Opinion

La nueva encarnación de la izquierda en México y sus siniestras intenciones

.

Jaime Rodríguez Chacón

martes, 05 marzo 2019 | 01:06

En el pasado emigramos de la revolución a la democracia, pero, no comprendimos que las democracias son imperfectas y perfectibles, son, sin embargo, el camino más seguro a la emancipación de los pueblos;  no son, quizá, el camino ancho espacioso y fácil de transitar  que al final conduciría a la ignominia, sino una senda angosta y llena de escollos, que conduce a la libertad.

Hoy, probablemente, como resultado de nuestra elección última, estemos transitando  de la democracia a la revolución  y, si es así, nada aprendimos del pasado, hemos ignorado la historia de nuestros vecinos latinoamericanos, y  estamos repitiendo sus propios  errores, nos hemos visto el ombligo, hurgamos en nuestro nacionalismo, perdimos la brújula del autoconocimiento  y  estemos tal vez, como un borracho en la punta de un mastelero, sin un punto de referencia; era tan fácil, como aprender de los errores ajenos volteando a ver a Venezuela, su historia, sus paradigmas: Hoy por hoy, un pueblo hambriento de justicia y libertad.

Por muchos años se nos ha dicho, que todos nuestros fracasos son culpa de las injerencias de los anglosajones; ¿será eso en parte cierto y en parte un mito? sin embargo, lo cierto es que  hoy, México,  está andando por el camino del retroceso económico y social, a causa de la implantación de un régimen centralista, con ideas vetustas, que no funcionaron en el pasado y, que, está desmantelando programas e instituciones que fueron benéficas para la población como: el seguro popular, el apoyo a las estancias infantiles; ataca y critica los organismos autónomos y hasta a las organizaciones civiles, va en contra de la reforma energética; tampoco tiene este régimen, un plan lógico y creíble para sanear las finanzas de Pemex, gigante petrolero, que tuvo una pérdida económica de 148,634 millones de pesos en este 2018, equivalente al PIB de toda la cadena comercial OXXO.

 La agencia Moody´s investor service, alertó de la probabilidad de cambio de la perspectiva de calificación crediticia de México, debido a presiones para las finanzas públicas, por los apoyos que el gobierno está dando a (Pemex) y la priorización del gasto social. El nuevo régimen, desprecia las advertencias de los expertos en economía y las calificadoras, en el sentido que se vislumbra poco crecimiento económico, por un obeso asistencialismo, poca inversión en obra pública, salvo el cacaraqueado tren Maya.” Al  reino de la ilusión llegaron malas noticias de la realidad” Gabriel Zaid” “¿Qué pasará en esta época de vacas flacas y gordas aspiraciones?” Moisés Naím.

 ¿Culparemos nuevamente a los norteamericanos, de haber siniestramente preparado un nuevo mesías, que nos prometería  conducirnos del desierto a la tierra prometida? O, voltearemos a ver a Rusia, quien tiene sus tentáculos extendidos sobre Latinoamérica, específicamente en Venezuela  y, muy sutilmente también  sobre México, ya que de otro modo, cómo se podría explicar, que el presidente Andrés Manuel, esté hoy apoyando dictaduras antidemocráticas como la de Nicolás Maduro sobre Venezuela, so pretexto de la no intervención en asuntos internos, lo cual es anticonstitucional, pues, la constitución, insta al presidente a  respetar  y hacer valer los derechos humanos de los demás países en conflicto. ¿Cómo lo podrá hacer si no se declara en contra de la tiranía?

¿Será el presidente Andrés Manuel una pieza clave para Rusia, en la cual también tendría injerencias el Estado Vaticano, para utilizarnos como peones en el juego por el poder mundial en América Latina? Digo esto, porque el tirano y deshumanizado Nicolás Maduro, solicitó la intervención del Papa, seguramente para legitimar su dictadura en el conflicto venezolano; algunos dicen, que, en su respuesta, el Papa no lo reconoció como presidente, porque lo nombró: Excelentísimo, que es el nombre que se daba a los Césares de la antigua Roma, empero, en ese sentido, si reconoce su investidura; no hay que olvidar que la religión ha sido utilizada a lo largo de la historia para someter a los pueblos, y el presidente Andrés Manuel, tampoco  es ajeno en utilizar esas valiosas y poderosas herramientas, para ganar la simpatía de millones, ya que utilizó las supercherías de los pueblos indígenas y los símbolos religiosos cristianos, en su investidura como presidente; también ha dicho que solicitará la intervención del Papa para pacificar a México; es obvio que eso le resulta más sencillo y redituable políticamente, que aplicar la ley y el estado de derecho, cosa que quiso hacer,  todo el tiempo transcurrido en las tomas de las vías ferroviarias por el grupo anárquico de la (CENTE) con un saldo preliminar de pérdidas para el sector privado por 18,500 millones de pesos.

Las señales que envía el Presidente Andrés Manuel en las conferencias mañaneras, es lo que ha ocasionado la desconfianza  de los inversionistas en el sector privado, pero, mucho más perjudicial ha sido sus declaraciones al afirmar que: “Para este gobierno, la función principal no es la detención de los capos que generan violencia en el país” la guerra contra el narco “ya concluyó” afirmó.

 Concluyó, no sólo la guerra contra el narco, además, con ello: el estado de derecho, las garantías individuales, la seguridad jurídica tanto para ciudadanos como empresas; con estos mensajes, los criminales, extorsionadores, secuestradores y narcotraficantes se sienten más seguros y reverdecen como la hierba loca. En un país abatido por la criminalidad y la violencia se necesita el uso legítimo de la fuerza pública del Estado o ¿cómo someterán las policías a los criminales?  ¿exorcizándolos con un crucifijo en la mano? No, por eso Dios les dio las armas, para castigo de los malhechores, pues no en vano llevarían la espada.