Opinion

La traición del gobernador al “Chihuahua Iluminado”

.

José Díaz López
sábado, 11 mayo 2019 | 05:00

El proyecto “Chihuahua Iluminado” de Maru Campos está encontrando más resistencia social y mediática de la que tenían calculada. Habida cuenta de que aún falta, y mucho, por transitar, parar ser aprobado en las oficinas del gobierno federal, cuyos titulares han sido fuertemente “denostados”, estigmatizados por la propaganda y los grupos de la alcaldesa. ¡Cómo se les ocurre “pelearse con la cocinera”, atacar a quienes van a dar el sí o el no federal a dicho proyecto!  

¿Y ahora ¡con qué cara van a tocar las puertas del gobierno federal si lo han atacado por todos lados!?

En las redes sociales y en los medios de comunicación la enorme ola popular contra el proyecto de los ¡iluminados” tiene profundamente dividida a la sociedad y a la imagen de Maru Campos muy zarandeada. Se metió en una trampa ratonera, que por donde se le quiera analizar no va sacar “que$$$o”, sino deslegitimación y debilidad a su futuro político.  

Y decimos “trampa ratonera” no sólo por meterse en ella en busca de “que$$$o”; sino también  porque ahí hay traición del gobernador Corral a la alcaldesa. ¡O a poco la orden para que la hija de Carlos Borruel votara en contra de Maru Campos y los dos regidores en el Ayuntamiento de Juárez votaron por el proyecto iluminado de Cabada, no descubren al Gobernador golpeando a la alcaldesa!? ¡Claro que sí!. Esos votos fueron ordenados desde Palacio y lisa y llanamente, nos hacen ver que Corral y Madero están operando para descarrilar a la alcaldesa. 

Quienes calcularon la estrategia para posicionar ese proyecto ante la población no calcularon la intensa y extensa ola de desaprobación a dicho proyecto en los medios, cafés, universidades, redes sociales etc. 

Y ese es el motivo, el miedo a que la mayoría de la población le espete un rotundo ¡NO! a su “iluminación” por lo que se niegan, ¡ni en sueños lo quieren!, llevar a cabo un plebiscito sobre el tema. 

Es tan grave y desgastante el problema en que se metieron Maru Campos y su equipo, que se han divorciado aún más de la opinión de la población, pues tienen miedo a que les rechacen, ¡y feo!, el “Chihuahua Iluminado”. Por eso ella y su equipo han corrido despavoridos a protegerse, y al proyecto, en las cúpulas empre$$$ariales y ciertas Ong$$$ a la medida. Desestimando ¡totalmente! la opinión universal de los ciudadanos. Han puesto todas las fuerzas, en consensuar en algunos organismos empresariales ese malogrado proyecto.

Pero las redes sociales y la opinión pública han encontrado en los medios, el espacio para expresar su opinión ¡muy contraria y clara! al mismo. Está muy claro que la mayoría de los ciudadanos se oponen al “Chihuahua Iluminado”.

Por ende legitimidad y otrora buena imagen que se tenían antes de la presentación de dicho proyecto, ha disminuido notablemente.

En consecuencia ha perdido también poder para lograr la candidatura del PAN a la gubernatura. 

A ese “Chihuahua Iluminado” ya lo podemos llamar “el Waterloo” de Maru Campos.

Otro aspecto, que agrava aún más la viabilidad de la “ratonera iluminada” y que empieza a denotar que  no se hizo un cálculo completo por los estrategas de Maru Campos, es el hecho ineludible de que después del Legislativo, tienen que pasar a la instancia federal para aprobarlo. Ahí se van a topar de frente con aquellos funcionarios federales a los que han atacado en las redes y en el discurso. Se toparán de frente con la “cocinera” vilipendiada.

La propaganda de la alcaldesa hace creer a la opinión pública, que al ser aprobado por el Congreso local su proyecto, inmediatamente pasarán a la etapa de licitar a nivel nacional a las empresas que quieran concursar para ser concesionarios de la “iluminación” por más de 15 años y por más de 16,200 millones.

¡Oh terrible realidad que con un traicionero Waterloo te cruzas en la mala fortuna de la alcaldesa!: ¡el proyecto tiene que ser aprobado en las oficinas del gobierno de López Obrador! Y teniendo en cuenta de que en las redes sociales y en la opinión pública se ha desatado una guerra de los defensores del proyecto contra el partido Morena y el Presidente de la República, preguntamos: ¿adónde irá a parar el “Chihuahua Iluminado”? Independientemente de que el proyecto viola la ley en el sentido de que ninguna administración puede ni debe aprobar proyectos que comprometan el presupuesto y perjudiquen a las que les siguen, etc. 

¿O a Marú Campos ya le prometió el gobernador y Madero, ¡sí cómo no!, que hablarán con AMLO para  reforzarle su camino a la gubernatura? ¡Ajá! ¡Los traidores, traicionan siempre!