Opinion

Llegó la hora

.

Carlos Irigoyen

viernes, 26 marzo 2021 | 05:00

Ciudad Juárez.- La loca carrera por el 6 de junio está aquí, se declara oficialmente abierta la temporada de caza de votos, en abril se abrirán un sinfín de buenas intenciones ofertadas en ocasiones por personajes cuya piel de oveja no alcanza a cobijar el pelambre de lobos que tienen. 

En esta ocasión tendremos “padrino de lujo” en el arranque de la jornada electoral, no es de casualidad que el presidente haya anunciado que pisaría tierras juarenses hoy 26 de marzo con la intención de “revisar” cómo va la implementación de los programas de bienestar que ha impulsado sin cesar bajo la desgastada bandera de primero los pobres y el disco rayado del combate a la corrupción. 

Que no se nos olvide que hay una agenda oficial y hay una tras bambalinas. Esperamos que durante la estancia, el Lic. López Obrador realmente recoja las impresiones y sensaciones de quienes vivimos en esta frontera y haga que su gabinete se mueva en torno a las necesidades que tenemos; llegará primero la parafernalia del gobierno federal con todo su folclor que las vacunas contra la pandemia, ya no digamos de los apoyos que deberían estar para apoyar al empresariado que ha hecho posible la supervivencia de la economía juarense. 

Le pedimos sensibilidad y mucho oído para todos los comentarios, pancartas, voces que seguramente le acompañarán en su recorrido por nuestra ciudad, perdón de antemano si hay uno que otro exabrupto, la falta de un trabajo, la ausencia de pan en la mesa familiar, el dolor y la impotencia de no tener a un ser querido por culpa de un virus al que se le enfrentó de manera desorganizada y casi rupestre.

Viene a Chihuahua en una de sus últimas presentaciones públicas y será casi un hecho que abordará el tema de la elección, la más esperada en la historia de los mexicanos y en nuestra ciudad debemos estar muy al pendiente de todos los detalles; además de decidir los liderazgos, elegiremos un Congreso que de la continuidad o el contraste de las decisiones que intente tomar el poder ejecutivo en México. Es un tiempo de decisiones, la ciudadanía no puede ni debe esconderse detrás de la sombra de la indiferencia, la indolencia o el valemadrismo. 

El 82% de la población opina que es importante votar, algo diferente del dato de que solo el 35% de la población participa en algun tipo de asociación y de esos, solo aproximadamente el 5.5% participa en asociaciones políticas. Los números son fríos y no mienten; más que pensar en que gane algun candidato, antes habría que pensar en cómo puede el colectivo vencer el abstencionismo y qué provoca la afirmación de que las elecciones en México son costosas.

Votar ya no debería ser un derecho, debería de ser una obligación y en los modelos educativos debería de impulsarse la cultura del ciudadano responsable que obtiene una credencial para votar y no solamente como una identificación oficial que le sirve para identificación en trámites oficiales y ¡por supuesto! poder entrar  lugares donde es exigida la mayoría de edad. Es hora de derrumbar los tabúes e impulsar fuertemente la cultura de salir a votar. La concientización entre la familia debe ser esencial. Los partidos políticos y sus campañas publicitarias tan llenas de mentiras e hipocresías deberían de alentar a salir a votar. El fenómeno de las redes sociales puede ayudar a difundir de manera muy efectiva en ciertos mercados el mensaje de salir a votar.

No hay excusa ni pretexto, la votación debe ser histórica por el contexto en el que se da, por el rumbo de las ciudades, el estado y el país. Momento de crecer como ciudadanos y salir a votar; por la opción que le convenza, la que usted crea, con la que se sienta identificado. Pero sin duda lo último que debe dejar de hacer este 6 de junio es dejar de votar. Todo con el poder de su voto, si a usted le gusta la actual propuesta de gobierno ¡reafírmela! Pero si algo no le gusta ¡cámbielo! Usted decide.