Opinion
Periscopio

Los mercaderes de las soluciones milagrosas y sus adeptos

Cinco meses y una semana atrás en el calendario, en este espacio, el que antefirma hizo referencia a algunos tratamientos preventivos y curativos de la Covid-19

Armando Sepúlveda Sáenz

jueves, 19 noviembre 2020 | 05:00

Con la segunda ola de la Covid-19 o si usted prefiere, el repunte de la pandemia, navegan en ella, cual barquichuelos los irresponsables, inescrupulosos e ignorantes mercaderes y seguidores, promotores del daño biológico, en una segunda flota. Estos no son otros que los promotores y vendedores de la solución maravillosa que previene y cura diversas enfermedades, entre ellas la provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, dióxido de cloro o MMS (Miracle Mineral Solution, también Miracle Mineral Supplement). Esta es una solución 28% de clorito de sodio (NaClO2) en agua destilada que al mezclarse con un ácido, ya sea ácido cítrico o el ácido clorhídrico en el jugo gástrico, reacciona formando dióxido de cloro, un agente oxidante usado en la desinfección en ambientes domésticos e industriales.

Al compuesto de marras, las áreas de investigación de los sitios de salud de Estados Unidos, Canadá y España lo describen como: un gas de color amarillo o amarillo-rojizo que se descompone rápidamente en el aire. Debido a que se convierte en un gas peligroso, el dióxido de cloro siempre se manufactura en el lugar donde habrá de usarse. El dióxido de cloro se usa como blanqueador en las fábricas que producen papel y productos de papel y en las plantas de tratamiento de agua que producen agua potable. El dióxido de cloro es un compuesto muy reactivo. 

En el aire, la luz solar rápidamente rompe las moléculas de dióxido de cloro y forma cloro gaseoso y oxígeno. En el agua, el dióxido de cloro reacciona rápidamente y forma iones de clorito. Cuando el dióxido de cloro reacciona con compuestos orgánicos disueltos en el agua de las plantas de tratamiento de agua potable, se forman productos secundarios de desinfección tales como iones de clorito y de clorato.  (Véase el documento en el sitio de la Agencia de sustancias tóxicas y registro de enfermedades de Estados Unidos (https://www.atsdr.cdc.gov/es/phs/es_phs160.html.).

Al ser una sustancia tóxica hay límites muy definidos para cualquier persona que la tenga que manejar en su trabajo con lo que resulta aún más espeluznante que haya quien proponga bebérselo y aún más aterrador, que algunas personas lo beban o se lo den a beber a sus hijos, o lo recomienden a sus allegados.

En Estados Unidos se ha usado en la potabilización del agua, pues dada su estabilidad puede ser un eficaz bactericida. La autoridad ha fijado en este caso, el límite en la solución en máximo de 0,8 mg/L. Por encima de este nivel de dióxido de cloro, el agua deja de ser considerada apta para el consumo. La cantidad recomendada en el etiquetado del MMS es 200 veces superior a la ingesta diaria máxima. La FDA (Federal Drugs Agency) ha publicado varias advertencias La preocupación en Estados Unidos es patente “La FDA continuará siguiéndole la pista a quienes vendan este peligroso producto, y tomará las medidas coercitivas correspondientes contra aquellos que intenten evadir los controles de la FDA y comercializar productos sin aprobar y potencialmente peligrosos para el público estadounidense. Nuestra prioridad absoluta es proteger al público de los productos que ponen en riesgo su salud, y enviaremos el mensaje fuerte y claro de que estos productos tienen el potencial de causar daños graves”. 

En nota actualizada en abril de 2020, la FDA menciona los efectos de la ingesta de la solución tóxica: Insuficiencia respiratoria causada por una condición grave en donde la cantidad de oxígeno que se transporta a través del torrente sanguíneo se reduce considerablemente (metahemoglobinemia); Cambios en la actividad eléctrica del corazón (prolongación del QT), lo que puede llevar a ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales; Baja presión arterial mortal causada por deshidratación; Insuficiencia hepática aguda; Conteo bajo de células sanguíneas, debido a la rápida destrucción de los glóbulos rojos (anemia hemolítica), lo que requiere una transfusión de sangre; Vómitos severos; y Diarrea severa   (https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/actualizacion-del-coronavirus-covid-19-la-fda-advierte-empresa-que-comercializa-productos-peligrosos).

La Organización Panamericana de la Salud (OPS)   el pasado 26 de julio, emitió un comunicado de advertencia y recomendaciones a las autoridades sanitarias nacionales: La OPS no recomienda tomar productos que contengan dióxido de cloro, clorito de sodio, hipoclorito de sodio o derivados   (https://www.paho.org/es/noticias/5-8-2020-ops-advierte-contra-uso-productos-cloro-como-tratamientos-para-covid-19). En Europa, los principales países han emitido recomendaciones y prohibición de la venta de la solución de dióxido de cloro. Se ilustra con la prohibición del gobierno español, ASUNTO: ALERTA DE MEDICAMENTOS ILEGALES, Nº 5/10-MMS, por medio de la cual dispone: la Directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios: “Ordenar que se proceda a la retirada del mercado de todos los ejemplares del citado-producto”. (https://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/medicamentosUsoHumano/medIlegales/2010/docs/NI_MUH_Ilegales_05-2010.pdf?x53593)

En México, en un comunicado a la población intitulado: LA COFEPRIS INFORMA SOBRE EL RIESGO QUE REPRESENTA EL USO DE LA SUSTANCIA DENOMINADA DIÓXIDO DE CLORO O SOLUCIÓN MINERAL MILAGROSA (SMM) (https://www.gob.mx/cofepris/es/articulos/comunicado-a-la-poblacion-248797?idiom=es) 

En resumen, si Usted es ingenuo y no desea, por la razón que quiera, indagar los resultados de investigación de las entidades responsables de la mayoría de los países y las instituciones internacionales, tome nota de lo previamente expuesto; si Usted está “al cien”, y sus análisis demuestran que no tiene fallas hepáticas, renales, respiratorias, del corazón, hipertensión, hipoxia cerebral, algún padecimiento de patología reservada, o no ingiere una diversidad de medicamentos ¡enhorabuena! Si resuelve recurrir a las pociones maravillosas, tal vez el daño no sea significativo. Pero si Usted anda por el “95” no ponga en riesgo su salud y su vida, y mucho menos la de sus hijos y esposa.