Opinion

Navidad en tiempos de pandemia

.

Alejandro Núñez

sábado, 26 diciembre 2020 | 05:00

Ciudad Juárez.- El 2020 ha provocado un punto de inflexión a toda la humanidad, derivado de una pandemia; tal suceso, debe generar una reflexión global sobre la conducción de una sociedad y mostrar empatía por las necesidades de los demás. El Covid-19, ha provocado una crisis mundial y ha evidenciado las deficiencias de los gobiernos ante el manejo de una crisis y la capacidad de respuesta para controlar los daños.

Lamentablemente, México desde el inicio de la pandemia ha ocupado los últimos lugares a nivel mundial para dar respuesta a dicha crisis. La realidad es que contamos con un gobierno improvisado y con falta de capacidad para dar respuesta; desde los primeros acontecimientos que surgieron en países europeos y asiáticos, se pudo haber aprovechado como ventaja el estudio y análisis de medidas adoptadas por esos países y minimizar los riesgos.

López Obrador ha dado muestra de sus intereses mezquinos, los cuales están por encima del bienestar general de los mexicanos. Contradice a su propio subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Dr. Hugo López Gatell, al momento de no usar cubrebocas diciendo que su uso no es necesario como medida de prevención.

Hace unos días, se hizo el anuncio oficial por parte del gobierno mexicano sobre el arribo de las primeras vacunas Pfizer a nuestro país, las cuales ascienden a un total de tres mil vacunas en un país con 125 millones de habitantes. 

La humanidad ha vivido una experiencia traumática con la pandemia, lo cual nos debe obligar a la reflexión sobre lo que realmente es importante, como lo es la familia. La Navidad, no se debe basar solo en regalos, comida, bebidas alcohólicas y alboroto; si no en la reflexión de su verdadero  significado que es el nacimiento del hijo de Dios.

Millones de mexicanos han resentido la negligencia de un Gobierno federal y estatal, los cuales se han mostrado mediocres y no aptos para dar respuesta a oportuna a un tema tan sensible como lo es la salud. Tenemos a un presidente que se basa solo en discursos de odio, antimexicano y con dudosa capacidad intelectual para tomar las riendas de un país; de igual manera, en el estado, tenemos un gobernador que tuvo una administración gris y que supone que en los últimos meses con obra pública podrá borrar de la conciencia colectiva una fallida administración.

Ciudad Juárez particularmente ha sufrido con las decisiones que han tomado tanto el presidente de la República, como del gobernador, Aunado a la crisis por la pandemia, vivimos un caos de infraestructura y planeación urbana.

De acuerdo con una encuesta realizada por El Financiero, el 73 por ciento de los mexicanos encuestados tienen miedo de morir a causa del Covid-19, 74 por ciento tiene miedo a salir a  la calle; 40 por ciento teme por la economía, familiar; 25 por ciento muestra preocupación por la situación del país; 22 por ciento, enojo; y tan solo el 13 por ciento muestra expectativas hacía el futuro.

El Covid-19 trajo consigo una serie de modificaciones en nuestra manera de vivir y trabajar; llegamos a la época en la que las reuniones familiares y sociales se incrementan, pero en tiempos de pandemia se debe ser consciente de cuidar la salud de nuestras familias y la de los otros. Sin embargo, se debe incrementar las relaciones afectivas familiares y que esta crisis sanitaria no solo nos deje un aprendizaje negativo y traumático, sino personas y familias resilientes.

Cada uno de nosotros debemos reflexionar sobre las consecuencias que traen consigo nuestras decisiones; cabe mencionar que todos los días tomamos decisiones, y como las tomamos, es lo que define en gran parte su resultado.

El 2021 se avizora como un año de grandes retos para la humanidad, para nuestro país, estado y ciudad. No debemos olvidar que el próximo año se llevarán a cabo elecciones, para renovar a “nuestros representantes”, lo cual nos exige ser reflexivos, cautelosos y sobre todo analíticos al momento de decidir a quién le entregaremos el poder, ya que ellos deberán dar respuesta y afrontar los retos que dejará consigo la pandemia, de la cual se ha manifestado por expertos en salud y economía, que no nos recuperaremos por lo menos en los próximos dos años.