Opinion

México cromático

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 13 junio 2021 | 05:00

“Maru por encima de sus detractores gobernará Chihuahua”

A Blanca Magrassi, Irma Campos, Diana Álvarez, y a todas las mujeres que abrieron camino para que otras mujeres accedieran a espacios de poder

Morena, el gran perdedor de la contienda, tras una jornada copiosa, la clase media y alta se impusieron al clientelismo electoral, ocuparon el voto útil para defender su patrimonio, castigar el autoritarismo y la indolencia gubernamental; la herramienta democrática más poderosa pone freno al avance político-territorial de la 4T, quien a pesar de ganar la mayoría de las gubernaturas en juego, pierde en la Ciudad de México, considerada la joya de la corona, debido al número de habitantes (casi 22 millones) y el presupuesto que maneja (217,962,153,520 pesos); bastión de izquierda, desde la época de Cuauhtémoc Cárdenas. Interpretemos el dicho militar, quien tiene París, tiene Francia.  

También pierde la mayoría calificada en la Cámara de Diputados; pierde 13 diputaciones locales en CdMex, en 2018, ganó 31 de 33. En Chihuahua, se dibujó una jornada de fiesta democrática, a pesar de la apertura tardía de casillas y el calor de casi 40 grados, no desmotivó a la ciudadanía quien defendió en las urnas a sus familias, a su estado de los malos gobiernos. En esta elección, las mujeres cambiaron la historia del país, tanto por el nivel de votación que emitieron, la agenda de género que marcaron, así como por el número de escaños que alcanzaron.  

Morena se queda con un 35%, equivalente a 15 millones de votos, NO los 30 que tanto presume. Perder la mayoría absoluta en el Congreso, representa frenar las ambiciones u oportunismos  del presidente y sus aliados, en materia económica, educativa, energética, de hidrocarburos, política y social, según expertos, Morena esperaba mantener entre 190 y 203 curules, perdió alrededor de 60 diputados. Se espera que junto a sus satélites políticos, quede lejos de la llamada súper mayoría de dos tercios que se requiere para cambiar la Constitución e impulsar la agenda de ajustes que pretende el ejecutivo. 

Carlos Bravo Regidor, analista político y profesor del Centro de Investigaciones y Docencia Económica de Ciudad de México, dijo: “Es un revés fuerte”. 

Morena también sufrió importantes pérdidas en la capital de México, una megalópolis, que desde 1997 elegía candidatos de izquierda. Genaro Lozano, analista y politólogo de la Universidad Iberoamericana señaló: “Las derrotas en la Ciudad de México, que incluyen escaños en la asamblea local y alcaldías clave, es un golpe al gobierno que destaca el menguante apoyo al proyecto de López Obrador entre la clase media informada del país”. 

Ciertamente, son varias las iniciativas y proyectos que están en marcha, entre ellos la construcción de megaobras de infraestructura, los resultados en las urnas complican el contexto, dificultan que López Obrador avance con su plan emblemático de devolver el sector energético nacional a manos del Estado. A pesar de la popularidad sostenida del presidente, particularmente entre los sectores vulnerables, los resultados contienen el hambre de poder del populismo. 

Se esperaba que la coalición del presidente lograra importantes avances en más de 20 mil cargos de elección en juego. Las cuales fueron ensombrecidas por una ola de violencia política que llaman la atención hacia el desafío que enfrenta López Obrador frente al crimen, que según las encuestas era la principal preocupación de las y los votantes. Durante la campaña 34 candidat@s fueron asesinad@s y decenas de casillas de votación cerraron a causa de asaltos armados o por miedo a represalias. Por ejemplo, una cabeza humana fue arrojada a la entrada de una mesa de votación en la ciudad de Tijuana. 

El peso mexicano repuntó casi uno por ciento un día después de la elección, uno de los mejores desempeños entre las monedas de mercados emergentes, lo que señala que el sector empresarial reaccionaba positivamente a los nuevos contrapesos al poder de López Obrador. Los principales partidos de oposición superaron las expectativas de las encuestas al dejar de lado las principales diferencias ideológicas y enfrentar a López Obrador en alianzas ciudadanas de hecho y de facto.

El PAN será la principal fuerza opositora en el Congreso federal, con entre 106 y 117 curules. Un candidato de oposición también lideraba los resultados en la contienda por la gobernación del estado de Nuevo León, el corazón económico de México. El presidente, ha ocupado su gestión para atacar a los partidos de oposición y a instituciones independientes como el INE, al difamarlas de ineficientes o de corruptas. Consideran que para lograr cambios radicales, el mandatario tendrá que elegir entre redoblar los esfuerzos en su enfoque polarizador e intentar gobernar por decreto presidencial o negociar con la oposición. Se antoja difícil, el generar la apertura al diálogo, a negociar, a materializar política pura. 

Gobernar por decreto sería desafiante: a la fecha, la mayoría de las leyes emblemáticas del presidente están entrampadas en las cortes de México, que hasta ahora se han resistido a la presión presidencial de permitir que las leyes entren en vigor.

Como dijimos en líneas anteriores, las mujeres avanzaron electoralmente de manera significativa, ganaron seis gubernaturas, de las cuales, en cinco jamás ha gobernado una mujer, como en Chihuahua, además pasarán de 241 a 244 escaños en la nueva Cámara de Diputados. Las seis gobernadoras electas casi duplicarían el número de las siete mujeres que habían gobernado en sus estados: las priístas Griselda Álvarez, Beatriz Paredes, Ivonne Ortega y Claudia Pavlovich, la perredista Amalia García, la morenista Claudia Sheinbaum y Martha Erika Alonso del PAN, quien falleció 10 días después de haber tomado posesión en el cargo.

A decir de expertos, la alianza Va por México (PAN PRI PRD) avanza territorialmente, más no fue el resultado que se esperaba. El PVEM gana terreno legislativo, el PRD libra el registro, pero para sostenerse debe reinventarse como una opción de izquierda moderna, el PRI pierde fuerza nacional, pero mantiene cotos regionales, MC gana terreno, sorprende al ganar Nuevo León y Monterrey. Pierden el registro Fuerza por México, PES y RSP.

La apuesta por PEMEX, CFE, Santa Lucía y Tren Maya, serán los grandes fracasos de este sexenio y nos costarán mucho a tod@s l@s que pagamos impuestos y a l@s pobres, porque habrá menos dinero para ellos. La clase media se consolida como la verdadera fuerza política del país, golpeada fuertemente por la Federación. Son los pequeños y medianos empresarios, son l@s trabajador@s y emplead@s del sector público y privado. Son la mayoría.

La clase media sigue cansada de los abusos del poder, de la corrupción, la ineficacia, la inseguridad, aspira a contar con un poder judicial efectivo e independiente que la defienda equitativamente, no le gusta el populismo, sigue esperando una fuerza política que la represente. Está a favor de la democracia y de la libertad, pero no siempre a favor de todas las libertades. Analistas coinciden, le apuesta a un estado de Derecho, no se ha percatado que sus votos cuentan más que el de los muy pobres y los muy ricos. 

Al final, ganó la democracia, sigue el 2024 y las tentaciones subsisten. Por el bien de México, habrá contrapesos, se difumina poco a poco el arrastre del partido en el poder, falta mucho por hacer, evitar la consolidación del Populismo clientelar por los gobiernos que le apuesten al progreso. Por el bien de Chihuahua, gana Maru Campos, una mujer de experiencia y resultados, valiente, que le apuesta al diálogo, a la inclusión de proyectos para detonar el desarrollo y progreso de la entidad. Sumemos Voces.