Opinion

Maru Campos la beneficiaria del movimiento por la defensa del agua

.

José Díaz López

sábado, 29 agosto 2020 | 05:00

Es hora de dilucidar ¿quién va a ser el principal beneficiario del capital político-electoral, que viene con la movilización campesina, por la defensa del agua, de las presas de Chihuahua? 

Esa es la pregunta principal que inunda la especulación de los estrategas y analistas políticos de Chihuahua: ¿cuál partido, cuál candidato es el que pudiera recibir la enorme mina de votos que trae en sus entrañas la lucha por la defensa del agua de esas presas?: 

Maru Campos es y será la principal beneficiaria. 

La presidenta municipal de Chihuahua, ha venido asumiendo la estrategia de no meterse directamente en el conflicto por el agua, ni a favor de Madero-Corral, ni a favor de AMLO. La edil ha cuestionado que no exista manejo, manipulación política del extenso movimiento no sólo campesino, sino ya de todo Chihuahua en el tema del agua. La movilización ya no es sólo por el agua de La Boquilla, sino que la  sequía lo ha extendido al “sentir” de todo el estado. Maru Campos ha propuesto un manejo técnico, “no político”, del asunto. Y todos coincidimos en que es la mejor opción. 

Y si los chihuahuenses percibimos que la propuesta de la edil es la correcta para empezar a resolver el problema, entonces, ella es la que saca mayor beneficio electoral y legitimatorio del asunto. Por lo tanto Maru Campos está bien posicionada, “bien vista”   por los chihuahuenses; y por ende está lista para recibir muy buena parte del caudal electoral que trae consigo el movimiento del agua. En el entendido de que la simpatía social que conlleva la protesta de los usuarios de esas presas, ya la hicimos nuestra todos los habitantes del estado. 

Es evidente, que de facto, Maru Campos ha crecido mucho, electoralmente hablando, con ese movimiento. 

Y en base al asunto del agua, Juan Carlos Loera y MORENA han retrocedido. Pero sigue siendo una incógnita cómo van a votar los más de 600 mil beneficiarios de los programas sociales de López Obrador, que Juan Carlos Loera y MORENA traen en sus bolsas. Por lo pronto, el problema del agua le va a pegar fuerte a MORENA, mínimo en la región centro-sur del estado. Y hay que recordar que los electores votan, siguiendo sus intereses principalmente económicos.   

El gobernador, como lo anticipamos desde enero, sigue en el camino de la sucesión, sin conocer una sola victoria. Quiso imponer la reforma electoral, para a su vez, imponer candidatos en todos los partidos políticos. Y perdió desastrosamente. De ese golpe no ha podido levantarse. 

Después el gobernador, insufló la agitación campesina en la región centro-sur, con el pretexto de “la defensa del agua”. Pero la intención principal era imponerle, con calzador, al movimiento por el agua, a Madero como el líder, al cual deberían seguir y ser sumisos todos los líderes de los distritos de riego y las organizaciones campesinas metidas en la movilización por el agua. 

Pero, igual que hizo el Poder Legislativo al batearle la reforma electoral, ahora la mayoría de los jefes de distritos de riego, así como otros líderes campesinos volvieron a batear al gobernador en esa intentona. A Corral  y a Madero los sacaron los campesinos de la dirección del movimiento por la defensa del agua, que ya traían planeada por medio de varios operadores de Palacio, entre ellos al señalado por los campesinos como “mentiroso” diputado Mata. 

Corral perdió en las aguas de La Boquilla y Las Vírgenes, el control de la sucesión a la gubernatura. ¡No ha ganado ni una batalla por la sucesión!

Y ante esas durísimas derrotas, ahora, cuando menos y por lo pronto, quiere liberar de las querellas penales, seguramente existentes, a sus diputados y presidentes municipales del PAN en esa región. Porque seguramente están siendo indiciados en las carpetas de investigación de la FGR. 

En pocas palabras, seguramente hay varias carpetas penales por los daños ocasionados: unas están en el ámbito local (por los daños a bienes muebles e inmuebles propiedad del gobierno estatal); y otras carpetas de competencia federal (por los vehículos e inmuebles propiedad de la CONAGUA). Y en las carpetas estatales, deben figurar como acusados de esos daños, el “grupo de jóvenes chiapanecos, zacatecanos etc.”,   liderados, según el gobernador, “por el delegado de Gobernación federal Omar Holguín”. 

Así quiere el gobernador jugar a las vencidas con el gobierno federal: “tú FGR, me liberas a mis diputados y presidentes municipales de tus carpetas de investigación; y yo libero a Holguín, tu delegado de Gobernación federal”. 

Se nota a leguas, el frenesí por encontrar un chivo expiatorio que se las pague de todas, todas.