Opinion

La Miss Universo chihuahuense

.

Carmen Urías

viernes, 28 mayo 2021 | 05:00

“Un ganador es un soñador que nunca se rinde”

Nelson Mandela 

Hace unas semanas, Andrea Meza fue coronada como Miss Universo 2021. Y claro, las redes y la opinión pública se dividieron en comentarios ante el logro de la chihuahuense. 

Miss Universo, en sus inicios fue creado para resaltar el “ideal” de la belleza femenina; esos eran otros tiempos y poco espacio tienen en la concepción hoy en día. Incluso, con la visibilización masiva de los movimientos feministas, para muchas personas es un concurso que exhibe a la mujer como un objeto, como “algo bonito”. Sin embargo, ahora, es la plataforma ideal para visibilizar temas incómodos en el mundo. 

La mediatización de los movimientos feministas ha logrado visibilizar muchos problemas: la violencia contra las mujeres, los feminicidios, la discriminación, la desigualdad salarial, entre otros. Sí, los visibiliza; eso es bueno, al menos, si consideramos que se ven lejos que terminen en lo inmediato. Eso es el primer paso: visibilizarlos e irlos atendiendo. Es el primer paso para erradicarlos. Hay que ponerlos en la mesa, conversarlos, discutirlos, donde sea y como sea.  

A la mayoría nos llegó la emoción y el orgullo de ver a Andrea Meza cumplir su meta, ser la nueva Miss Universo. Yo sí me emocioné. Cuando vi su cara, vi a una mujer con determinación, disciplina y visión. Seguramente las personas que han llegado a donde están por tener esos atributos, pudieron sentir lo mismo. 

Esto va más allá de un “concurso de belleza”, es lograr una meta personal y claro, tener la plataforma ideal para hablar de temas incómodos, fuertes y difíciles que aún cuesta trabajo poner en la mesa. 

Andrea es una mujer que ha demostrado disciplina, perseverancia e inteligencia, emocional e intelectual. Esas son cualidades importantes, pues al margen de su figura y belleza, se advierte que mantuvo una acción diaria para alcanzar sus objetivos. Eso es parecido a lo que hacemos muchas mujeres, que no hemos ganado ningún concurso de belleza, pero que sí hemos tenido que ser disciplinadas, perseverantes y prudentes para obtener nuestros logros, sean cual estos sean. Ambos méritos, los de ella y de todas las mujeres, no son temas menores, sino comunes en la lucha diaria por el reconocimiento a nuestra labor.  

Andrea tiene la plataforma perfecta para visibilizar su campaña contra el acoso callejero, para visibilizar los feminicidios en el estado y en el país. En suma, tiene la plataforma perfecta para demostrar que una mujer que cuida su físico también es inteligente, sabe comunicarse y puede visibilizar los temas duros e incómodos que se viven actualmente. 

Es cuestión de tiempo, Andrea hará un antes y un después en la historia de esta plataforma llamada Miss Universo, nunca se ha hecho; una chihuahuense hará la diferencia. De eso estemos seguros.