Opinion

Les robaron, les mintieron y los traicionaron

.

José Ignacio Gallardo

jueves, 27 mayo 2021 | 05:00

Ciudad Juárez.- Algo pasa al interior del partido Morena en esta ciudad y en el resto del estado de Chihuahua. Los verdaderos morenistas se sienten cada día más traicionados, utilizados y decepcionados. Esa inconformidad la habían tenido oculta, pero parece que ya no resistieron más. Una serie de desplegados han aparecido en redes y medios y en ellos son muy claros los reclamos de morenistas defraudados. Están molestos, se sienten desplazados y traicionados. Se nota que hasta la esperanza han perdido. Y es numeroso el grupo de morenistas que está inconforme dentro del partido que se asume como la esperanza de México.

Estuvieron retrasando cualquier tipo de manifestaciones de inconformidad, con el fin de no afectar al partido, pero la presión, y la propia dignidad finalmente los hicieron claudicar en su propósito de no dañar a Morena con sus reclamos. La principal queja que se observa en estos reconocidos morenistas en su manifiesto, es que la dirigencia estatal y municipal de Morena les abrió las puertas de par en par a figuras muy identificadas con el PRI y el PAN. Precisamente los dos partidos a los cuales el presidente Andrés Manuel López Obrador dedica sendas críticas todos los días durante las conferencias mañaneras.

Sin embargo, en el fondo de su reclamo dejan ver que a ellos la dirigencia morenista les ha mentido al prometer procesos transparentes de selección de candidatos. Sienten que les han robado candidaturas a militantes morenistas preparados y con trayectoria limpia. Pero también se sienten traicionados, ya que todo el discurso moralista en el que se apoya el presidente de la República y Morena, se cae estrepitosamente al incluir personajes que no representan en lo absoluto los postulados e ideales del partido. 

Es tanta la molestia y el desencanto de estos grupos de inconformes, que han abandonado toda actividad de apoyo a varios candidatos considerados como non gratos. Y de seguirse contagiando esta inconformidad, el desgano privará al interior de las campañas de los candidatos que nunca lograron hacer operación cicatriz incorporando a los reclamantes al trabajo proselitista. Lo peor pudiera estar por venir en lo que resta de las campañas, ya que si militantes convencidos ya estallaron, qué respuesta se puede esperar de la ciudadanía al constatar que la mayor parte de los candidatos morenistas hasta hace muy poco militaban y hasta dirigían el PAN o el PRI.

Estas inconformidades de militantes son un adelanto de la factura política que deberán pagar los dirigentes morenistas por sus decisiones. Esta molestia refleja que estos grupos no lograron asimilar y adaptarse a la idea de estar colaborando y apoyando campañas que impulsan a personajes que no hace mucho ellos mismos criticaban y rechazaban.

Esto choca frontalmente con el discurso lopezobradorista. Por dignidad no pudieron apoyar a políticos que han sido señalados en el pasado y no precisamente por sus buenas acciones. Pero esta situación no es privativa de Juárez y el estado de Chihuahua. En muchas partes del país Morena prefirió lo malo por conocido de expriistas y expanistas, que a buenos cuadros morenistas. El domingo 6 de junio se sabrá si la apuesta al pasado le funcionó a Morena y a sus dirigentes.