Opinion

La pandemia económica nos arrastra

.

Nicolás Juárez Caraveo

domingo, 22 marzo 2020 | 05:00

El efecto económico de la pandemia global del Covid-19 amenaza a traer mayores efectos que los de salud, donde Chihuahua por su posición geográfica y económica en el desarrollo del país obtendría un impacto devastador en la economía familiar, y al momento no se observan ninguna medida que pueda frenar esta caída libre, y nuestros gobernantes se muestran temerosos y con estrategias fallidas.

El cierre de la frontera con los Estados Unidos, la suspensión aunque se diga temporal de la producción en cientos de centros de la industria maquiladora, y el confinamiento social que cada día cobra mayor impacto ya empieza a generar los primeros problemas económicos en la entidad.

Y desde luego estos efectos se sentirán de inmediato en los que viven al día; de miles de personas que con su trabajo diario tratan de llevar el sustento a sus casas, seguidos por quienes tratan con mico y pequeños negocios ayudar en su economía, pero que difícilmente pueden sobrevivir más de un mes sin ingresos.

El adelanto de las “dádivas” que entrega el Gobierno federal a los adultos mayores en ningún momento paleará el difícil tramo que esperan miles de mexicanos y de pronto se quedarán sin opción de ingresos, sin empleos.

Aquí en Chihuahua las autoridades también se han quedado cortos ante este negro panorama, el gobierno del estado a nombre del titular del ejecutivo, Javier Corral Jurado, adelantó que cancela el Plan de Inversión que en meses pasados anunció con bombo y platillo, por un gris plan de emergencia económica para el estado, en “protección del empleo, apoyo y respaldo a las micro, pequeñas y medianas empresas y a la economía”.

Como todos los anuncios que ha realizado Javier Corral, este plan emergente sólo fue de discurso, no se aporta mayor información sobre la inversión que se realizará, las modificaciones fiscales ni la temporalidad en que se aplicará, por ello no se puede siquiera pensar en su impacto, positivo o negativo, lo que sí es cierto es que las obras anunciadas hace tiempo y que aún no empiezan, podrían traer un impacto directo por la generación de empleos que ahora se cancelan.

Así es el panorama en Chihuahua, no hay rumbo, ni líderes que puedan ofrecer una esperanza, por lo que el panorama es desolador, y más aún cuando varios coinciden que ante la falta de empleos y formas honestas de obtener el sustento diario, la delincuencia se puede disparar.

Varios economistas, entre ellos Jorge Chávez Presa, Jesús Reyes Heroles, Aleida Azamar, Laura Iturbide Galindo y Pablo Alvarez Icaza pronostican un negro panorama ocasionado por la caída del precio del petróleo, la fragilidad  cambiaria con un dólar altísimo y la baja de producción a nivel internacional.

El impacto económico que prevén los especialistas es devastador, tomando en cuenta que nuestro país ya se encuentra en crisis económica, donde la actividad industrial ha caído durante los últimos 16 meses, la inversión privada sigue cayendo y el gobierno no ha ofrecido confianza en la inversión.

El tema petrolero es sin duda la mayor preocupación, al ser la principal fuente de ingresos del país y que tiene colapsadas las finanzas públicas, por lo que se transita a una fuerte crisis económica y financiera.

En particular para la entidad, al ser su principal fuente de ingresos la industria maquiladora, se observa un fuerte impacto en la producción, donde la actividad china ya se ha visto sustancialmente afectada por el cierre, con una fuerte desaceleración que tiene efectos en los exportadores a ese país. Según el Banco Mundial, las mayores fuentes de importaciones de China son Corea, el Japón y otros países asiáticos.

Estamos frente a un problema fuerte de mercado, donde las empresas manufactureras dependen de los insumos intermedios importados de China y otros países afectados por la enfermedad.

Por lo pronto, tanto empresarios como empleados deben tener en cuenta lo que dispone la Ley en materia de emergencias sanitarias, es decir, cómo deben actuar en el caso de una emergencia sanitaria como la que se presenta.

Primero, es necesario que las autoridades federales emitan la declaratoria de Emergencia Sanitaria, cosa que no ha pasado aún en México, lo que obligaría a los empleadores a pagar a sus trabajadores una indemnización equivalente a un día de salario mínimo general vigente, por cada día que dure la suspensión, además de que no podrán trabajar mujeres en períodos de gestación o de lactancia, y menores de edad.

En un pequeño recorrido por las calles de la capital de Chihuahua ya se empieza a ver un panorama desolador, negocios pequeños vacíos, muchos locales comerciales en renta o venta y los restaurantes vacíos o con escasos clientes.

Y ¿qué hacer ante este negro panorama?, por lo pronto, lo más importante es exigir a nuestros gobernantes acciones que generen confianza, con programas de verdadero apoyo económico y no simples declaraciones, y desde luego, generar cadenas de apoyo a esos pequeños y micro empresarios, de donde dependen miles de chihuahuenses para subsistir.