Opinion

Militarización

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 11 septiembre 2022 | 05:00

“Como apunte personal, que pena que el PRI, un partido con 93 años de vida, que cimentó la modernidad y competitividad del país siga empecinado al suicidio, las malas decisiones, su lejanía e insensibilidad con la ciudadanía y el maltrato a su miltancia fueron algunas de las causas de su debacle electoral, desde hace algunos años, sus líderes le apuestan al oportunismo personal, a salvar su pellejo sin importar el atropello al estatuto máximo y en tiempos actuales, vulneran la viabilidad del país”

La alianza opositora Va por México se tambalea, el PAN y el PRD anunciaron suspender temporalmente sus relaciones con el PRI, luego de que presentara ante el Congreso la iniciativa de origen morenista, que apoya prorrogar hasta 2028 la militarizacón en las calles. Dicha iniciativa, divide al PRI, sus líderes en el Senado no están de acuerdo con esta medida. Por su parte, el Presidente felicitó al dirigente nacional tricolor por rectificar su posición, incluso le pidió que se deslinde del conservadurismo y que se divorcie de la alianza

El PAN y PRD emitieron un comunicado, donde expresan su “sorpresa y profunda incomodidad” con la iniciativa del PRI, le piden no desviarse del objetivo, que “valore y honre” la plataforma electoral de origen, señalaron que prorrogar la militarización del país es una irresponsabilidad que contraviene las leyes que los partidos de la oposición votaron en contra. La ruptura se prolongará hasta que el Revolucionario Institucional respete los acuerdos de la coalición. El PRI, por voz de su dirigente nacional  Alejandro “Alito” Moreno en redes sociales dijo: “El PRI no se va a quedar sentado contando muertos. Si con la iniciativa que presentamos, se salva una vida, habrá valido la pena. Todos en México estamos cansados de la inseguridad”. 

La óptica real según analistas políticos, es que “Alito", trae cuentas pendientes con la justicia por presunto enriquecimiento ilícito, la moneda de cambio para su protección ante los tribuanles (no desafuero) fue el apoyo al requerimiento de Morena en su estrategia de seguridad pública, rompiendo con sus socios electorales. Incluso su adversaria más acérrima, la gobernadora morenista en Campeche, Layda Sansores, anunció que “Alito” ya no será objeto de crítica en su programa “Los martes del Jaguar”, donde han venido atacándolo sistemáticamente a través de videos con supuestas conversaciones del dirigente priista que evidenciaban ilícitos. Este gesto, se toma como tregua en la batalla entre el PRI y Morena. 

Ante la crítica sobre el supuesto intercambio de favores,  Moreno respondió: “Nada más lejos. No tengo nada que esconder, tengo la cabeza tranquila y estoy firme…Imaginen sacar 80,000 militares de las calles y dejar 23,000 guardias, tal y como está la situación en México, sería un suicidio”. 

La militarización de la Guardia Nacional, que se discute en la Cámara alta, exhibe la división que atraviesa el PRI, por voz del coordinador Miguel Ángel Osorio Chong señaló que ninguno de sus legisladores estaba informado de la iniciativa priista y emplazó al coordinador de los diputados del PRI Rubén Moreira para que les dé una explicación. 

AMLO apuesta firmemente por el Ejército, le ha confiado incluso la construcción de proyectos de infraestructura emblemáticos de su mandato como el Tren Maya y AIFA. Amnistía Internacional ante la propuesta reaccionó al decir “que los militares no están formados con un enfoque de seguridad ciudadana adecuado para tratar con civiles, sin olvidar los numerosos casos de torturas o desapariciones forzadas que han salpicado históricamente al Ejército Mexicano. Militarizar la seguridad pública generará más violaciones de derechos humanos". La ONU también rechaza la propuesta. 

La triste realidad es que México vive su peor época, aletargado por los ríos de sangre, resultado de la inseguridad y violencia nunca antes vista en el país, con 60 millones de pobres, más otros tantos millones de clase medieros que luchan por sobrevivir, un país desinformado que sólo ve claridad ante las dádivas electoreras. Como apunte personal, que pena que el PRI, un partido con 93 años de vida, que cimentó la modernidad y competitividad del país siga empecinado al suicidio, las malas decisiones, su lejanía e insensibilidad con la ciudadanía y el maltrato a su militancia fueron algunas de las causas de su debacle electoral, desde hace algunos años, sus líderes le apuestan al oportunismo personal, a salvar su pellejo sin importar el atropello al estatuto máximo y en tiempos actuales, vulneran la viabilidad del país. Sumemos Voces.