Opinion

Los candidatos

.

Alfredo Espinosa

domingo, 21 marzo 2021 | 05:00

Ahí vienen otra vez los candidatos

a darle vueltas a la rueda de la fortuna.

Escuchen el estruendo de su galope:

porras y comparsas, banderitas de colores.

¡Cómo giran las torpes palomillas

en torno a las lámparas del poder!

Te salen por todos lados, asaltan

las calles, reparten promesas, tocan

puertas como los enviados de Dios

y pegan calcomanías en tu auto.

¡Abran paso, perros! La Historia espera

a los ungidos de la Patria.

Abres el periódico, prendes la tele

y ahí están ecuánimes y sonrientes, 

hablan, ¡cómo hablan! ¡Tanta saliva 

tras el pinole del pueblo! ¡Candidatos

Ciudadanos, Adalides de la Nación, 

Almas de Monumentos Patrios!

¡Carajo! ¡Tantas cosas van a hacer 

que nadie hizo! ¡Apuesten amigos! 

¡El espectáculo de las sillas despliega 

la gracia feroz de sus danzas!

Sus rostros sonrientes tapan semáforos, 

ensucian las paredes y enrarecen el aire.

Muestran las tablas de la ley, esconden 

la cola, el garrote, las uñas. 

El juego es nuestro; el negocio de ellos.

Saborean el hueso, posan para las cámaras 

como si ya lo tuvieran entre los dientes, 

pero los retrata mejor

el caricaturista.

No se sacrifiquen por mí, señores candidatos.

En serio, no quiero que carguen conmigo 

en sus espaldas.

Déjenme aquí con mi mujer y mi cerveza

recuperándome del trabajo al que me obligan, 

disfrutando la risa de mis hijos,

mirando en qué lugar del infinito

comienza el viento a convertirse en ave.

No me abstendré el domingo electoral,

¡toda mi pasión a las urnas! Bajo 

la sombra de un joven sicomoro, retozando 

con esta muchacha, que también vota, 

ejerceré mis deberes y derechos ciudadanos.