Opinion

La polémica por los candidatos

.

Carmen Urías

viernes, 12 febrero 2021 | 05:00

“He llegado a la conclusión de que la política es demasiado seria para dejarla en manos de los políticos”. 

Charles de Gaulle

Hace unas semanas se dieron a conocer los nombres de las mujeres y hombres que se han registrado como precandidatos a Diputados Federales por los diversos partidos políticos con registro nacional. Para sorpresa de muchos de nosotros, encontramos en ellos a varios artistas y deportistas. 

La polémica y la reacción en redes sociales no se hicieron esperar; entre burlas y reconocimientos, la conversación se basó en esas candidaturas. Algunos los cuestionaron, otros más las aplaudieron; nosotros, las analizamos. El tema obviamente sigue dando de qué hablar. 

El descontento hacia las figuras políticas de trayectoria fue notorio en 2018. Las urnas hablaron junto con el efecto “AMLO”. Sin embargo, en estas elecciones ni los partidos ni los candidatos la tienen fácil; a los políticos de trayectoria les toca dar un giro a su comunicación para lograr la frescura que puede tener un desconocido o un deportista. Estos, frente a la sociedad están legitimados y no desgastados. 

Las y los políticos de “toda la vida” saben que esta carrera es de resistencia, que se requiere disciplina y esperar los tiempos. Estar listo para ser, no ser, y para dejar de ser. Se requiere habilidad de negociación para llegar a acuerdos. Sin embargo, han demostrado que se pueden tomar buenas y pésimas decisiones, porque el tema de la corrupción ha tenido presencia constante.

Los deportistas se caracterizan por su disciplina, pero también han vivido en carne propia la falta de apoyos por parte de diferentes gobiernos y legislaturas. Saben que para representar a su país no basta ser bueno, hay que invertirle recurso propio. 

Los partidos políticos son un vehículo para llegar al poder, un vehículo para llegar a San Lázaro. Ya comprobamos que ser independiente es muy caro y se requiere estructura para sobrevivir en la toma de decisiones en el ambiente político.

No afirmo que echando a perder se aprende, pero a como está el país: desbordado por una pandemia y desbordado en inseguridad, es cuando los ciudadanos asumen su fuerza. Efectivamente, nosotros vivimos esa carencia y soportamos la inseguridad; por ello, cuando se nos ofrece la oportunidad de llegar a ser legislador por algún partido político, me parece una excelente oportunidad para contribuir a la toma de decisiones en el país. 

A veces se nos olvida que la política la ejecutamos a diario, en la casa, con los amigos, en el trabajo; nos resistimos a hablar de ella y a discutirla. Decir que no nos interesa, sólo refleja la ignorancia en la que vivimos. Por ello, qué bueno que gente con visión y disciplina se interese en aspirar a los cargos populares. La pluralidad puede mejorar el rumbo del país.