Opinion

Los calumnistas

"Muchos de los medios de información son en verdad el enemigo del pueblo". Donald Trump

Sergio Sarmiento
miércoles, 26 junio 2019 | 05:00

Ciudad de México.- Al presidente no le gustan los columnistas: "Ya se acabaron los tiempos en que no se podía tocar al intocable. A un juez, a un magistrado, a un ministro, a un gobernador, al presidente, bueno, a un columnista. Debe haber como 100 columnistas en todo lo que es la prensa escrita, que hay periódicos que tienen hasta 10, 15, como 100, y de esos 100, yo creo que 90 o 95 están constantemente, un día sí y el otro también, cuestionándonos".     

No es el primer presidente que se queja de la prensa. Enrique Peña Nieto decía que a los periodistas "ningún chile les embona". También a López Obrador le molesta la crítica. Para él los columnistas no son más que calumnistas: "Nos convertimos en una de las industrias más importantes para muchos medios de información. Y dije que les íbamos a cobrar un impuesto, porque eran empresas muy lucrativas. Columnistas de 200, 300, 500 mil pesos mensuales. Éramos como los clientes preferidos".   

Quizá el presidente no leía a los perversos y ricos columnistas antes. Las quejas que escucho de López Obrador son las mismas que expresaban Peña Nieto, Calderón, Fox, Zedillo y Salinas de Gortari.   

En su mañanera de este martes el presidente dijo: "Ayer estaba yo leyendo una columna donde hablan de que una estación de radio, una cadena de radio que está vendiendo estaciones y que tiene que ver con una operación llevada a cabo desde el Gobierno federal. Es falso, completamente. Nosotros no nos metemos en estos temas, no nos metemos a la vida interna de los medios".  

No sabía yo si ponerme el saco, ya que el lunes dejé de trabajar para una cadena de radio después de 36 años. "Lo único que queremos -dijo el presidente- es que no nos echen la culpa de lo que no tiene que ver con nosotros. Si a una empresa le va mal y ya no le alcanza, me refiero a un medio de comunicación, para pagarle a un conductor de un programa o a un columnista, y ya no va a trabajar ese columnista en ese medio, pues no es por culpa de nosotros. No es porque nos criticaban y entonces por eso lo despiden. No, nunca hemos hecho eso ni lo haríamos".     

No sé si se refería a mí, pero no hay razón para pensar que pidió mi salida del grupo en que trabajé. No imagino a un presidente perdiendo el tiempo ordenando el despido de un periodista. Tampoco creo que Fox haya pedido la salida de José Gutiérrez Vivó de Radio Red o Calderón y Peña Nieto la de Carmen Aristegui de W Radio y MVS Noticias, a pesar de que el presidente López Obrador lo ha afirmado varias veces.   

Los presidentes suelen quejarse de los medios. López Obrador ha cuestionado varias veces a Pablo Hiriart de El Financiero y al Reforma, conservador, neoliberal y fifí, lo ha acusado de atacarlo. Es normal.   

Pero un periodista debe ser crítico por naturaleza. A Fox yo lo cuestioné por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, a Calderón por la guerra contra las drogas y a Peña Nieto por la reforma fiscal, entre muchos otros temas. A López Obrador le he aplaudido su honestidad personal, pero he cuestionado muchas de sus decisiones concretas. Ese es mi trabajo. Cuando López Obrador afirmaba sufrir un cerco informativo, yo lo entrevisté las veces que él aceptó en televisión y radio. También es mi trabajo.   

López Obrador nunca me ha censurado, ni como jefe de gobierno ni como presidente. Estoy convencido de que cree en la libertad de expresión. Pero eso no significa que los dueños de los medios no quieran quedar bien con él. Eso también es natural.   


Sargazo 

Sí es un problema serio, por lo menos para la gente que vive del turismo en Quintana Roo. La mejor solución, al contrario de lo que dice el presidente, es tratar al sargazo como un negocio. Si se convierte en un producto, y se usa, por ejemplo, para fabricar ladrillos, pasaría de ser un problema a una bendición.   

Twitter: @SergioSarmiento