Opinion

La nueva dirigente estatal de Morena

.

José Luis Contreras Cruz

viernes, 23 septiembre 2022 | 05:00

El pasado mes de agosto tuvo lugar la renovación de la dirigencia estatal de Morena en Chihuahua, donde salió electa la nueva dirigente estatal de Morena Briguite Granados, obteniendo la mayoría de votos de los consejeros estatales. A diferencia de otras elecciones de Morena, la de Briguite no obtuvo impugnaciones ni tampoco inconformidades, y la militancia de Chihuahua recibió con beneplácito su designación por elección, que es algo que en Morena da legitimidad. 

Pero no sólo la elección limpia es la explicación a la legitimidad de su designación, también es el trabajo de campo que por años ha hecho territorialmente desde antes de que Morena fuera un partido ganador, donde no sólo ha coordinado distritos electorales territorialmente hablando, también coordinó en territorio la campaña para gobernador de 2021 y antes, la campaña presidencial de AMLO. 

Todo lo anterior significa que ha trabajado con y desde las bases, con la verdadera militancia y sobre todo, con los fundadores del partido en el estado y a nivel nacional. Digamos que es una política ya que se ha hecho con y desde Morena. Por ello el respaldo a su elección y sobre todo, el respaldo a su proyecto. De personalidad tranquila y conciliadora pero comprometida con la 4T, y cercana a todos los grupos que por años ha trabajado con ellos, les conoce y la conocen, es un perfil que no sólo ha sido bien recibido para dirigir los trabajos de Morena en Chihuahua, al menos hasta 2025, también es un perfil que muchos pedían para la dirigencia estatal de Morena, el cual tiene que ser imparcial ante los dos liderazgos más identificados en Chihuahua: Juan Carlos Loera de la Rosa y Cruz Pérez Cuellar. 

Llega en un momento complicado a la dirigencia estatal con un gobierno estatal y un congreso panista, pero también con el cuestionamiento a liderazgos morenistas como el de Cruz Pérez Cuéllar y Adriana Terrazas, ambos señalados de estar más cerca de la ideología, formas de gobernar y el PRIAN y sus liderazgos que con los de Morena, al menos a nivel estatal. Sin duda ella es más identificada con la corriente de los puros que con la corriente de los neo morenos, y no es tanto por su ideología ni su cercanía, sino por lo que ya se mencionó antes, ella ha visto a todos los liderazgos que se han sumado Morena llegar  y ha visto cómo lo han hecho, es decir no la pueden sorprender en ese sentido. 

El reto que tiene no es menor, ya que no sólo tiene que conducir a toda la militancia de Morena hacia los objetivos de la 4T y de Morena nacional: mostrar que como dice el Presidente “no iguales al PRIAN”. Mostrar que la forma de hacer política y de gobernar en Morena es como lo ha hecho el Presidente, y conducir al partido hacia las siguientes elecciones con fortaleza, liderazgo y mostrando la diferencia con el PRIAN. Ese será su mayor reto, sobre todo porque como ya se dijo, algunos liderazgos neo morenos parecen identificarse más con el PAN que con Morena e incluso se llevan mejor con ellos que con los propios morenistas. 

Su labor no será nada fácil ya que en tan solo un año inicia el proceso electoral (septiembre de 2023) rumbo a las elecciones de 2024 donde se elegirá todo, a excepción de gobernador o gobernadora, viene la renovación de regidores, diputados locales y federales, senadores, presidencias municipales y presidente de la República, y por lo que se ve en Chihuahua el reto es llegar fuertes, lo que se ve difícil ante la cercanía de algunos con la Gobernadora y panistas. Sin embargo, se necesitaba un liderazgo originalmente moreno en Chihuahua con esa legitimidad con el que llega. 

Aunque en Morena Chihuahua es muy conocida políticamente hablando, hacia el exterior se tiene pocas referencias de ella, los más de seis años de experiencia la han puesto en un lugar y un papel relevante para la 4T en Chihuahua y ahora tendrá que demostrar que todo ese trabajo realizado y toda esa experiencia adquirida que han llevado a ser dirigente estatal, le han dado las herramientas para conducir al partido en Chihuahua a asumir un rol protagónico pero sobre todo, a mostrar que como ha dicho el Presidente: No somos iguales al PRIAN. En hora buena por Morena que llegó con una dirigente fuerte y legitima, pero sobre todo una morena auténtica, que es lo que más pedían las bases.