Opinion
Álter Ego

Misiva a Juan Carlos Loera

.

Rafael Soto Baylón

miércoles, 06 octubre 2021 | 05:00

Estimado paisano:

En la seguridad de que tanto usted como su apreciable familia se encuentren bien, le hago llegar mis más sinceros parabienes. Aprovecho este espacio para solicitarle un favor que al final haré saber.

Es usted un chihuahuense distinguido. Como lo llaman quienes desean vilipendiarlo, virrey de estas tierras. Para un seguro servidor es el Delegado Estatal de los Programas Federales de Bienestar del Gobierno. Convencido estoy que tiene claros los problemas y las soluciones de estos rumbos.

Pero antes de entrar en el tema central he de esclarecerle que si no obtuvo los votos  suficientes para ser gobernador se debió a que miles decidimos no emitir nuestro sufragio para usted por una sencilla razón: lo vimos como una extensión del presidente. A pesar de que hizo una muy buena campaña no quiso o no pudo exponer en su plan de trabajo los temas que más interesaban a nuestros conciudadanos. 

Al reintegrarse a su dignísimo cargo se ha dedicado a desempeñarlo con eficiencia. Aparece diariamente en distintos medios para informar los logros federales. Así nos comunica que “nuestra prioridad son las personas adultas mayores […] se han inmunizado más de 305 mil […] con al menos una dosis de la vacuna contra el COVID19”. Y utilizando el lenguaje inclusivo agrega “seguiremos aplicando todos nuestros esfuerzos en favor de las y los chihuahuenses”.  Dice estar muy contento por la entrega de apoyos en #CiudadJuárez  por 1.5 millones de pesos, a planteles educativos con el programa #LaescuelaEsNuestra en beneficios de las escuelas (sic) más vulnerables y sin intermediarios. Y así daría varios ejemplos.

Supongo, con temor a equivocarme, que desea seguir en la política. Tal vez como diputado local, alcalde, reelegirse diputado federal, una senaduría y dada su juventud, volver dentro de seis años a competir por la gubernatura.

Yo, como millones de mexicanos, no tenemos el voto definido. Y podría hacerlo por usted si atendiera los temas que nos atañen. 

El primero es justicia para los productores agrícolas de la región de Delicias. Informe qué ha ocurrido con los presuntos responsables de las terribles acciones de la Guardia Nacional durante la toma de la presa, ¿Están siendo juzgados de acuerdo a la ley civil o militar? ¿dónde están? ¿quiénes son? Sus atrocidades no pueden y no deben quedar impunes.

El segundo está ligado al anterior. Usted fue nombrado delegado estatal por el presidente de la República. Eso manifiesta confianza del mandatario. ¿Puede acaso usar esa sana influencia en liberar o al menos que continúen su proceso legal en libertad a quienes se encuentran privado de ella? En la Ciudad de México grupos feministas y quienes se manifestaron al grito “Dos de octubre no se olvida” atacaron sin reserva a las fuerzas del orden, utilizaron palos, piedras y bombas molotov… y pregunto ¿hay detenidos? No, porque en la óptica del gobierno son manifestaciones justas y  no representan de manera alguna terrorismo o –recordando a Tlatelolco 68- “disolución social”. A quienes defendieron el agua, esos sí son supuestos criminales. ¿Podría hacer algo por ellos?

Es correcto que supervise vacunaciones contra la pandemia y apoye al sector educativo. Pero ¿Pero por qué no hacerlo con los productores agrícolas chihuahuenses? Estoy seguro de que si invierte un poco de su preciado tiempo en dialogar abierta y sinceramente con ellos lo entenderán. Si plantea al presidente la realidad del campo él sabría enmendar errores. El agua es vital para nosotros.

Con esas acciones se ganará nuestra confianza. Pero si decide que sólo hará lo que le dicten desde Palacio Nacional también sería bueno saberlo.

Y el favor es, con todo respeto, ya que usted escribe en El Diario –si lo decide- me gustaría solicitarle una respuesta por este medio.

Mi álter ego aconseja al presidente asistir a la Cámara de Senadores. ¿Le tiene miedo a una senadora? Usando sus propias palabras “quien nada debe nada teme”.