Tratado de Aguas de 1944 y en el Acta 234 de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (organismo internacional creado en 1889), México no puede incurrir en adeudos por dos quinquenios consecutivos. El ciclo 34, que concluyó el 24 de octubre de 2015, cerró con un déficit de 324.7 Mm3. Si bien este adeudo fue cubierto en el primer año del ciclo actual, el ciclo 35, concluye el 24 de octubre de 2020. 

Llevar el agua de México a Estados Unidos es un proceso tardado tanto por la distancia como por la capacidad de desfogue de cada embalse. Blanca Jiménez, titular de CONAGUA pone de ejemplo la presa El Granero, donde según su dicho, el agua tarda un promedio de 57 horas para llegar hasta el punto de entrega; mientras que de La Boquilla tarda en promedio 5 días. “De allí la urgencia de mantener abiertas las compuertas para cumplir con nuestros compromisos internacionales”.

Agricultores alegan: “si no llueve, las presas van a quedar con 464 millones no mil 911 millones como dice el gobierno, y con esos 464, la columna vertebral de la agricultura en Chihuahua no riega”.

Agrupados en la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH), productores agropecuarios de las localidades de Camargo, Aldama, Ojinaga, Coyame y Manuel Benavides han organizado bloqueos y protestas para expresar su desacuerdo con la extracción de 75 millones de metros cúbicos de El Granero para cumplir con el Tratado Internacional de Aguas. 

Según CONAGUA, durante el quinquenio 2010-2015, México cerró con un adeudo, por lo que está obligado a entregar los volúmenes completos de ese y el actual ciclo (2015-2020) a Estados Unidos a más tardar en octubre del presente año. Por ello, funcionarios estatales de CONAGUA y el delegado federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera, se reunieron con representantes de la AURECH para negociar un acuerdo de extracción del agua. Sin embargo, los agricultores han señalado que la extracción llevaría al abatimiento de la presaEl Granero, lo cual implicaría dejarlossin agua para el resto del ciclo agrícola de este año.

Salvador Alcántar, presidente de la AURECH, en entrevista denunció que a lo largo de la historia del acuerdo entre Estados Unidos y México nunca se ha tenido que pagar por adelantado ninguno de los volúmenes de agua a Washington, tal como lo pretende la 4T. También mencionó que durante los últimos meses las autoridades federaleshan abierto las presas en Chihuahua sin revelar el destino del agua extraída de esos lugares, dijo: “Cuando se empezaron a hacer los planes de riego para el ciclo agrícola 2020, en ese momento empezaron a extraer de la presa El Granero 130 millones de metros cúbicos. Después, a la presa Venustiano Carranza le extraen 100 millones y, posteriormente, a la presa Marte R. Gómez le extraen 150 millones. Estamos hablando de un volumen de 380 millones de metros cúbicos que, al hacerle un cuestionamiento a CONAGUA de dónde estaban esos volúmenes y cuánta agua era para el pago del tratado, vimos que únicamente se habían aportado 24 millones. Andan volando alrededor de 356 millones de metros cúbicos de agua. En algo tuvieron que darle uso a ese volumen y nadie ha salido a darnos una contestación”. 

CONAGUA asegura que la decisión de incrementar el volumen de extracción no implica un riesgo a las actividades agrícolas. 

Desde principios del año, hasta la fecha, el presidente López Obrador calificó de falso que los agricultores de Chihuahua se queden sin agua por cumplir el convenio con Estados Unidos, dijo: “Quiero dirigirme a los agricultores de Chihuahua, en particular a los de la región de Jiménez, Delicias, Camargo, que están movilizados -no todos- preocupados, porque les han dicho que se van a quedar sin agua. Tenemos, que cumplir en octubre el acuerdo, en noviembre son las elecciones en Estados Unidos. Si un partido toma de bandera ya que no cumplimos con los acuerdos y empiezan a exigir que haya represalias, que nos cierren la frontera con aranceles, con cualquier pretexto, nos perjudican, incluso a Chihuahua… Es absolutamente falso, es una mentira. No se les va a dejar sin agua… Ahí andan aprovechándose de la circunstancia porque hay elecciones el siguiente año”. 

Como respuesta Alcántar señalo “Ahorita la gente está muy sensible por tanto atropello que han sentido los agricultores, desde diciembre a la fecha. [Desde entonces] empiezan a hacer propuestas para extraer 1000 millones de metros cúbicos de una de las presas de aquí. Si en ese momento no nos hubiéramos opuesto, ahorita tendríamos problemas por la disponibilidad del agua. Es un atropello tras otro. […]. Cada vez que vamos a tener una reunión con personal capaz de tomar decisiones a nivel nacional, sucede algo. Tenemos las minutas que hemos firmado para continuar en las mesas de trabajo e inmediatamente las violentan. Prácticamente nos han traicionado todas las veces”. 

Ante la guerra del agua, líderes de productores han enfrentado represalias, órdenes de aprensión, el gobierno local entabló compromisos de acercamiento con la Federación, por el bien de los agricultores que esto sea verdad, que lleguen a soluciones. De forma personal les comparto, al transitar por las carreteras y ver las desviaciones por los bloqueos, en vez de cuestionar y enojarse, uno se pone en su lugar, les brinda apoyo. Vivimos tiempos muy difíciles, de desempleo creciente, pobreza, contagios y fallecimientos por la pandemia que no cesa por el mal manejo oficial, violación a los derechos humanos, inseguridad y violencia, sequías que ahorcan a los productores y nuevos episodios de pirotecnia electoral al puro estilo de Netflix. La sociedad esta harta de políticos de parodia. Sumemos voces de conciencia, los productores no están solos.