Opinion

Libros conspiradores

Culto no es aquel que lee más libros. Culto es aquel capaz de escuchar a otro: Eduardo Galeano

Sergio Sarmiento

lunes, 16 noviembre 2020 | 05:00

Ciudad de México– El presidente López Obrador piensa que toda discrepancia es producto de la maldad. Podríamos quizá reaccionar con indiferencia, pero cuando el político más poderoso de México se lanza contra una de nuestras instituciones culturales más respetadas, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, hay razones para temer. 

El 13 de noviembre AMLO dedicó uno de sus habituales ataques mañaneros a la FIL. El cuestionamiento surgió de la nada, después que un reportero le preguntó sobre la acusación del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, de que "su actual administración está pagando a medios digitales de redes sociales para golpearlos". El Presidente negó la afirmación, nunca comprobada, y defendió a "la compañera Jessy [Martha Jessica Ramírez González], que está aquí en Presidencia conmigo, que es la que me toma los videos, pero que es un alma de Dios, o sea, incapaz", y "Jesús" Ramírez Cuevas, quien "es un profesional, es una gente honesta, limpia". 

Tras esta defensa loable de sus colaboradores, el Presidente se lanzó primero contra el gobernador y después contra la FIL. Alfaro, dijo, "tiene su posición, él pertenece a este bloque de conservadores, él se lleva muy bien con el líder de la Universidad de Guadalajara, un líder histórico, [Raúl] Padilla. Fíjense, la Feria del Libro de Guadalajara, las últimas, dedicadas en contra de nosotros. Pero no solo eso, porque traen a Vargas Llosa, ahí Aguilar Camín y todos ellos, Krauze. Bueno, me entero de que en España le entregan el premio, claro, a la Feria del Libro de Guadalajara, el Príncipe de Asturias, a la Feria del Libro de Guadalajara y el que lo recibe es ni más ni menos que Padilla, es el que da el discurso. Y me llamó muchísimo la atención un renglón: 'Debemos de defender el libro del populismo'. Pero es la decadencia, pero no sólo de México, de las universidades, de la intelectualidad, de los que otorgan estos premios". 

Se necesita ser muy perverso, o ignorante, para afirmar que las últimas ferias de Guadalajara "han estado dedicadas en contra de nosotros" (y, sí, preocupa el plural mayestático). En 2019 acudió el liberal Mario Vargas Llosa, y sabemos que el Presidente se siente incómodo ante las ideas liberales, pero también estuvieron Luisa Valenzuela, David Huerta, Margo Glantz y cientos más. A lo largo de los años han participado María Elena Álvarez-Buylla, Sabina Berman, Ernesto Cardenal, Cuauhtémoc Cárdenas, Tatiana Clouthier, Mario Delgado, Gabriel García Márquez, Carlos Monsiváis, José Mujica, Nicanor Parra, Elena Poniatowska, Jesús Ramírez Cuevas, Olga Sánchez Cordero, José Saramago, Paco Ignacio Taibo II y muchos más. La lista no parece una conspiración del liberalismo, ni refleja "la decadencia. de las universidades, de la intelectualidad". 

Es triste que el Presidente no sepa que, desde 2014, el máximo galardón cultural del mundo de habla española se llama Princesa de Asturias, no Príncipe. El discurso pronunciado este 2020 por Padilla, fundador y presidente de la FIL, fue, por otra parte, impecable: "Los libros, y en general la letra impresa, se alimentan de la libertad y a la vez la amplían. La modernidad política apareció con la libertad de imprenta, con el derecho a escribir y publicar sin restricciones. Defendamos este valor fundamental, con más razón frente a los gobiernos populistas que hoy amenazan nuestra herencia liberal y ponen en riesgo la democracia". Suscribo. 

 

Sin falta

AMLO atacó a Guillermo García Alcocer cuando era presidente de la CRE hasta forzar su renuncia. Ahora la SFP lo inhabilita sin razón. Él hizo público en su momento que un pariente en cuarto grado participaba en una empresa que solicitaba un permiso, pero el pleno de la CRE aceptó su participación en la sesión. No hubo ninguna falta.