Opinion
Álter Ego

Nadie contento

.

Rafael Soto Baylón

miércoles, 09 junio 2021 | 05:00

Después de la jornada electoral tanto a los actores políticos como a los ciudadanos nos queda un sentimiento de que los resultados debieron haber sido distintos. Para AMLO-Morena es una derrota el no haber conservado las curules conquistadas hace tres años. Más aún si no lograron acercarse a los diputados necesarios para cambiar por sí mismos la Constitución. El más de medio centenar de legisladores perdidos son significativos. Otro motivo de duelo es la merma de las alcaldías en la Ciudad de México la cual era bastión de López Obrador. Lo explicaron así de estúpido: en los municipios perdidos es donde la gente lee los periódicos extranjeros que atacan al presidente y no lo apoyan. El otro porcentaje no los analiza y vota por Morena (por eso los prefieren pobres e ignorantes). Desde que se inventaron los pretextos…

Para lograr mayoría simple en la Cámara Baja será necesario el apoyo del Partido Verde Ecologista y éste venderá su amor más caro que una cotizada sexoservidora en Mónaco. Es increíble que un partido pequeño y mediocre tenga de rodillas y de espaldas al partido más importante del país. El consuelo es que tienen la oportunidad de festinar triunfos en las gubernaturas. 

La oposición perdió estados que podrían haber ganado con mejores candidatos y más coaliciones. Si bien le arrebataron diputaciones a Morena-AMLO el número no es satisfactorio. Lo ideal hubiese sido haber obtenido más de las 250 diputaciones o al menos acercarse a ese número. El presidente tiene mucho poder, entre ellos el del veto. En contraparte el fantasma de las modificaciones unilaterales a la Carta Magna se disipa sin la aprobación de los opositores. Por lo menos nos quitamos ese peso de encima. Vencer en la Ciudad de México era un sueño húmedo y se logró. Aprendieron que la unión es indispensable para enfrentarse a un autócrata.

Los auténticos ganadores somos quienes ejercimos nuestro derecho a sufragar y que boleta en mano les dimos tiros de gracia a los partidos paleros e inútiles. Merece un especial reconocimiento el Instituto Nacional Electoral y sus eficientes consejeros y empleados de todos los niveles y en especial a su dignísimo presidente Lorenzo Córdova, ahora a ver quién se atreve a amenazarlo. Un abrazo a los representantes de casilla de todo el país porque sin la participación ciudadana no hay democracia. Y ojalá que los políticos aprendan de una vez que la mejor campaña es el trabajo. Tomen como modelo a Maru Campos, ganó aún en contra de un contendiente y de un traidor. Su desempeño avaló su candidatura.

En fin, nadie plenamente satisfecho excepto el presidente el cual está “feliz, feliz, feliz”. Pero es que él está contento siempre: cuando llegó la pandemia a México, feliz, y lo sigue estando aunque hayan muerto doscientos mil o trescientos mil personas, sobre sus tumbas se sigue erigiendo la 4T. Si hay crisis económica a raíz de la epidemia, feliz. Si no hay medicamentos contra el cáncer, feliz. Si se cayó la L12 del Metro, feliz. No sé de qué Ch%”#/=. se ríe. Espero esté eufórico cuando en el ´24 (o mejor antes) entregue la banda presidencial.

Los intelectuales, académicos, investigadores, escritores, articulistas hicimos la parte de la labor crítica. No siento que haya sido lo suficiente. Pero algo es algo dijo el diablo y ahora a prepararnos para el referéndum sobre la Revocación de Mandato. Tendremos a un presidente débil y desprestigiado. Pero políticamente vivo.

Mi álter Ego saluda afectuosamente a sus amigos y compañeros Carlos Borruel Baquera (Morena), Marco Adán Quezada Martínez (Morena), Juan Francisco Cinco Zamarrón (PRI) y José Eduardo Borunda (Movimiento Ciudadano) y felicitarlos porque obtuvieron más votos que Alfredo Adame (RSP+).