Opinion

¿No hay cambios esenciales en el pensamiento de la derecha?

.

Isaías Orozco Gómez

lunes, 08 febrero 2021 | 05:00

“Los reaccionarios, que al fin son mexicanos”

Benito Juárez García

La participación de las diversas y disímbolas expresiones o corrientes ideológico-político-partidistas encumbradas en la partidocracia nacional, presenta,  en el actual proceso electoral, características   muy especiales, sui géneris o atípicas, rara vez o nunca observadas desde el “triunfo” de la Revolución Mexicana.

Destacan, notablemente, entre otros rasgos característicos de la práctica cívica, política, electoral y electorera del 2021, la alianza entre PRI-PAN y PRD. Suceso por sexenios inconcebible –cuando menos explícita o abiertamente– entre los militantes de centro-revolucionario-institucional; conservadores, de derecha o reaccionarios; y, de “izquierda”. Deduciéndose que el acuerdo central y más importante de esos aliados, es el irse con todo contra AMLO-MORENA. 

Además, les llegó de sopetón la derrota del 1 de julio del 2018, que hasta el momento no la han asimilado, cayendo en desesperación y enfrentamiento entre ellos mismos, entre otras causas, por hacerse de las candidaturas de “representación popular” por mayoría o por la vía plurinominal. Luego, lo pocas veces visto y escuchado: autoridades del mismo partido (gobernador VS presidentes municipales o diputados locales o viceversa)… Priistas  impugnando a su dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas (Alito Moreno) por vender lista nominal del INE, lo que les causó una multa impuesta por ese instituto, por más de ochenta millones de pesos; y por “agandallar” el primer lugar en diputación plurinominal del PRI, por lo que se pide su renuncia. Señalando el priista Ulises Ruiz, que se ha convertido en cupular el partido.

Y lo más destacable en su forma de actuar para “lograr derrotar a AMLO-MORENA, es el seguir, una estrategia y táctica común, que en muy poco difiere de la experimentada por los conservadores decimonónicos, y continuada durante el S. XX. Recurriendo a nuestra Historia Patria, tenemos por ejemplo, lo publicado por el periódico “La Lima de Vulcano”, el 9 de septiembre de 1834, en contra del vicepresidente de la República Valentín Gómez Farías: “Ayer   ha salido, por fin, de esta capital, el execrable Farías abrumado por las imprecaciones más justas de toda una ciudad, la primera del mundo nuevo de Colón, sobre la que pesaron inmediatamente sus terribles desafueros… Gómez Farías atrajo, cual ominoso cometa… el CÓLERA y la MISERIA; la inmoralidad y la tiranía; el espionaje y la traición; la ignorancia y el sacrilegio; la exaltación de los delincuentes y la depresión de los honrados; el triunfo de la canalla soez y el abatimiento de la porción escogida; el terror y el luto de las familias; Fernando VII se avergonzó de ver que en sus antiguas colonias se produjo y fue elevado un monstruo  que le excediera en escándalos y terrorismo, y descendió al sepulcro satisfecho de que ya no era necesaria su presencia sobre la faz de la tierra, para afligir a la humanidad… (Gastón García Cantú, “El Pensamiento de la Reacción Mexicana Historia Documental 1810-1962”, Empresas  Editoriales, S. A. México, 1965).

Hoy como ayer, en los debates entre verdaderos tribunos en el Congreso Constituyente de 1856-1857, no faltaron conservadores, gente de derecha, que acusó a la pléyade de liberales de tratar de llevar al país al SOCIALISMO, al COMUNISMO; leamos algo de lo expuesto por el jurisconsulto Ignacio Luis Vallarta, en una de sus preclaras intervenciones: “Y tal vez se ha creído por otros que vengo a predicar estas doctrinas que el vulgo llama subversivas , que los ricos apellidan espoliadoras  y que sus apóstoles titulan SOCIALISMO. No señor, nada de eso es exacto… Conociendo que la economía política ha dado solución a gravísimas cuestiones sociales; pero que también presenta sus terribles problemas…  Comprendiendo que el SOCIALISMO ha tocado con tino  esos problemas y que ofrece la organización del trabajo y la equitativa distribución de la riqueza; pero sin jactarme por eso de reconocer ese tema, el más vasto que ha creado la inteligencia humana, admiro a sus maestros, respeto sus doctrinas; pero no sigo, al menos en la tribuna sus preceptos. Respeto mucho el edificio social…

Ante la exigencia de los diputados liberales de aprobar el Artículo 5º Constitucional, que específicamente establecía la defensa y derecho al trabajo, el diputado   Moreno del ala conservadora, ante tal exigencia lamentó que la actitud de la Comisión lleve a la sociedad a un zapador COMUNISMO… a lo que el liberal Filomeno Mata, enérgicamente replicó que, si la comisión quisiera el COMUNISMO, no hubiera establecido en el artículo 21 que nadie puede ser despojado de sus propiedades sino por sentencia judicial…” (Lic. José G. Zuno, “Nuestro Liberalismo”, Tomo II, Guadalajara, Jalisco, 1969).

Que los prianrd y compinches no insistan en asustarnos con el petate del muerto.