Opinion

Más que ideología de género, debemos consolidar la perspectiva de familia

.

Omar Bazán Flores

sábado, 29 mayo 2021 | 05:00

Tras escuchar diversos planteamientos de organizaciones pro vida y familia presenté una iniciativa de reforma a la Ley para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Estado de Chihuahua, para su discusión en el pleno del Congreso local.

Este año se realizó una reforma a dicha Ley con el propósito de armonizarla con los tratados, convenios e instrumentos internacionales suscritos por México en materia de derechos humanos, incluso avalada por la diputada panista Blanca Gámez.

Lo anterior preocupó a las organizaciones pro vida porque “perjudican la cultura de familia al utilizar términos de ideología de género y de igualdad sustantiva entre adultos y niños promovidos por la ONU.

Se señaló que las organizaciones pro vida ven también con preocupación el que la ONU reconoce más de cien géneros, cuando lo correcto es mantener la perspectiva de familia para así incluir papá, mamá, hijos, hijas y otros miembros de la familia que vivan con ellos.

De esta manera, la propuesta de iniciativa de reforma establece:

 Artículo 9. Queda prohibida toda práctica discriminatoria que tenga por objeto impedir, obstaculizar, desconocer, o anular el reconocimiento o ejercicio de los derechos y la igualdad entre el hombre y la mujer.

  Impedir el acceso a la educación pública o privada, obstaculizar el acceso a información científica, así como a becas e incentivos para la permanencia en los centros educativos, en los términos de las disposiciones aplicables;

  II. Establecer contenidos, métodos o instrumentos pedagógicos en que se asignen papeles contrarios a la igualdad entre hombre y mujer y que carezcan de sustento científico;

 XIV. Impedir el acceso a la procuración e impartición de justicia de manera pronta y expedita para todos los sectores de la población.

 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 La Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en 1994, así como la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en 1995 se adoptaron por primera vez los conceptos “Derechos Reproductivos y Genero” en estas conferencias se incluyeron por parte de estos grupos feministas temas como el control de la natalidad, la reducción de la mortalidad materna, la diversidad sexual, el aborto y una vida libre de violencia. Por primera vez se consideró el concepto de género para diferenciarlos del sexo, el género hace referencia a la identidad psicosocial y cultural.

En el siglo XX influenciados por corrientes de pensamientos como el marxismo y el existencialismo se desarrollan movimientos feministas que buscan, acabar no solo con la igualdad entre hombre y mujer si no establecer una supremacía de la mujer ya que consideran que la única forma de liberar a la mujer seria eliminando de su vida las características femeninas que en su opinión, la hacían subordinada y dependiente del varón sobre estos supuestos se empezó a configurar el modelo de igualitarismo, en el que la diferencia entre sexo fue subvalorada.  Con el ánimo de eliminar el determinismo biológico en la situación actual de las mujeres, se utilizó la palabra género en los Womens Studies, conocidos como estudios de género.

En el ámbito de la antropología la expresión género se convirtió en una categoría de análisis empleada para entender la organización social, económica, política y jurídica, según la cual las diferencias entre varón y mujer se traducen en términos de desigualdad entre los sexos. Teniendo en cuenta lo anterior la perspectiva de género es un instrumento político, que busca de manera transversal las leyes, instituciones y sistemas organizativos de la sociedad del ideal de igualdad entre hombre y mujer y lo sustituye por una hegemonía de mujeres y grupos minoritarios.

En la década de los sesenta del siglo XX surge el feminismo radical influenciado por corrientes filosóficas y científicas como el psicoanálisis de Freud, la Escuela de Frankfurt, el Círculo de Viena y de manera especial, el existencialismo y el marxismo. Uno de los lemas de esa corriente fue: “Lo personal es político” Se presupone que las experiencias personales de las mujeres eran importantes y tenían consecuencias en la sociedad y en la cultura. Las militantes de este movimiento utilizaron un vocabulario propio de la filosofía de la lucha de clases. Sus propuestas se dirigían a la búsqueda de una solución radical al problema de la subordinación de las mujeres.

El movimiento feminista radical tuvo una gran acogida en Estados Unidos. Entre sus principales exponentes se encuentran Betty FrIedan, Kate MIllet y Shulamith FIrestone, entre otras. En Francia, se destacó especialmente la figura de Simone De Beauvior, cuyo pensamiento igualitarista tuvo una fuerte influencia en los estudios de género que se realizarían en los años posteriores a la publicación de su obra más destacada, El segundo sexo, en 1949. 

Analista Político y Legislador.