Opinion

La inútil orden ejecutiva del gobernador texano Abbott

.

Eduardo Ruiz-Healy

viernes, 23 septiembre 2022 | 05:00

Desde el 30 de marzo de 2016 a la fecha, el gobernador republicano de Texas (TX), Greg Abbott, ha emitido 42 órdenes ejecutivas basándose en una ley de su estado que lo autoriza a emitir, enmendar o rescindir órdenes ejecutivas, proclamaciones y reglamentos que tienen fuerza y efecto de ley.

Ayer, Abbott emitió su Orden Ejecutiva No. GA-42 relativa a la designación de cárteles mexicanos de la droga como organizaciones terroristas extranjeras. Se refirió específicamente a los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación y "cualquier cártel mexicano de la droga en situación similar que pueda ser identificado en proclamaciones posteriores".

Estas son algunas de las razones que el gobernador anota para justificar su orden:

Los cárteles son responsables del tráfico de cientos de millones de dosis letales de fentanilo en TX y Estados Unidos;

Más de 1600 texanos murieron por consumir fentanilo en 2021, un aumento de más del 680% desde 2018; el número de muertos sigue aumentando;

Los cárteles también trafican a seres humanos a través de la frontera entre TX y México y los someten a agresiones sexuales, trata de personas, agresiones, extorsión y otros actos deshumanizantes, violentos y atroces;

La oleada de personas que entran ilegalmente a TX plantea una amenaza continua e inminente de desastre para varios condados;

Miles de hombres y mujeres de la Guardia Nacional y del Departamento de Seguridad Pública de TX han sido desplegados para asegurar la frontera, y desde marzo de 2021 han incautado más de 336 millones de dosis letales de fentanilo;

El presidente Joe Biden ha declarado una emergencia nacional debido al 'tráfico hacia los EEUU de drogas ilícitas", pero aún no ha designado a los cárteles como organizaciones terroristas;

Designar a los cárteles como organizaciones terroristas extranjeras permitirá mejorar la aprehensión y enjuiciamiento de sus integrantes y la interrupción de sus actividades.

En su orden ejecutiva, el gobernador le da siete órdenes al Departamento de Seguridad Pública de TX con el fin de investigar, combatir y desmantelar con más efectividad a los cárteles.

La orden de Abbott no contiene nada nuevo y es evidente que solo busca posicionarlo favorablemente ante la opinión pública como un acérrimo enemigo de los narcotraficantes mexicanos que se ve obligado a combatir debido a la supuesta debilidad del gobierno de Biden para actuar contra ellos.

En las elecciones del 2 de noviembre entrante Abbott buscará reelegirse por tercera ocasión. La encuesta más reciente realizada por The Dallas Morning News y la Universidad de TX en Tyler, le da una ventaja de nueve puntos porcentuales sobre su rival demócrata Beto O'Rourke (47% vs 38%).

También busca fortalecer la imagen de su Partido Republicano para que los candidatos a congresistas federales de dicho partido ganen en la mayoría de los 36 distritos electorales que hay en TX.

La orden ejecutiva de Abbott, que pertenece a la extrema derecha, no servirá de nada porque solo busca desprestigiar al gobierno de Biden, al Partido Demócrata y sus candidatos y exacerbar más el sentimiento antimexicano de muchos texanos. Pura politiquería.

Al final del día, el fentanilo seguirá entrando a TX y al resto de EEUU y matando a cada vez más personas.

Twitter: @ruizhealy