Opinion
Jaque Mate

Los mentores

.

Sergio Sarmiento

viernes, 16 abril 2021 | 05:00

"El maestro mediocre dice. El buen maestro explica. El maestro superior demuestra. El gran maestro inspira".

William Arthur Ward

Ciudad de México.- En mi vida profesional he tenido el privilegio de contar con el apoyo de varios mentores que me adiestraron y guiaron. Esto fue particularmente importante en mi temprana experiencia como enciclopedista, en la que tres maestros me tomaron de la mano y me permitieron realizar un trabajo del cual enorgullecerse. El tercero de ellos, Lanny Passaro, acaba de fallecer este 8 de abril en Chicago.

En 1976, hace 45 años, recién graduado de la Universidad York de Toronto en filosofía y lingüística, respondí a un anunció en Excelsior de la Encyclopaedia Britannica que buscaba un redactor y traductor. Yo tenía 22 años y me veía todavía más joven. La secretaria de la oficina no quería dejarme entrar al examen porque pensó que no tenía yo la experiencia requerida. Yo había escrito en periódicos desde 1971 y finalmente logré convencerla. Conseguí el puesto y empezó así una larga y fascinante carrera como enciclopedista. Dos años después fui designado director editorial en Latinoamérica.

Quien me eligió para ese cargo, a los 24 años, fue John V. Dodge, director editorial de la Encyclopaedia Britannica de 1950 a 1964, editor de la 14ª edición de la obra y posteriormente asesor de la Encylopaedie Universalis en francés. Su mentoría me permitió convertirme en un verdadero enciclopedista. Recuerdo las sesiones interminables en que corregíamos artículos individuales para fijar criterios editoriales.

Cuando la edad empezó a dificultar el trabajo de mi primer mentor, vino Philip W. Goetz, a quien llamábamos Tom. Goetz había dirigido la 15ª edición de la Encyclopaedia Britannica. Con él continué los trabajos de preparación de lo que sería la Enciclopedia Hispánica, la cual dirigí y se publicó en 1986.

El tercer mentor fue Lanny Passaro. Nacido en California, estudió en la Universidad de Stanford, donde empezó a adquirir experiencia en los negocios vendiendo nueces y palomitas en el estadio de futbol americano. Se incorporó al departamento de mercadotecnia de Encylopaedia Britannica, Inc., y con el tiempo se convirtió en propietario de Encyclopadia Britannica Publishers, Inc., la filial que operaba en Latinoamérica. Se casó con Terry Miller, la bibliotecaria de Britannica, a cuya biblioteca acudía yo cada vez que iba a las oficinas centrales en Chicago.

Passaro tendría una influencia profunda en mi vida. No solo aprendí de sus cruciales participaciones en el consejo editorial, sino que admiré su ejemplo como empresario disciplinado y honesto. Me enseñó cómo el trabajo empresarial es creativo y generador de riqueza para todos. Yo me retiré de la Britannica en 1995, para dedicarme de tiempo completo al periodismo. Passaro y sus socios vendieron Encyclopaedia Britannica Publishers a Grupo Planeta años después. La amistad, sin embargo, se mantuvo. Terry y Lanny Passaro me regalaron una undécima edición de la Encyclopaedia Britannica, la edición de 1910-1911 que tanto admiró Jorge Luis Borges. Es la mayor joya de mi biblioteca personal.

Passaro, Goetz y Dodge me enseñaron la importancia del sistema de mentorías. Los jóvenes llegan siempre a las empresas e instituciones con ímpetu y deseos de cambiar las cosas. Esto es siempre positivo, pero se pueden evitar muchos errores si se realiza un adecuado trabajo de mentoría.

Hoy la pérdida de Passaro me ratifica lo mucho que debo a mis mentores. Que los jóvenes tengan a su lado a una persona con experiencia, que los guíe en su trabajo, es una forma muy positiva de pasar la antorcha.

Sin inversión

En cualquier sistema económico se necesitan inversiones para generar prosperidad. Leyes como la de hidrocarburos y de la industria eléctrica parecen diseñadas para impedir la inversión. No es ni de derecha ni de izquierda, es simplemente estúpido.

Twitter: @SergioSarmiento