Opinion

México apocalíptico

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 05 junio 2022 | 05:00

“La descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principios sobre los cuales fue fundado”. Montesquieu

México, ante un contexto desolador, donde impera pobreza, marginación, inseguridad y violencia, falta de oportunidades laborales y educativas, con estancamiento económico, de imagen diplomática devaluada, con un sistema de salud rebasado por la pandemia, que registra más de 5 millones 780 mil casos y 325 mil muertes; donde 33 millones de no derechohabientes, al desaparecer el Seguro Popular en 2019 por provenir de siglas distintas a la 4T, quedaron en la orfandad, siguen sin recibir atención oportuna y de calidad, con abastecimiento de medicamentos, el INSABI, experimento de 2 años y fracasó, a partir de abril de este año, fue relevado por el programa IMSS-Bienestar. 

Un país feminicida, que registra 11 mujeres asesinadas diariamente, un agro que sobrevive, con crímenes de periodistas, adicciones, suicidios y deserción escolar a la alza, sin estancias infantiles y escuelas de tiempo completo, con actos de corrupción e impunidad. La política electorera, clientelar, el discurso de odio entre hermanos, pobres contra aspiracioncitas clase medieros y ricos, y la pretensión de eliminar al INE, siguen siendo la apuesta para retener el poder en 2024. 

Hoy, casi 12 millones de mexican@s de seis entidades (Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas) redefinirán el mapa político del país. Las elecciones locales de 2022, el penúltimo ejercicio democrático previo a los comicios de 2024, según analistas, Morena tiene posibilidades de alzarse con el triunfo en 4, podría estar transformándose en un “partido de gobierno” omnipresente, a similitud del antiguo régimen que dominó la política mexicana durante 70 años. OJO: sin la reputación de la férrea disciplina interna que lo caracterizó alguna vez.

Alegan que debido al dominio aparente de Morena -ya que sólo le quedarán a la oposición las gubernaturas de seis de 32 estados de México- una estampida de polític@s de todos los colores buscan el cobijo del Presidente para su supervivencia política, sea en una embajada, o en cualquier puesto del cuartel. Como dicen los expertos: “Esto marca una nueva etapa en la política mexicana”.

Guadalupe Correa-Cabrera, doctora en ciencias políticas, periodista, profesora en la Universidad George Mason, señaló: “La lucha no será contra la oposición, va a ser dentro de Morena…se va a desdibujar el movimiento por la incorporación de elementos que no van con el proyecto. Se está desdibujando como partido de izquierda”. Según su dicho, esas contradicciones están a la vista con Américo Villarreal en Tamaulipas, estado fronterizo con Texas, donde la mayoría de los exgobernadores de los últimos 20 años han ido a prisión acusados de corrupción o por asociarse con cárteles del narcotráfico que dominan el estado, prevé que Villarreal dará continuidad a la política de “narcopaz”.

A partir del 6 de junio, arreciarán las luchas intestinas entre los grupos al interior de Morena que buscan adjudicarse la candidatura presidencial,  de ganarse el beso electivo del mandatario federal, de lado quedarán los proyectos de reconstrucción nacional real, será pura pirotecnía electoral, obras de relumbrón, tarjetas de apoyos re-cargadas de dinero, polarización social, buscarán reescribir una Constitución nueva para evitar el regreso del mal, bajo el discurso de odio justificarán los aumentos de impuestos a quienes no votan por él. Como dijo Montesquieu: “La descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principios sobre los cuales fue fundado”. Sumemos Voces.