Opinion

‘Manzana envenenada’ para Maru Campos

.

José Díaz López

sábado, 17 julio 2021 | 05:00

Sería un tremendo error de la gobernadora, dar su autorización para que Corral pida un préstamo para que pague las deudas adquiridas por él en estos dos últimos meses de su gestión; pues sería el mismo tremendo error, que cometió Corral al autorizar la bursatilización por 14 mil millones a Duarte para cerrar su gobierno. 

Ya que ese préstamo que quiere Corral antes de irse a Texas, “ya saben por qué”, es un aparente y apetitoso beneficio de “tener dinero” para cerrar el quinquenio e iniciar el nuevo gobierno, pero en el fondo es una manzana envenenada, que está ofreciendo Corral a la gobernadora, pues si lo acepta, la gobernadora quedaría, y de forma anticipada, muy endeuda e inmovilizada para hacer su gobierno todo el sexenio. 

Más bien ese préstamo que quiere Corral estos meses, lo debe usar, manejar y disponer EN SU TOTALIDAD el gobierno entrante para empezar a resolver todas sus necesidades, incluidos, previa exhaustiva revisión, los pagos pendientes de Corral a proveedores. 

Así y solamente así, y no de otra manera, se puede autorizar el préstamo que quiere Corral antes de irse. Pues si le dejan parte o la totalidad del manejo de ese préstamo, jamás podría despegar el nuevo gobierno. No solo caería en la misma trampa que le puso Duarte a Corral, sino que además sellaría el nuevo gobierno de traidor a su promesa de campaña como lo es “cero deudas para dar resultados”. 

Tal y como le pasó a Corral con la bursatilización que pidió Duarte en julio antes de dejar la gubernatura. Fue muy corrosiva la manzana envenenada que le dio Duarte a Corral. Y éste ni cuenta se dio, pues se la tragó entera.

¿Será el endeudamiento, la única opción para el gobierno entrante? Recordemos que la deuda pública la adquirimos y pagaremos en lo individual todos los chihuahuenses. Se dice que cada chihuahuense, debe ya unos 40 mil pesos aproximadamente, con base en los 50 mil millones que ya se deben a los bancos, por los sucesivos latrocinios de Duarte y de Corral. 

Por ende dejarle a Corral con todo el préstamo para terminar el año, sería la peor decisión. Además de que los electores votaron, persuadidos por la idea de que será una gobernadora “que sí dará resultados y dejó en ceros la deuda del municipio”. Por lo cual, sería un pésimo inicio de gobierno. En el peor de los casos, que el préstamo lo maneje totalmente el nuevo gobierno. 

Entonces ¿cómo cumplir con los compromisos fundamentales adquiridos durante la campaña, cuando no hay dinero ni siquiera para pagar el salario y gastos de la administración los 4 meses de fin año? Pues igual que lo hacemos todos los ciudadanos en nuestras vidas, ajustando el cinturón y poniéndose a trabajar. No hay de otra.  

Mantenerse casi de planta en la CDMX. Tocar puertas para traer dinero e inversiones a Chihuahua, planes para dar valor agregado a los productos regionales. Hacer todo lo que debe y se pueda, para levantar la iniciativa individual y organizada de los chihuahuenses.

Una posibilidad, un “nicho de oportunidad” en lenguaje de los gobiernos gerenciales, sería planear convenios entre el Estado de Chihuahua con el Gobierno federal, para montarse y/o combinar el Plan de Desarrollo Estatal con todos los Programas de Bienestar del Gobierno Federal. La urgencia del momento, lo exige y lo facilita. A menos que quieran dejar aislado a Chihuahua del desarrollo nacional, como lo quieren los derrotados Alitos y los Markos Cortés.    

La gobernadora Maru Campos está obligada a servir a TODOS los chihuahuenses, no a ser alfil de cambio, de los aviesos intereses de esos “líderes” partidistas que gruñen con sus odios ideológicos. 

Vivimos circunstancias inéditas, en las que para superar la tercera ola del Covid y las terribles condiciones en que deja a la economía, solo unidos, dejando los “ismos” a un lado, será posible intentar razonablemente recuperar la normalidad. Eso lo vale todo.

¿Es muy difícil entender que sin una muy buena e imaginativa relación con el Gobierno federal, el Estado de Chihuahua se hunde en solitario y el gobierno que se quiso dar el pueblo de Chihuahua, también? 

¿Es otra opción que los grandes empresarios que apoyaron con su dinero la campaña del PRIAN, a poner su dinero para los gastos de nómina y obras públicas al inicio de la gestión de Maru Campos? Pese a que esos grandes empresarios están palomeados para obtener una gran proporción de las partidas federales, a través de entregarles proyectos de obra pública y que ya le están pidiendo a la gobernadora, se ve muy difícil que quieran poner su dinero “a fondo perdido” esos 4 meses. Es lo lógico cuando se le mete dinero a un candidato: te doy, pero me lo devuelves y cuchareado.  

Aunque en enero Chihuahua debe recibir su parte de las partidas federales, lo cierto es que el monto, depende en mucho de quién y cómo, interviene en las negociaciones y la construcción de una muy buena relación con López Obrador. Si se quiere sobrevivir el primer año de gobierno, así tiene que ser.  A menos que los dos exgobernadores devuelvan todo lo que se llevaron. Pero esto llevará tiempo. 

Lo mejor para el Estado, es que sea directamente la gobernadora la que asuma directamente esa negociación con López Obrador. Serrato está muy chiquito y no es el “idóneo” para esa tarea. Y que el próximo secretario de Hacienda ¿Cordero? se relacione con los funcionarios ad hoc, del Gobierno federal. “El que tenga tienda, que la atienda” y más ahora que no hay dinero ni para empezar a trabajar.