Opinion

La otra pandemia

“Son más los casos diarios de violencia en contra de las mujeres que los diagnósticos de coronavirus en el país”

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 31 mayo 2020 | 05:00

Violencia doméstica y feminicidios, la otra pandemia que sigue propagándose sin freno en México, pareciera que esta peste ancestral no tuviera cura, ni las recomendaciones de organismos oficiales internacionales, protocolos, legislaciones, alertas de género, activismo férreo de organizaciones de la sociedad civil y capacitación de los gobiernos en materia de perspectiva de género, han frenado la ola de violencia contra las mujeres, la cual se agrava según informes por las medidas de confinamiento por COVID-19. 

En México, reconocido a nivel mundial como país feminicida,según publicaciones del periódico español El País, son más los casos diarios de violencia en contra de las mujeres que los diagnósticos de coronavirus.

Como hemos dicho en colaboraciones anteriores, el COVID no sólo ha desencadenado el colapso económico y sanitario mundial, el encierro atiza los golpes y agresiones sexuales contra mujeres y niñas; además de duplicar o triplicarse el trabajo y cuidado doméstico. Las llamadas de auxilio no cesan, a pesar que la autoridad se empeñe en demostrar lo contrario y denostar las exigencias de las mujeres.

El presidente dijo: “Te voy a dar otro dato, que no quiere decir que no exista la violencia contra las mujeres, porque no quiero que me vayan a malinterpretar, porque muchas veces me sacan de contexto lo que digo: el 90% de esas llamadas que te sirven a ti de base, son falsas. Está demostrado. Y esto no es sólo por tratarse de llamadas que tengan que ver con el maltrato a las mujeres, esto sucede lo mismo en las llamadas que recibe el metro sobre sabotajes, sobre bombas; la mayor parte son falsas. Pero esto dicho, informado por las mujeres del gobierno federal, la Secretaría de Gobernación, la encargada del Instituto de... para atención a las mujeres, Nadine, que están preocupadas constantemente por este tema y atendiendo este tema. Entonces vamos nosotros a continuar defendiendo, protegiendo a las mujeres. Sin ser feministas, somos humanistas. Entonces, para que no se nos confunda. Sólo pedirles a todos que seamos lo más objetivo posible y que hablemos siempre con la verdad”.

Esta afirmación es distinta a lo que sucede realmente, que ha puesto en jaque a la Secretaria de Gobernación, reportes del SESNSP son claros en su explicación de por qué algunas se consideran improcedentes: “Se refiere a las llamadas recibidas en los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia (CALLE) que no se canalizan a ninguna corporación, al tratarse de bromas, hechos no relacionados con emergencias, o bien llamadas no contestadas o falsas, principalmente.De cada llamada de este tipo se registra uno de los ocho motivos por los que puede ser considerada improcedente: llamada muda, llamada incompleta, llamada de broma por niños, otras llamadas de no emergencia, jóvenes/adultos jugando, transferencia de llamada, insultos por adultos/llamada obscena y llamada de prueba.

Todos los reportes improcedentes quedan fuera del registro de llamadas reales y no se muestran en las estadísticas oficiales de reportes “procedentes”. Esto significa que el reporte de llamadas al 911 por violencia contra las mujeres que el SESNSP publica son reales y, como muestran los datos, han ido al alza.

Por separado, el Secretariado publica también un reporte mensual de las llamadas al 911 que tienen que ver con violencia contra las mujeres. El último es del 25 de abril, con datos actualizados hasta marzo, donde detalló que de los casi 4 millones de llamadas reales, el 7.56% corresponden a diversos “incidentes de violencia contra las mujeres”.En números totales, hubo 67 mil 081 llamadas de enero a marzo por “violencia contra la mujer”, 170 mil 214 por “incidentes de violencia familiar”, 57 mil 990 de “incidentes de violencia de pareja”, 987 por violación, mil 398 por abuso sexual y 2 mil 343 por acoso u hostigamiento. 300 mil 013 llamadas en total, que en marzo tuvieron un alza en todos los casos.

Ante este contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia mañanera del 20 de mayo, apuntó que la familia mexicana es fraterna y que no existe violencia en casa, textual: “¿Maltrato al interior de las familias? No, no, al contrario… se decía que iba a haber violencia intrafamiliar y no la hubo”. 

Datos oficiales dan fe de otra realidad, el Sistema Nacional de Seguridad Pública revela que en el primer cuatrimestre del año, es decir de enero a abril, se iniciaron 68 mil 468 carpetas de investigación por denuncias de violencia familiar, un 10% más que en el mismo periodo del año pasado.Sólo en el bimestre de marzo y abril, se denunciaron 34 mil 823 nuevos casos, casi 1 mil 500 más que los 33 mil 330 del mismo periodo de 2019.

Las medidas de confinamiento y la reducción de la movilidad por la crisis sanitaria se rompió el alza sostenida en las denuncias presentadas por este delito que se había mantenido desde el arranque del año. Los casos cayeron de 20 mil 232 registradas en marzo a 14 mil 591 en abril. 

Un fenómeno similar ocurre con las carpetas de investigación iniciadas por delitos sexuales, las cuales también registran un incremento este año. El balance de enero a abril de 2020 es 18 mil 275 denuncias presentadas, que equivalen a una tasa de 14.5 denuncias por cada 100 mil habitantes. Esto es un incremento superior al 10% en la incidencia de denuncias respecto al año pasado.

En materia de feminicidios, datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran que en el primer cuatrimestre de este año se reportaron 314 mujeres víctimas de feminicidio en todo el país. En comparación con el mismo periodo de 2019, donde se registraron 321 feminicidios, se trata de una ligera reducción del 2%.Empero especialistas han señalado que el asesinato de una persona es uno de los delitos con menor subregistro, ya que de oficio se inicia una investigación, en el caso específico de los feminicidios hay que tener cuidado al interpretar las cifras, ya que la clasificación de un feminicidio requiere que los fiscales responsables del caso lo cataloguen de inicio como un posible crimen de género. 

Esto significa que una cifra más baja o más alta de feminicidios, no necesariamente equivale a que haya mas o menos asesinatos, sino a que posiblemente se clasificaron de forma distinta los casos, como sucede en la mayoría de los casos. De acuerdo con criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, todo asesinato de mujer en México debería investigarse de forma inicial con protocolos de feminicidio, sin embargo, las fiscalías locales sólo reconocen como crimen de género un promedio uno de cada 5 asesinatos de mujeres.

Para visibilizar el grave problema que enfrentan las mujeres, debido a la falta de atención y/o desinterés de nuestras autoridades, copio las frases que ocupado el mandatario federal cada vez que lo cuestionan respecto al tema. “Los conservadores quieren mostrar al gobierno como contrario al feminismo y a la lucha de las mujeres”; “Lo del cuestionamiento sobre feminicidios es uno más de tantos cuestionamientos”; “No cesan las descalificaciones con este tema y otros, pero vamos a seguir como todos los días garantizando la paz y la tranquilidad, protegiendo a los mexicanos, hombres y mujeres, no podemos permitir crímenes de odio”; “Decirle a todas las mujeres de México que están protegidas, representadas, que estamos haciendo todo para garantizar la paz y la tranquilidad, y entiendo que nuestros adversarios estén buscando confrontarnos”.

“La única preocupación y ocupación tiene que ver con homicidios,Todo lo demás ha ido a la baja, hemos avanzado”; “Se decía que iba a haber violencia intrafamiliar y no la hubo, en una encuesta reciente se manifestó que una de las cosas que celebraba la gente es que hubo un reencuentro familiar, una de las cosas buenas que nos deja este mal, esta pandemia”.

Son tiempos convulsos, donde todo se agudiza, pérdidas de empleo formal, hasta ahora se contabilizan un millón, por desgracia, la cuenta seguirá, se engrosan los cinturones de pobreza y marginación, se incrementa la marea de robos a mano armada, extorsiones, secuestros, la violencia de género, falta de liquidez, etc., con esto, se avivan sentimientos de descontento social, temor por el futuro, debido a que no existe respuesta razonada sobre el camino que habrá de tomar la nación, sin culpar a sexenios anteriores, a sectores privados, a organismos oficiales, dejando la politiquería. No se puede tapar el sol con un dedo… Que las pandemias saquen lo mejor de nosotros mismos. Sumemos Voces de conciencia.